Radiografía de la educación

Barcelona tiene el cole concertado más caro de España

  • La cuota del St Paul's asciende a 930 euros al mes, según el informe anual de una consultora

Un aula de un colegio concertado en Barcelona. 

Un aula de un colegio concertado en Barcelona.  / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

La ley permite a los colegios concertados -financiados con fondos públicos- cobrar cuotas a las familias de los alumnos y alumnas siempre y cuando no exista ánimo de lucro y el pago sea voluntario. La legislación también dice que esas actividades complementarias por las que se cobra no pueden estar incluidas en las enseñanzas obligatorias. Desde hace seis años, un estudio realizado por la consultora Garlic B2B simulando ser padres y madres en búsqueda de cole para sus hijos confirma que la realidad es otra: el 87% de las escuelas concertadas en España cobran cuotas. Lo hacen bajo denominaciones variopintas, como aportación, talleres, actividades complementarias o proyecto escolar. En ellas se imparten asignaturas tan fundamentales como psicomotrocidad o inglés. Y se hace dentro del horario lectivo. Del total de centros que cobran, en el 77% de los casos la voluntariedad no existe.

La cuota promedio más alta se cobra en Catalunya (202 euros mensuales, algo menos de lo que se contabilizó en el informe del año pasado, 255). Catalunya es, precisamente, la autonomía en la que está el centro educativo concertado más caro de toda España: el St Paul’s (930 euros de Barcelona, que incluye, según el informe el 100% de los gastos). Le sigue el L’Horitzó (485 euros) y el Garbí Pere Verges de Badalona (470 euros). Mientras, los pagos más bajos se dan en el Regina Carmeli (62 euros) y el Norai (63 euros).

Catalunya, Madrid y Euskadi son las comunidades en las que hay más colegios concertados donde se cobra cuota a padres y madres. En Madrid y en Euskadi el 100% de los centros la piden mientras que en Catalunya el porcentaje llega al 98%. También son las tres autonomías donde el pago es más elevado. En el resto de territorios, la cuota promedio está por debajo de los 80 euros, aunque en todos hay centros por encima de los 100 euros. En Galicia, el 87% de los coles concertados cobran cuota y el promedio es de 32,5 euros. En Andalucía, solo la mitad de los centros cobran (49%) y el pago promedio es de 42,20 euros, según el informe, realizado en 338 centros de siete autonomías durante los meses de marzo a junio de este año.

En toda España hay un 13% de escuelas concertadas que no cobran cuota, un porcentaje ligeramente superior al registrado en el informe del año pasado (10%). En los centros que sí cobran, solo el 15% advierte que es voluntaria. Sin embargo, los alumnos y alumnas cuyas familias no abonan el pago son excluidos de una determinada actividad en horario lectivo, algo que, a juicio de Ceapa (Confederación Española de Asociaciones Padres y Madres de Alumnos) y Cicae (asociación de colegios privados e independientes) es una "clara discriminación" que afecta al derecho fundamental de la infancia a la escolaridad gratuita.

Noticias relacionadas

“La escuela concertada se está convirtiendo en un modelo de negocio que afecta a la concertada tradicional [nacida en los años 80 bajo un Gobierno socialista]. Con la excusa de la infrafinanciación muchos colegios están actuando de manera opaca y con métodos irregulares. El problema es que falta voluntad política para atajar este problema. El copago es una trampa fea. ¿Por qué hay centros que cobran 900 euros y otros cero euros? Lo primero que hay que saber es, si de verdad, hay infrafinanciación por parte de las administraciones”, denuncia Elena Cid, directora de Cicae. "Defendemos la existencia de los tres modelos de educación, pública, concertada y privada, siempre que se cumpla la ley", añade.

Tanto Cicae como Ceapa consideran que la nueva ley de educación, LOMLOE (conocida como ley Celaá por el apellido de la anterior ministra), puede poner coto a las cuotas excesivas y obligatorias dado que la normativa considera que la educación pública es el eje vertebrador del sistema y la concertada, una red subsidiaria.