Pacto de Estado

El siguiente desafío de Igualdad: reformar la ley contra la violencia de género

  • Montero saca a consulta pública la modificación con intención de blindar las inversiones previstas en el pacto de Estado y modernizar la norma

Comisión de Igualdad. Comparecencia de la ministra de Igualdad Irene Montero.

Comisión de Igualdad. Comparecencia de la ministra de Igualdad Irene Montero. / David Castro

2
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

Aunque solo quedan 26 meses de legislatura, el Ministerio de Igualdad no sólo prevé reformar la ley del aborto, para conseguir aumentar el número de interrupciones voluntarias del embarazo en los hospitales públicos, eliminar ciertas trabas y blindar los derechos reproductivos, sino que tiene en agenda también una modificación de la ley integral contra la violencia de género, otro de los baluartes en materia de igualdad de la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y al que Vox tiene más saña.

El motivo aducido para abrir ahora un nuevo melón, que se sumaría a la ley 'solo sí es sí' -que está en fase de tramitación en el Congreso- o a la ley trans -en fase de consulta en los órganos preceptivos-, es que conviene blindar por ley el pacto de Estado contra la violencia de género, que se acordó en un inicio por cinco años, fecha que caduca en 2022. El deseo de la Ministra de Igualdad, Irene Montero, es que este pacto se haga permanente, en un contexto en el que se ha incrementado el negacionismo hacia la violencia machista, según indican los sondeos, debido al auge alcanzado por Vox, que no estaba en las instituciones cuando se alcanzó el acuerdo por unanimidad de los partidos con representación parlamentaria. El pacto implica una dotación presupuestaria para medidas de prevención y atención a las víctimas que decaería si no se renueva.

Salir del "marco estrecho"

No obstante, según ha indicado este jueves la delegada del Gobierno contra la violencia machista, Vicky Rosell, la reforma podría usarse también para "salir del marco estrecho" que ciñe la ley a la violencia de género y abrir la misma al resto de violencias contra la mujer que marca el Convenio de Estambul. "Podría ser una gran oportunidad", ha señalado Rosell, precisando también que no se trata de hacer una "revisión en su totalidad" de la norma, sino de realizar algunos "retoques o mejoras" para recoger las "reivindicaciones" del movimiento feminista y los expertos.

Noticias relacionadas

La delegada del Gobierno ha puesto como ejemplo la alta cota de protección y reparación que incluye la ley 'solo sí es sí' para las víctimas de violencias sexuales, con medidas para la reparación social o de garantías de no repetición, que podrían emularse en la norma contra la violencia de género.

Para recibir sugerencias, el Ministerio de Igualdad sacará a consulta pública el próximo lunes la reforma, como fase previa a iniciar la elaboración de un borrador sobre los futuros retoques.