Día internacional

Muerte perinatal: la pesadilla empieza con "no hay latido"

  • Entre el 10 y el 20% de embarazos no llegan a su fin

Una mujer embarazada.

Una mujer embarazada. / 123RF

3
Se lee en minutos
Anna Biosca

El 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de la muerte gestacional, neonatal y de la infancia temprana. La muerte gestacional ocurre cuando el feto tiene más de 22 semanas. En el caso de que el bebé haya fallecido entre las 28 semanas de gestación y la primera semana de vida se habla de muerte perinatal.

Cada año en España mueren unos 3.000 bebés en la recta final del embarazo. Entre el 10 y el 20% de los embarazos acaban en un aborto espontáneo. Pese a que las pérdidas gestacionales y perinatales son muchas, están rodeadas por un gran tabú.

El tabú de la pérdida

Por este motivo es común que solo se compartan las primeras semanas de embarazo con el círculo más íntimo y es frecuente escuchar frases como “no digas nada hasta los tres meses”. Pero no compartir el embarazo hasta pasado el primer trimestre lo que hace es vivir, en caso de que lo haya, el duelo en soledad.

Acompañar la pérdida

La pesadilla suele empezar con un “no hay latido” y, a partir de ese momento, es imprescindible que la familia tenga una red de apoyo y cuente con la empatía y el tacto de los profesionales.

El impacto emocional es inmensurable para la madre y la familia. En ocasiones, es necesario pasar por un parto en el que dará a luz un bebé sin vida, lo que significa transitar un posparto y es necesario recuperarse físicamente también. Para la recuperación emocional, puede ser necesario recurrir a un psicólogo o establecer contacto con un grupo de apoyo.

La mayoría de las pérdidas suceden antes de las 13 semanas de embarazo, pero no tienen derecho a baja por maternidad hasta los seis meses. Por esta razón, Claudia Gómez, que ha pasado por dos pérdidas, ha abierto un Change.org para lograr que se reconozca la pérdida gestacional y explica: “Las que hemos pasado por esto, sabemos que el dolor no es menos intenso cuando el aborto se produce antes. Es urgente que se regule sin un periodo arbitrario de tiempo, que se reconozca el duelo físico y mental y que incluya a la pareja que también sufre”.

En algunos cementerios catalanes, como el de Montjuïc, Rubí y Olot ya cuentan con propuestas para hacer visibles estas pérdidas y que puedan descansar los cuerpos de los recién nacidos.

Unamanita, una asociación sin ánimo de lucro para el apoyo de la muerte perinatal y neonatal, explica que desde 2013 cualquier bebé que nace con vida y fallece a los pocos minutos puede ser registrado en el libro de familia. Antes de la modificación, la criatura tenía que vivir al menos 24 horas. Los bebés que fallecen a partir de los seis meses de gestación pueden ser registrados en el libro 'Legajo de Abortos' con su nombre, hasta el momento solo se registraban con un número y como feto hembra o macho.

Noticias relacionadas

Compartirlo públicamente

Romper el tabú y hablar del duelo gestacional es un camino imprescindible hacia el acompañamiento de estas personas. Diferentes personalidades han compartido con sus seguidores que han transitado un duelo gestacional. En 2018 la artista Paula Bonet explicaba que había sufrido dos pérdidas con una foto acompañada de la frase “autorretrato en ascensor con embrión con corazón parado”. En marzo de 2020 Anna Ortiz y Andrés Iniesta compartieron una carta al hijo que habían perdido a los ocho meses de gestación hacía seis años. A finales del año pasado, Chrissy Teigen escribió una desgarradora publicación donde explicaba que había perdido el tercer hijo que esperaba con John Legend.

Temas

Embarazo