Avance de la colada

La lava del volcán de La Palma engulle la iglesia de Todoque | VÍDEO

La lava derriba la iglesia de Todoque. / VÍDEO: EFE

7
Se lee en minutos
Isabel Durán

El volcán de Cumbre Vieja no se apiada de nadie. Tras varios días manteniendo en vilo al millar de vecinos de Todoque, finalmente en la tarde de ayer la lava se adentró lenta pero igualmente destructora en el corazón de este barrio de Los Llanos de Aridane y engulló bajo un manto de piedras incandescentes el emblemático campanario de la iglesia, el consultorio médico y la asociación de vecinos, entre otras edificaciones. La colada que empezó a formarse el viernes desde una nueva fisura en el cono volcánico, avanzó durante el fin de semana con gran fluidez sobre la lengua que se había formado en los primeros días de erupción, para continuar imparable en dirección al mar. Algunos vecinos de esta zona se encontraban en sus viviendas tratando de salvar sus pertenencias, acompañados por efectivos del plan de emergencias, cuando fueron sorprendidos por la cercanía del magma y tuvieron que evacuar sus casas con celeridad.

La lava derriba la iglesia de Todoque. / VÍDEO: LA PROVINCIA

La iglesia de Todoque, que había resistido varias jornadas la cercanía de la lava, casi estática en este punto durante muchas horas, se había convertido en un símbolo para los feligreses llanenses. Encomendándose al patrón, San Pío X, con la esperanza de que intercediera y detuviera la colada como muchos creyentes palmeros creen que hizo con su templo la virgen de Fátima durante la erupción del San Juan, en 1949. En esta ocasión no hubo milagro, pero ese tiempo sin avanzar permitió al párroco poner a salvo el patrimonio escultórico de la iglesia. El caprichoso camino elegido por el magma amenaza también con sepultar el cementerio de la localidad, aunque los efectivos desplegados en la zona afirman que de momento cuenta con una protección generada por la primera colada. Al río de lava le quedan unos 1.500 metros para desembocar en el mar, porque ya ha rebasado la montaña de Todoque por el flanco derecho y se adentra en los cultivos de plataneras.

El viento del suroeste lleva la lluvia de ceniza hasta Santa Cruz de La Palma

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, explicó ayer que la colada norte circula fluida y con rapidez sobre el terreno cubierto inicialmente por el magma y que la lava proviene de zonas más interiores de la caldera, a una temperatura de 1.237 grados aunque, «debido a su composición, sufre frenazos y disminuye su velocidad» volviéndose más viscosa cuando baja de temperatura. Esta colada ha ocupado zonas que se mantenían a salvo hasta ahora y, según Morcuende, se observa que la tendencia de la nueva lengua volcánica es la de unirse a la colada sur, que apenas recorre 30 metros por hora. «Es complicado saber qué va a pasar y por dónde va a seguir, aunque se está monitorizando y vigilando su comportamiento», apuntó Morcuende.

La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, puntualizó que el magma ha cubierto un perímetro de 17,07 kilómetros y que la zona dañada ha alcanzado una anchura máxima de 550 metros, con un espesor de entre cuatro y diez metros de altura. Según los últimos datos recabados por el sistema de satélites de observación terrestre europeo, Copernicus, que corresponden a la mañana del sábado, la superficie de la isla afectada por el recorrido de la colada asciende hasta las 210 hectáreas y se calcula que ha afectado a 494 edificaciones, de las que 449 se dan por destruidas. Además, el volcán ha dañado 17,7 kilómetros de carreteras, de los que 16,4 kilómetros han sido sepultados por el magma. A las 23:00 horas de ayer el Pevolca actualizó su parte de emergencia en nivel 2 (semáforo rojo) para señalar nuevas áreas de confinamiento en San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa.

Tras dos jornadas en las que el volcán pasó por una fase explosiva, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha registrado un proceso de deflación en la zona de la erupción, lo que indica una disminución de la presión en el sistema magmático, pero no que el proceso geológico esté llegando a su fin. Esta circunstancia permitió que ayer regresaran a sus casas los 160 vecinos de Tacande de Arriba, Tacande de Abajo y Tajuya, que fueron desalojados el viernes de manera preventiva ante el incremento de la explosividad del volcán. No obstante, los científicos continuarán monitorizando el proceso eruptivo en todo momento por si fuera necesario tomar alguna decisión ante nuevos episodios y volver a actuar de manera preventiva sobre los núcleos habitados.

Colapso del cono volcánico

La morfología del volcán es variable y, como explicó Blanco, pasará por fases de construcción y otras en las que el cono superior colapse a causa de las deflagraciones o el propio peso de la colada. «Ya hemos tenido dos episodios de desaparición y no es descartable que puedan repetirse en el futuro», señaló. Según Morcuende, la erupción fisural de carácter estromboliano mantiene el comportamiento que ha seguido hasta ahora y la sismicidad continúa en niveles bajos, con la profundidad de la señal en torno a los 10 kilómetros.

Debido a los vientos, que soplan desde el suroeste en alturas superiores a los 1.400 metros, ha llovido ceniza en 1.314 hectáreas de la isla, según datos de Copernicus. Las calles y techos de municipios alejados del centro emisor, como Santa Cruz de La Palma, Villa de Mazo, Breña Alta, Breña Baja y Puntallana, han quedado cubiertos por un espeso manto negro. Para evitar el desplome de tejados por el peso de la ceniza en las viviendas más próximas al volcán, un dispositivo de bomberos ha realizado la limpieza de techos. Una vez finalizada la actuación, los equipos colocan cintas amarillas en las puertas de las casas para señalizar los lugares en los que ya han intervenido. Una de las infraestructuras que se ha visto dañada por esta circunstancia es el terrero de lucha de Todoque, cuyo techo cedió ante el peso del polvo volcánico.

A pesar de la abundante ceniza y de que el volcán emite 25.000 toneladas diarias de dióxido de azufre, Morcuende defendió que la calidad del aire en La Palma es buena y no supone nocividad para la salud de la población, si bien advirtió que las personas que manejen grandes cantidades de ceniza al limpiar sus azoteas o barrer las aceras deben tomar precauciones. «Hay que tener cuidado para evitar levantar polvo porque puede provocar problemas bronquiales y en los ojos», apuntó el director técnico del Pevolca, quien, para estas tareas, recomendó el uso de gafas, mascarilla, guantes y ropa de manga larga. El Cabildo de La Palma ha instalado contenedores para depositar las cenizas del volcán que se recojan en estas batidas de limpieza, en diversos puntos de El Paso y Los Llanos de Aridane. Además, ha advertido de que no se debe utilizar agua para limpiar cenizas volcánicas, ya que pueden bloquear el alcantarillado.

La erupción ha afectado al menos a 494 edificaciones, de las que 449 se dan por destruidas

Durante la mañana de ayer se produjo un desprendimiento en un acantilado de Playa Nueva, junto al puerto de Tazacorte. Este fenómeno hizo pensar a la población que la colada había llegado al mar, pero Morcuende explicó que, aunque no puede atribuir ni descartar la relación de este colapso con la erupción, apuntó que «parece un proceso erosivo ordinario en el cantil de la costa», algo habitual en el litoral canario que no es zona de playa. El buque oceanográfico Ramón Margalef, del Instituto Español Oceanográfico (IEO) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), llegó el sábado a La Palma precisamente para estudiar los procesos biológicos asociados a la posible llegada de la colada al océano, así como a la caída masiva de ceniza volcánica sobre las aguas del Atlántico. Otra de las líneas de investigación será la observación de posibles focos de emisión bajo el mar que pudieran emitir gases o lava simultáneamente al proceso en tierra.

Noticias relacionadas

El director técnico del Pevolca hizo especial hincapié en que la vida en La Palma transcurre con «normalidad» y en que no se está ante una situación de «alarma total». «Estamos ante una forma de vida normal con los problemas que hay en los municipios que sufren directamente la erupción», puntualizó y agregó que «no estamos en una guerra». Así, reiteró que en la isla la seguridad «es absoluta», a pesar del proceso eruptivo, que sigue los parámetros habituales en los anteriores volcanes registrados en Canarias, con el problema añadido de que la lava en esta ocasión transcurre por zonas habitadas.

Finalmente, Morcuende agradeciendo la buena voluntad de las personas de fuera de Canarias y comentó que los habitantes no necesitan donaciones de ropa, ni mantas o juguetes porque «no estamos ante una catástrofe» y, por ejemplo, ayer en el acuartelamiento de El Fuerte ya no había ninguna persona que fuera desalojada de su casa al contar con otros recursos habitacionales, ya sea con familiares o los facilitados por la administración. «Lo que necesitamos es ayuda a la economía local, que empieza con la ayuda monetaria para poder apoyarla. No hacen falta mantas, la isla tiene comida suficiente y las comunicaciones en barco están aseguradas», concluyó.