La lluvia de ceniza del volcán hace peligrar un poblado aborigen de interés arqueológico en La Palma

  • Las 83 cabañas del Barranco de las Ovejas, en el municipio de El Paso, están cubiertas de casi diez centímetros de polvo volcánico

Trabajos de preservación del poblado etnográfico del Barranco de las Ovejas, en el municipio de El Paso.

Trabajos de preservación del poblado etnográfico del Barranco de las Ovejas, en el municipio de El Paso. / Europa Press

3
Se lee en minutos
El Periódico

Los casi 10 centímetros de polvo volcánico que han cubierto las 83 cabañas del Barranco de las Ovejas, en el municipio palmero de El Paso, hacen peligrar la conservación de este conjunto arqueológico y etnográfico, que fue habitado desde la época aborigen hasta comienzos del siglo XX.

Por este motivo, las cabañas del Barranco de las Ovejas están siendo documentadas digitalmente de forma preventiva, según explica el área autonómica de Cultura en un comunicado, por el Gobierno de Canarias y el Cabildo de La Palma, tras analizar los bienes que pudieran verse afectados por la ceniza del volcán en La Palma.

La empresa especializada Tibicena. Arqueología y Patrimonio se ha ofrecido a realizar, de manera altruista, un levantamiento fotogramétrico y modelado 3D de todo el conjunto arqueológico y etnográfico con este objetivo.

El volcán deja un manto de cenizas en Las Manchas

El poblado de cabañas del Barranco de las Ovejas constituye uno de los asentamientos más interesantes de La Palma, no solo por la cantidad de construcciones que todavía se mantienen en pie sino también porque fue habitado desde la época aborigen hasta comienzos del siglo XX.

La cava de la raíz de helecho en esta zona del pinar era muy común para hacer gofio o harina, por lo que el personal especializado cree que estas cabañas fueron ocupadas con este fin.

Desde hace varios años la Dirección General de Patrimonio Cultural, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y el Ayuntamiento de El Paso han llevado a cabo diferentes actuaciones para poner en valor este enclave como la limpieza de la vegetación y el pinillo, la delimitación del conjunto, la colocación de varios paneles explicativos y la realización de varios sondeos estratigráficos.

Según María Antonia Perera, directora general de Patrimonio Cultural, su área "tenía dentro de sus objetivos trabajar este yacimiento para hacerlo visitable pero hemos tenido que retrasarlo por la incidencia del volcán", asegura.

Sin embargo, lo importante "ahora es centramos en garantizar su conservación con esta reproducción digital" ya que se encuentra muy próximo al volcán, explica.

Parque arqueológico-etnográfico

El inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo insular, Jorge Pais, considera que este enclave "tiene unos valores suficientes para ser un parque arqueológico-etnográfico" pero hasta entonces es necesario realizar una "documentación preventiva de todo el conjunto de tal forma que tengamos una información detallada no solo del poblado sino de cada una de las estructuras".

Al comienzo de la erupción, Tibicena. Arqueología y Patrimonio ofreció sus servicios gratuitos al Gobierno de Canarias para realizar cualquier tarea que se les pudiera encomendar en estas circunstancias excepcionales en La Palma.

Con esta actuación se crea una foto fija y de 360 grados en una extensión independientemente de la situación volcánica, o sea, "una memoria de cómo es este espacio", sostiene el director, Marco Moreno.

"Podemos monitorizar el yacimiento, si se degrada por la ceniza, esa imagen nos va a permitir tener un punto de arranque para reconstruir el conjunto en el caso de que fuera necesario", adelanta.

Hace dos semanas, ambas administraciones públicas coordinaron el traslado de los bienes muebles de la Iglesia de San Nicolás de Bari debido a la cercanía del volcán a esta zona de Las Manchas.

Noticias relacionadas

De forma complementaria, se realizó también un levantamiento 3D de la ermita y su retablo, de hecho "se ha estudiado la forma más correcta de trasladarlo si las circunstancias empeoran", subraya Perera.

Ante este panorama, la inspección regional e insular mantienen el contacto directo y estrecho para futuras intervenciones urgentes.