Vuelta a las aulas

Ustec afirma que faltan 8.300 docentes para que la educación catalana esté como en 2010

  • Las plantillas escolares necesitan 4.390 profesores para reducir la ratio de alumnos por aula y otros 3.200 para reimplantar la sexta hora en la escuela pública, según cálculos del sindicato.

Primer dia en el colegio Josep Madrenys en Vilobí d’Onyar

Primer dia en el colegio Josep Madrenys en Vilobí d’Onyar / David Aparicio (EPC)

2
Se lee en minutos
El Periódico

El sindicato de docentes Ustec, mayoritario entre el profesorado catalán, sostiene que Catalunya necesita 8.300 maestros y profesores más de los existentes para que el sistema educativo público vuelva a estar en los niveles del año 2010. La portavoz de la organización sindical, Iolanda Segura, y la delegada de este sindicato, Roser Navarro, han explicado este lunes que, según sus cálculos, son necesarios estos más de 8.300 docentes "para tener la misma capacidad de servicio que había el año 2010 y, teniendo en cuenta la aprobación posterior del decreto de inclusión, habría que aumentar el personal de apoyo educativo en todos los centros".

De estos más de 8.000 docentes, la mitad, 4.390, según los datos aportados por Segura, deberían dedicarse a la disminución de las ratios en las clases y otros 3.200 para la recuperación de la sexta hora lectiva. Ustec ha denunciado que las plazas de docentes denominadas 'perfiladas', es decir, las que solicitan las direcciones de los centros educativos con un perfil concreto, representan el 10,99% del procedimiento de adjudicaciones de plaza de este verano de 2021.

Estas plazas, que la responsable del sindicato ha denominado 'a dedo', "dividen a la plantilla y muy a menudo los perfiles no tienen nada que ver con los proyectos de los centros educativos sino con las relaciones clientelares". Este porcentaje se ha ido incrementando desde el 6,4% que supuso en el curso 2017-2018, según los datos del sindicato.

Incertidumbres

"El nuevo curso se presenta con muchas incertidumbres", han indicado desde Ustec en un comunicado y, entre otras, citan el mantenimiento de las ratios "por encima de lo que requiere una verdadera educación inclusiva y de calidad".

La crisis sociosanitaria de la covid-19 ha mostrado "las carencias y las dificultades endémicas que arrastra el sistema educativo, con una evidente falta de recursos a causa de la infrafinanciación: infraestructuras envejecidas e inadecuadas y unas dotaciones de profesionales, docente y personal de atención educativa, claramente insuficientes", han precisado.

El sindicato también reclama una estabilización y consolidación del personal interino con un concurso de méritos y proponen que se hagan fijos a estos trabajadores "como solución transitoria antes de resolverse la funcionarización del personal con más de tres años de servicios prestados".

Segura ha abogado por la participación y negociación de todas las medidas que garanticen la protección de todos los trabajadores en el ámbito de la salud laboral, y que los temas de prevención se traten con los representantes de los trabajadores, en las "reuniones que sean necesarias y con un marco horario que sea suficiente para tratar todos los temas".

Noticias relacionadas

Sobre la falta de plazas presenciales públicas para cursar formación profesional (FP) este curso, el sindicato ha considerado que la responsabilidad de esta situación recae en la falta de planificación de la Conselleria d'Educació. Navarro ha argumentado que la opción del Institut Obert de Catalunya (IOC), propuesta por Educació para aquellos jóvenes que se queden sin plaza, "no es la más adecuada para todos por falta de recursos y por ser una modalidad formativa a la que no todo el mundo está habituado".

Por ello, ha pedido la retirada de la reforma curricular de la FP, "que no ha sido publicada en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) y que supone su externalización a marchas forzadas, hacia las empresas", y una ley de FP centrada en la persona y en la sociedad.