Actividad volcánica en La Palma

¿Qué pasa ahora que la lava del volcán de La Palma ha llegado al mar?

La lava del volcán de La Palma continúa cayendo al mar. / VIDEO: LA PROVINCIA / GUARDIA CIVIL

2
Se lee en minutos
O. González

Desde que el volcán Cumbre Vieja de la isla de La Palma entró en erupción el pasado domingo 19 de septiembre, hace ya diez días, uno de los mayores temores de los expertos era que la gran cola de lava llegase al mar. Debido a la naturaleza cambiante de este destructor fenómeno natural, las primeras informaciones hablaban de que tardaría apenas unas horas en tocar el Atlántico. Ese tiempo fue aumentando hasta que después el magma se ralentizó y empezó a cobrar fuerza la hipótesis de que se frenaría antes de tocar la costa. Pero, finalmente, la lava entró en contacto con el agua en la noche del martes después de arrasar el pueblo de Todoque y no encontrar apenas oposición en su arrasador camino.

La gran pregunta es: ¿y ahora qué pasa? Para empezar, el riesgo de que se produzcan detonaciones y explosiones es elevado debido a que entran en contacto diversos componentes químicos que reaccionan entre sí. Tal y como explica el profesor de geología de Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, José Mangas, en un artículo de en la 'BBC', cuando el magma se enfría al contacto con el agua salada se solidifica y al instante pueden salir despedidos hacia arriba pequeños proyectiles.

Además, la lava avanza a una temperatura aproximada de mil grados y emana gases tóxicos. Por otro lado, en el océano se encuentran naturalmente presentes compuestos como cloruro sódico, azufre, carbono, plomo e incluso yodo. Cuando entran en contacto con la elevadísima temperatura del magma, estos se evaporan y pueden suponer un grave riesgo para la salud. Por eso, las autoridades instan a la población a no acercarse a la zona.

Los expertos no esperan que este fenómeno afecte a la población si se siguen las medidas de seguridad. Con estas precauciones se quieren evitar situaciones como ejemplo las que se vivieron en Hawái en una de las múltiples erupciones volcánicas que ha sufrido la isla. Debido a estos gases que provocó el contacto de la lava y el agua salada, los ciudadanos de las poblaciones cercanas experimentaron picor y escozor en las mucosas.

Tráfico aéreo y marítimo

Lo que aún queda por ver es cómo afectará esta situación al tráfico aéreo y marítimo. Una gran columna de vapor de agua ya es visible desde varios kilómetros a la redonda y puede dificultar el tránsito de aviones y embarcaciones en algunas zonas. De momento, no pueden circular barcos al sur de la isla por la Punta del Pozo (Puerto Naos, Los Llanos de Aridane) y al norte por la playa de las Viñas (Tazacorte).

Gases nocivos para la salud

La temperatura superficial de la lava emitida alcanza los 1.113 grados centígrados. También se estima que los gases volcánicos emitidos puedan alcanzar los 3.000 metros de altura.

Así, se han realizado las primeras estimaciones de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo, alcanzando tasas de emisión entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

Noticias relacionadas

Desde la erupción se viene observando una disminución de la sismicidad, aunque siguen registrándose algunos movimientos. Asimismo, se constata que las deformaciones siguen registrándose, principalmente en la zona más cercana a la erupción, alcanzándose una deformación acumulada máxima de 20 centímetros.