Problemática nocturna

Unos 300 mossos reforzarán el operativo contra el auge del botellón

  • El 'conseller' Elena anuncia el refuerzo con 100 dotaciones, tras los incidentes de las últimas noches y las quejas de los sindicatos policiales

Botellones masivos en el parque de la Espanya Industrial, durante las fiestas de Sants.

Botellones masivos en el parque de la Espanya Industrial, durante las fiestas de Sants. / Lorena Sopena (Europa Press)

1
Se lee en minutos
El Periódico

Tras el preocupante auge de fiestas ilegales y botellones desde que se ha ido levantando el toque de queda en toda Catalunya, el 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, ha anunciado este sábado que han añadido 100 dotaciones de agentes de Mossos d'Esquadra al operativo que trabaja en el control del orden público del territorio junto a las policías locales. El refuerzo se traduce en 300 agentes más luchando contra esta problemática nocturna.

En declaraciones a la prensa en Port de la Selva (Alt Empordà), Elena ha reconocido que con los nuevos efectivos se ha aumentado "al máximo" el dispositivo para prevenir las aglomeraciones y los botellones vividos en las últimos días en calles de Barcelona y del resto de Catalunya.

Según ha explicado, se han movilizado un 25 % más de agentes que en 2019. "No podemos contratar agentes de un día para otro", ha subrayado, tras las quejas de los sindicatos policiales por falta de recursos. El titular de Interior ha defendido de nuevo el toque de queda "para preservar la salud pública". Su departamento trabaja en la argumentación de motivos que llevarán al TSJC para mantener el ocio nocturno cerrado, pese a las reivindicaciones del sector de reabrir para acabar con las aglomeraciones en el espacio público.

Noche agitada

Noticias relacionadas

La iniciativa se anuncia después de que miles de personas se hayan vuelto a concentrar la pasada madrugada en la zona del parque de la Espanya Industrial del barrio de Sants, que celebra su fiesta mayor. Allí, la policía ha tenido que intervenir para desalojar a jóvenes que se resistían a acabar la fiesta.

Al coincidir con el inicio del fin de semana, se ha detectado una afluencia mayor que los días pasados. Algunos asistentes han protagonizado episodios de incivismo, bañándose en el estanque del parque u orinando en la zona de las atracciones. Además de botellones masivos, durante la noche se han repetido escenas de asistentes sin mascarillas y sin respetar las distancias.