Juicio en Barcelona

La fiscalía retira la pena de cárcel para el fotoperiodista acusado de empujar a un policía

  • "No golpeé al agente, fue él quien me golpeó a mi", asegura el periodista gráfico Albert García

Decenas de personas arropan al fotoperiodista Albert Garcia en el juicio por empujar a un policía. / RICARD CUGAT / VÍDEO: ACN / BLANCA BLAY

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Versiones contrapuestas. Policía: “Hizo caso omiso a mis indicaciones y no solo eso sino que me propinó un empujón”. Albert Garcia, fotoperiodista de El País: “No golpeé al agente, él me golpeó el a mí”. Este incidente ha llevado al banquillo de los acusados este jueves al reportero gráfico, que fue detenido el 18 de octubre del 2019 cuando cubría en el centro de Barcelona los disturbios en protesta por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el ‘procés’. A pesar de que el informador iba perfectamente acreditado con un brazalete, fue arrestado.

La fiscalía rectificó tras los interrogatorios y retiró la petición de nueve meses de prisión contra el fotógrafo, dejando su petición de pena en una multa de 4.800 euros por un delito de resistencia y lesiones leves. La defensa niega que hubiera resistencia y que no hay pruebas de que informador agrediera. "No es de recibo que exista una coacción que les impida hacer su trabajo con la advertencia de que pueden ser objeto de un proceso penal", argumentó la letrada Marisa Díaz. "Capturar una imagen no es delito, dar información a los ciudadanos no es delito",

Decenas de personas se concentraron a las puertas de la Ciutat de la Justícia para apoyar al fotoperiodista Albert Garcia. Los manifestantes, principalmente compañeros de profesión, han denunciado que este es un "juicio a la prensa" y exigen la absolución de Garcia. Varias entidades, como el Col.legi de Periodistes de Catalunya, comités profesionales y sindicatos de periodistas, han firmado un manifiesto en el que sostienen que las imágenes grabadas durante la detención del informador demuestran que "en ningún caso hubo agresión, desobediencia u obstrucción". Por ello, consideran que todo el caso contra el fotoperiodistas es un "montaje policial" para justificar una detención "injusta, desproporcionada y represiva".

Albert Garcia explicó durante el juicio que ese 18 de octubre del 2019 que el diario en el que trabaja le envió a cubrir las protestas pro al sentencia. En la calle Junqueras con Vía Laietana, observó que la policía inmovilizaba a una persona. Rápidamente se acercó para fotografiar la escena. “Llevaba el brazalete oficial”, recordó en el juicio celebrado en la Ciutat de la Justícia. Iba ataviado con casco, gafas y una mascarilla para protegerse. “Un agente me tapaba para que no fotografiara y me dio un empujón, le recriminé su actuación y le pido explicaciones. Le dije que yo estaba trabajando. Gritó que le había agredido y le dice a sus compañeros que me detengan. Me cogen y me tiran al suelo y me golpean”, explicó. Después le llevan a la comisaría “de una manera muy incómoda, indigna”, insistió. “Yo en ningún momento le empujé”, repitió.

"Ahora sí me lo llevo detenido"

Noticias relacionadas

El policía, sin embargo, dio una versión totalmente opuesta. Según su relato, se acercó a unos compañeros mientras retenía a una persona. "Apártense, apártense", gritó a la prensa. Fue entonces cuando, al hacer un giro, se encuentra de cara a Albert Garcia “y me da un empujón, le agarro y forcejeamos”. Es ese tira y afloja, relató, se hizo daño en un dedo (“como un latigazo”) y pensó: “ahora sí que me lo llevo detenido”. Pidió a unos compañeros que practicaran el arresto. Los medios de comunicación que se hallaban en lugar protestaron por el arresto e intentaron que dejaran en libertad al fotoperiodista, pero no fue posible. 

El policía sostuvo que el fotoperiodista “hizo caso omiso a sus indicaciones y no solo eso, sino que me propinó un empujón”, a la vez que precisó que no vio que García llevara el brazalete identificativo como periodista, aunque cuando lo tuvo agarrado si que observó que llevaba una cámara de fotografiar. Las explicaciones sobre el empujón fueron ratificadas por compañeros del agente lesionado (ha presentado un parte de lesiones). La periodista Anna Punsí explicó que cuando se detuvo al fotoperiodista la situación estaba más tranquila y subrayó que el reportero gráfico “no estaba impidiendo en ningún momento una actuación policial”. A su entender, los agentes pretendían impedir que se grabara una detención. El redactor de 'El País' Pablo Ordaz desmintió lo expuesto en el atestado policial de que dijera a los agentes que el fotógrafo era una profesional polémico. "Cómo voy a decir eso, si intentaba empatizar con los agentes y que le dejaran en libertad", detalló.

Temas

Justicia