Pesadumbre en la isla

Desbordados por el infortunio provocado por el volcán de La Palma

  • Los recursos sociales de los municipios más castigados por los efectos devastadores del volcán de Tajogaite reconocen que "faltan manos para tantos problemas"

Un equipo de asistencia a los damnificados por el volcán de Tajogaite se reúne en El Paso.

Un equipo de asistencia a los damnificados por el volcán de Tajogaite se reúne en El Paso. / E.D.

6
Se lee en minutos
Ramón Pérez

El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte afrontan una crisis social que está sobrepasando su capacidad económica y de atención psicosocial. Desde que el 19 de septiembre se produjeran las primeras evacuaciones y la lava comenzara a causar daños irreparables, sus servicios sociales han tenido que trabajar con distintas realidades para dar respuesta a muchas situaciones que superan la capacidad de los ayuntamientos.

Los responsables de los servicios sociales de los tres municipios más castigados por la erupción del volcán de Tajogaite han expresado las «grandes dificultades» que se encuentran por la falta de personal y de medios, también por la escasez de recursos económicos que les impide atender todas las peticiones que las familias afectadas están requiriendo.

La edil de El Paso, Ángeles Fernández, destaca que en ese trabajo son 409 familias las que han requerido la ayuda del primer municipio afectado por el volcán. Son en total más de 1.500 personas a las que el Ayuntamiento le ha dado atención. Para desarrollar este trabajo, Fernández cuenta con un equipo de quince empleadas públicas, integrado por trabajadoras sociales y psicólogas, «además de 800 voluntarios que desarrollan su tarea en distintas áreas».

Para dar respuesta a las necesidades de esos vecinos, el municipio ya ha recibido aportaciones solidarias de en torno a los 650.000 euros a través de dos cuentas bancarias. La concejala también señala que «tenemos constancia de que a título privado son muchas las familias que están haciendo las entregas en efectivo a otras afectadas», además de varias asociaciones que también están aportando importantes cifras, «que elevan a más de un millón de euros las ayudas a familias que realmente lo necesitan».

Ángeles Fernández hace hincapié en que «es verdad que desde servicios sociales tenemos competencias en unas áreas determinadas», pero en ese trabajo desbordante se han visto obligados a tratar con la Consejería regional «para ver en qué línea de trabajo desarrollamos nuestra labor», añadiendo que «no podemos solapar las ayudas y tenemos que ser lo más ágiles posibles».

Y es que recalca que «desde el minuto uno estamos atendiendo a las familias desde los servicios municipales con alimentos, con todo tipo de enseres, con ropa, pero las familias tienen que tener liquidez para afrontar los pagos del día a día, como puede ser un alquiler». Ahora, añade la concejala, «estamos en la elaboración de esas bases para que el dinero llegue cuanto antes a las familias».

Se refiere Fernández a que son «muchas» las administraciones implicadas, «pero tenemos que ser ágiles y rápidos, frenar un poco la inmensa burocracia que rodea todo esto, y posibilitar que el dinero que tenemos en las arcas municipales pueda llegar a quien lo necesita ahora».

Desde que comenzara la emergencia, hace ya 19 días, «seguimos saliendo adelante gracias al equipo que teníamos armado», lamentando la concejala de El Paso que «nos han prometido que nos van a reforzar a través de planes de empleo, pero a día de hoy, para bien o para mal, seguimos siendo la primera puerta a la que tocan los afectados». También hace referencia a la operatividad de la oficina de atención a la ciudadanía, abierta hace unos días en Los Llanos de Aridane, de la que dice que «más que restarnos trabajo, nos lo está dando». Se refiere la concejala a la necesidad de «no hablar de municipios, ni de administraciones, ni de colores políticos», e incide en «ser lo más ágiles posibles».

Actualmente las circunstancias lo que exigen es que «no nos empantanemos con los vecinos, para que vengan a los servicios sociales y después les demos una palmadita en la espalda y le digamos que se vayan a otra oficina». Por eso considera necesario que se centralicen los recursos y «hacer lo más fácil posible los trámites a todas las personas que lo están pasando realmente mal».

Para eso, el Ayuntamiento de El Paso ha puesto a disposición sus instalaciones para el personal del Gobierno de Canarias, para trabajar «mano a mano», ya que Ángeles Fernández lamenta que «no nos sirve que estén ubicados en otro sitio».

Allí, en el centro de día de El Paso, «las familias se nos derrumban, no hacen más que llorar, no tienen fuerzas para continuar en el día al día», por lo que no entiende que «cuando han decidido dar el paso de acercarse a nosotros, los obligamos a estar yendo de un lugar a otro». Por eso recalca la necesidad de «aunar esfuerzos y reconducir esta situación».

Jornadas agotadoras

En el municipio de Los Llanos de Aridane, su responsable de servicios sociales, Elena Concepción, destaca que estos son unos días en los que se va notando el cansancio tanto en el personal trabajador «y por supuesto en el personal de voluntariado que nos está ayudando desde el primer momento». Pone de relieve la concejala que «los días pesan, con turnos que se van uniendo unos con otros». En esa dinámica de trabajo «atendemos sábados, domingos, no diferenciamos tardes de mañana», aunque recalca que en los últimos días «es verdad que se está frenando todo un poco». Actualmente cuenta con 46 profesionales de ayuda a domicilio y trabajadores del área social, que hasta el momento han atendido a 1.000 unidades familiares.

Relaciona Elena Concepción esta cuestión con que en los últimos días no hay viviendas nuevas afectadas, «por lo que no han venido más personas con necesidad de ayuda», pero si los días anteriores en los que dice que han tenido «una avalancha de personas que perdían sus hogares o habían estado desplazados y finalmente si la habían perdido».

Los Llanos ha recaudado 1,2 millones de euros, «pero además hay que recalcar la solidaridad en otros sentidos», recibiendo llamadas de todo ámbito «para preguntarnos qué necesitamos, tanto desde España como del resto del mundo».

Sobre el trabajo desarrollado en estos días, pone de relieve que «si dijéramos que alguien estaba preparado para esto sería mentir», por lo que mostró su agradecimiento al equipo humano de la Concejalía por «el esfuerzo que están realizando».

Ese es el dinero que se ha conseguido recaudar a través de iniciativas municipales promovidas por Los Llanos de Aridane y El Paso para atender las necesidades de los damnificados.

En esa labor, están contando con la colaboración del Colegio Oficial de Psicólogos de Tenerife, además de centrarse en hacer una contabilización lo más pormenorizada posible de las situaciones por unidad familiar de quienes hayan perdido la vivienda o están desplazadas, «que calculamos que son en torno a 5.000 en Los Llanos de Aridane», señala la concejala.

Esos datos que ahora recaban les permitirá hacer un estudio más exhaustivo de esas unidades familiares para a la hora de llegar las ayudas exista un orden y un baremo en función de la vulnerabilidad de las familias.

Noticias relacionadas

En relación a las donaciones, destaca que «ya tenemos dificultades para usar los espacios municipales con ropa, enseres y alimentos». Por eso han pedido que quienes puedan, hagan su donativo económico, «que será distribuido de forma eficaz y eficiente por las instituciones para hacerlas llegar a las personas afectadas de manera dosificada y a lo largo del tiempo».

Sobre la oficina de ayudas del Gobierno de Canarias, Elena Concepción señala que los ayuntamientos «estamos poniendo todo nuestro esfuerzo para resolver las necesidades más inmediatas de los ciudadanos, atendiendo a los requerimientos básicos». Añade que sí considera que en los siguientes pasos «sería necesaria esa oficina unificada para dar respuestas más avanzadas y poder hacer la determinación del orden en el que se adjudican las viviendas», o hacer análisis a otro nivel «en el que los servicios sociales no estamos y no podemos asumir, como la pérdida de fincas y otro tipo de edificaciones que no tienen que ver con los hogares». Recalca Elena Concepción que “es cierto que en el momento que estamos exigen un censo que estamos haciendo los ayuntamientos», concluyendo que «esta no es una desgracia de Los Llanos, Tazacorte y El Paso», haciéndose necesarios «el Cabildo y el Gobierno de Canarias».