DEPORTE INCLUSIVO

Cita solidaria con los chicos del hockey adaptado

  • Aunque siempre intentan recuperar el material -el celo y las bridas forman siempre parte de su equipaje- en cada partido pierden alguna o varias piezas, por lo que las familias vinculadas a la asociación Comkedem organizan el próximo 18 de septiembre una fiesta solidaria en Barcelona para recoger fondos para las reparaciones de la equipación

Campeonato de Torredembarra, el pasado mes de junio.

Campeonato de Torredembarra, el pasado mes de junio. / COMKEDEM

4
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

En el primer partido del campeonato a uno de los jugadores se le arrancó una rueda de cuajo y se tuvo que retirar. Además de la rabia y el disgusto del chaval por perderse un partido tan esperado -lo más importante-, se encontraron con que ya no tenían recambio. Juegan cinco jugadores por partido -cuatro y el portero- y son un equipo pequeño, con pocos jugadores, y al torneo solo pudieron viajar seis. La cosa se puso aún más fea en el segundo partido cuando a otro jugador se le paró el motor de la silla. Intentaba ir hacia delante y hacia atrás con el joystick y no respondía, así que le tuvieron que poner de portero, allí plantado, a parada, a hacer lo que pudo con las manos porque sin motor no podía hacer más.

Este cúmulo de malos ratos -cuya importancia no es tanto el impacto en la competición, que por supuesto también, sino en la ilusión de los chavales- sucedió este 6 de junio, en la Copa Catalunya de hockey en sillas eléctricas celebrada en Torredembarra en forma de triangular (hay tres equipos federados).

Deportistas vinculados a ComKedem en el terreno de juego.

/ COMKEDEM

En la clásica comida de las familias en medio del campeonato a un grupo de padres se les ocurrió una idea: ¿por qué no organizaban una fiesta para recaudar fondos para arreglar el frágil y carísimo material de sus jugadores? “Normalmente te vas apañando con celo, con bridas… porque llevan el stick pegado a la silla y cuando pasa otra silla rápido por al lado se tuerce con facilidad, es normal, porque los chicos lo dan todo jugando y es muy genial que así sea, y ver como disfrutan jugando, pero el material ortopédico en general además de ser muy caro, tiene una vida limitada, así que pensamos en recoger fondos para que nuestros hijos no se volvieran a encontrar en la situación como la de Torredembarra”, resume Marta Alborch, una de las madres promotoras de una fiesta en la que han estado todo el verano trabajando a contrarreloj. Se celebrará el sábado 18 de septiembre, con entrada gratuita y al aire libre, en el Seminari Conciliar Barcelona, en la calle de la Diputació, entre Balmes y Enric Granados (los interesados pueden inscribirse en el siguiente formulario). 

"Un mundo para mis dos hijos"

Además de reunir dinero para la equipación de sus hijos las familias del equipo de hockey adaptado de la asociación Comkedem -uno de los tres equipos catalanes- quieren reunir dinero para la asociación sin ánimo de lucro barcelonesa, que lleva 17 años ofreciendo ocio a niños y jóvenes con necesidades especiales deporte federado -además de hockey, disciplina a la que juega uno de los hijos de Alborch, hacen también baloncesto adaptado- y otras actividades lúdicas inclusivas cuando la pandemia lo permite (y, cuando no, los monitores siguieron organizando encuentros telemáticos para no desvincularse de los chavales).

Una de las cosas que más valora Alborch del desinteresado e imprescindible trabajo de Comkedem es que mezclan chicos con discapacidad y chicos sin ella. “Mi hijo no discapacitado va a ayudar a su hermano y al resto de chicos y se lo pasa bomba; y, como él, otros hermanos. Yo hace cuatro años que estoy con la asociación y me han abierto un mundo para mis dos hijos que nunca me hubiera imaginado”, prosigue agradecida esta madre, quien valora también que la gran mayoría de los monitores son voluntarios. "Un grupo de hermanos también se ha emocionado e implicado en la organización de la fiesta y montarán una mesa con una 'Play Station' en el que los jugadores darán un euro solidario", prosigue la madre tremendamente orgullosa de sus dos hijos. Habrá también magia, malabares, un monólogo, un bingo, conciertos y un mercadillo y un pica-pica solidario.

Noticias relacionadas

Los niños con alguna discapacidad suelen estar sobreprotegidos; el deporte ayuda a que aprendan a perder y a ganar y eso es muy bueno para ellos

Marta Alborch, una de las madres impulsoras de la fiesta solidaria

Alborch señala otra cosa importante en su reivindicación del deporte federado adaptado y su agradecimiento al brutal trabajo de Comkedem. "Los niños con alguna discapacidad suelen ser niños sobreprotegidos. Participar en deportes federados hace que aprendan a perder y a ganar y eso es muy bueno para ellos", señala la organizadora de la fiesta, quien trabaja en la farmacia Coliseum de Barcelona, negocio que se ha volcado en la fiesta, igual que las empresas farmacéuticas con las que ha contactado, que prácticamente todas han ofrecido productos para el mercadillo solidario y para los talleres que se organizarán también en la fiesta.

Temas

Solidaridad