Petición infantil

La lucha de un niño por conseguir un carril bici para ir al colegio llega al alcalde de Palma

Un alumno del CIDE y su padre involucran a Hila, al colegio, a la asociación de familias y a vecinos en pacificar la zona

El niño de seis años suele ir en bicicleta o andando hasta el colegio.

El niño de seis años suele ir en bicicleta o andando hasta el colegio.

2
Se lee en minutos
Montse Terrasa

Hace unos días, el alcalde de Palma, José Hila, acudió al colegio CIDE para comprobar en persona lo que uno de sus alumnos y su padre le habían explicado meses atrás en un encuentro en su despacho de Cort. Ambos le habían enviado una carta explicándole lo difícil que lo tienen para llegar en bicicleta hasta el centro escolar por la cantidad de coches que se agolpan a la entrada y el alcalde ha acabado implicándose en esta demanda. La comunidad educativa y la asociación de vecinos de Son Rapinya confían en que tras este gesto de Hila llegue el carril bici reclamado al Ayuntamiento hace tiempo, pero también un entorno más amable, con menos coches.

«Yo creo que el alcalde nos va a ayudar, si no, no hubiera venido», afirma el padre que junto a su hijo, de seis años y en primero de Primaria, decidió pedir la intervención de Hila, cansado de que por otras vías oficiales no se atendiera su petición formulada al área de Movilidad. «El objetivo es la seguridad para los niños, no solo para mi hijo, para todos los niños», recalca este progenitor.

Tanto desde el colegio como desde la asociación de vecinos y de Vianants en Lluita se reconoce el mérito y la perseverancia de padre e hijo para mejorar la zona del CIDE.

Tras la visita del alcalde al colegio, ahora, la asociación de vecinos de Son Rapinya, la de familias de los alumnos del CIDE y el propio centro escolar tienen que preparar una propuesta conjunta de pacificación del tráfico en el entorno del colegio y presentársela al Ayuntamiento. «No se trata de restar libertades a nadie, es ver qué podemos hacer para quitar coches», explica este padre.

Noticias relacionadas

Amalia Martínez, directora del colegio, al que asisten alumnos de 4 a 18 años, comenta que la entrada y la salida de los niños son horas complicadas, con vehículos aparcados en doble fila y un tráfico continuo. Por ello, el consejo rector de este centro escolar se ha sumado a la iniciativa promovida por uno de sus jóvenes escolares y su padre.

Como posibles medidas para conseguir disminuir el número de coches que se dirigen al centro cada día ya se han lanzado algunas ideas: el carril bici, habilitar una puerta más en el camino de Son Rapinya e incentivar el uso del servicio de transporte escolar.

Temas

Bicicletas