Inversión pública

Así se repartieron los 1.123 millones del plan de barrios de la Generalitat

  • La crisis económica de 2008 acabó frustrando varias de las inversiones previstas en el programa estrella del Govern del tripartito

  • La iniciativa, de carácter urbanístico, perseguía también una mejora social de las barriadas en las que se intervenía

Pasqual Maragall en el centro histórico de Balaguer, en el 2004. 

Pasqual Maragall en el centro histórico de Balaguer, en el 2004.  / RAMON GABRIEL (Delegaciones)

4
Se lee en minutos
María Jesús Ibáñez
María Jesús Ibáñez

Periodista

Especialista en Educación

ver +

Fue el programa estrella del Govern tripartito de la Generalitat, una inversión que al final sumó más de 1.100 millones de euros y que dejó huella en casi 150 barrios de 117 poblaciones catalanas. Las cifras que dan cuenta del impacto que tuvo el Pla de Barris de Catalunya -el programa ha finalizado este 2021 tras 17 años de andadura-, son deslumbrantes. Pero lo que tenía que suponer una inyección de dinero para recuperar aquellas zonas urbanas más frágiles, tanto desde un punto de vista urbanístico como social, ha tenido un resultado desigual.

El plan de barrios, puesto en marcha por Pasqual Maragall y pilotado por el entonces 'conseller' de Política Territorial Joaquim Nadal, acabó convirtiéndose, en algunos casos, en un caramelo envenenado para los municipios beneficiarios, que no pudieron aportar su parte de la financiación (en teoría las administraciones local y autonómica sufragaban las mejoras al 50% cada una) y vieron cómo la soñada renovación acababa siendo más una penalización que un premio. Los últimos proyectos aprobados, ya en los años 2009 y 2010, toparon además con los problemas que trajo consigo la crisis económica de la década pasada.

En poblaciones con las arcas más saneadas, en cambio, el balance de la inversión fue rápidamente visible. De hecho, algunos alcaldes, como la barcelonesa Ada Colau, hicieron suya, ya unos años más tarde, la iniciativa y pusieron en marcha un programa similar (en este caso con un cariz más social). Con el plan de barrios del tripartito municipios como Mataró (Maresme) abrieron gracias a los fondos del plan el actual parque de Rocafonda; Viladecans (Baix Llobregat) urbanizó el paseo de Ponent, que une esta población con la vecina Gavà, y Santa Perpètua de Mogoda (Vallès Occidental) puso en marcha planes de empleo con los que se hizo el nuevo Parc Central.

"Hay que destacar el salto adelante que ha supuesto esta ley para dignificar estos barrios y que ha permitido realizar intervenciones mucho más integrales”, destacaba hace un par de semanas Isidre Gavin, actual secretario de Territori i Mobilitat de la Generalitat en el acto que daba por finalizado este plan de inversiones.

Siete convocatorias 


 

Entre los años 2004 y 2010, la ley de barrios tuvo un total de siete convocatorias anuales. Algunos de los proyectos entonces aprobados han tenido varias prórrogas para su ejecución. La última de ellas expiró el pasado mes de junio. En total, se han invertido 495 millones de euros en obras de mejora del espacio público y de dotación de espacios verdes y otros 267 millones más en la creación de nuevos equipamientos urbanos. Un 12,1% del presupuesto global, es decir unos 136 millones de euros, se han destinado a programas de mejora social y económica.

Un millón de vecinos beneficiados

La inversión global del programa fue, en los 17 años de duración, de 1.123 millones de euros en 143 barrios de 117 municipios de toda Catalunya. Un total de 582,7 millones (cerca del 52%) salieron de fondos de la Generalitat y otros 541 millones (el 48,1%) fueron aportados por los ayuntamientos participantes, algunos de los cuales acabaron teniendo serios problemas financieros para poder completar su parte. Fueron 3.900 las actuaciones que se llevaron a cabo, con cerca de un millón de personas beneficiadas, vecinas de los barrios donde se realizaron las inversiones.

Noticias relacionadas

Proyectos inacabados


No todos los proyectos que se pusieron en marcha con el Pla de Barris del tripartito llegaron a buen puerto. La media de obras ejecutadas ha sido finalmente del 84,5%, "con grandes diferencias entre las primeras convocatorias y las últimas, ya afectadas por la crisis económica", subraya la Conselleria de Territori i Polítiques Digitals, que es la que se ha encargado de hacer balance. Así, los proyectos de la primera convocatoria, la de 2004 lograron un 98,4% de concreción, mientras que las de 2009 se quedaron en un 62,2%.

Reparto territorial

El grueso de las inversiones del Pla de Barris recayó en el área metropolitana de Barcelona, donde se realizaron un total de 1.808 actuaciones, presupuestadas en 628 millones de euros. Un total de 23 proyectos de las comarcas centrales recibieron 78,2 millones de euros de subvención de la Generalitat, mientras que en las comarcas de Girona otros 25 proyectos fueron financiados con 74 millones. 

En el Camp de Tarragona se ejecutaron 14 proyectos, con una subvención total del Govern de 56,5 millones. En el caso de Lleida, otros 11 proyectos de barrios tuvieron una ayuda de 36,5 millones, mientras que los cuatro de las Terres de l'Ebre recibieron 15,3 millones y los tres del Alt Pirineu i Aran recibieron 3,6 millones.