Rodalies a medio gas

¿Hay huelga de Renfe en el puente del 12 de octubre?

El paro de los maquinistas durará 24 horas los dos días

Pantallas sin apenas notificaciones de trenes en circulación, en el vestíbulo de la estación de Sants, durante el cuarto día de huelga de maquinistas.

Pantallas sin apenas notificaciones de trenes en circulación, en el vestíbulo de la estación de Sants, durante el cuarto día de huelga de maquinistas. / EFE / MARTA PÉREZ

1
Se lee en minutos
El Periódico

Este jueves se mantiene la huelga de maquinistas a nivel estatal que en Catalunya fue especialmente sangrante la semana pasada. Los paros siguen convocados también para los días 8, 11 y 12 de octubre, estos últimos, en pleno festivo del Pilar. Así, en el puente del 12 de octubre, Rodalies puede reproducir la situación de los últimos días, con retrasos, cancelaciones e incumplimiento de los servicios mínimos.

En el caso de Rodalies, los servicios mínimos establecidos por el Departament de Treball son del 85%, pero el enconado conflicto entre trabajadores y empresa ha dejado más de la mitad de los trenes previstos sin circular, y decenas de miles de viajeros se quedaron tirados en los andenes

Pendientes de la reunión

A pesar de que se mantienen las reuniones entre los representantes del Semaf y la operadora, que podría acercar posiciones sobre las reclamaciones de los conductores, todo hace pensar que el lunes y martes de la semana próxima, en pleno puente, el paro será de 24 horas, con unos servicios mínimos estipulados por la Generalitat que de momento no se han respetado ninguno de los cuatro días que dura la huelga. Solo este jueves, en la franja de 7.00 horas a 9.00 horas, en la que únicamente convocaba el Sindicato Ferroviario (SF), sí se han cumplido los denominados también "servicios esenciales" dictados por la autoridad laboral.

Noticias relacionadas

La mayor o menor afectación de los servicios se puede consultar aquí, aunque durante las cuatro primeras jornadas los usuarios de Rodalies han lamentado que no se cumplía lo programado por la operadora, que a su vez culpa a los maquinistas de no haberse presentado en sus puestos de trabajo tal como marcaban sus cartas de servicios mínimos.