El Hospital Sant Joan de Déu, el primero de España en abrir una consulta de toxicología pediátrica

  • La unidad atenderá tanto ingestiones accidentales de productos tóxicos como consumo de alcohol o drogas

El Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues.

El Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues.

2
Se lee en minutos
El Periódico

El hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), es el primero de España que cuenta con una consulta de toxicología pediátrica para hacer un seguimiento de niños y adolescentes que han sido intoxicados, ha informado el hospital este martes. La nueva unidad atenderá tanto ingestas accidentales de productos tóxicos como los consumos de alcohol y drogas.

Así, el perfil de los pacientes será doble. Por un lado, niños que, de manera accidental, han ingerido o inhalado sustancias tóxicas que hay en su entorno, como por ejemplo productos de limpieza o fármacos. Y por otro, adolescentes que consumen alcohol y otras sustancias con una finalidad "o bien recreativa o bien suicida".

Hasta ahora, estos pacientes eran atendidos en primera instancia en urgencias y derivados al pediatra de referencia para un seguimiento posterior, pero los profesionales habían constatado que en algunos casos, sobre todo adolescentes, no acudían al pediatra. El Servicio de Urgencias del Hospital ha puesto en marcha ahora la consulta, liderada por la pediatra Lidia Martínez, para "mejorar esta situación".

El hospital ha detallado que, a pesar de que en el servicio de urgencias se atienden cerca de 400 casos de intoxicación anuales --lo que supone un 0,4% del total de urgencias--, en la consulta se atienden aquellos casos en que la sustancia tóxica puede tener efecto retardado sobre el organismo del paciente. Es el caso, por ejemplo, de numerosos fármacos como los antiinflamatorios que pueden afectar a los riñones días después de la intoxicación.

Prevenir nuevas intoxicaciones

Noticias relacionadas

Además de la atención, la unidad también se enfoca en la prevención. Así, también se trabaja tanto con los menores como con sus familias para evitar nuevas intoxicaciones. En el caso de las intoxicaciones accidentales de niños, se enseña a los padres a identificar qué productos pueden ser peligrosos y cómo y dónde guardarlos. Se realiza un mapa de la casa para localizar los productos tóxicos y se dan alternativas para guardarlos con más seguridad. Si los niños son un poco más mayores, se les enseña a reconocer los productos que nunca deben manipular.

En el cas de adolescentes con problemas de alcohol o drogas, se trabaja con ellos para que dejen de consumir. Con ellos, los profesionales intentan que el joven se comprometa a seguir un plan para dejar de consumir, motivar un cambio de comportamiento y, si es necesario, derivarlo al profesional o servicio especializado correspondiente.