Medio Ambiente

Marchamalo, la "única solución" para oxigenar el agua del Mar Menor

El Oceanográfico valorará la información facilitada por la Comunidad sobre dragar la gola

Efectivos de las Brigadas Forestales, en Marchamalo

Efectivos de las Brigadas Forestales, en Marchamalo

2
Se lee en minutos
A.S.

El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, volvió a solicitar ayer la actuación urgente de la Demarcación de Costas para que autorice el dragado de la gola de Marchamalo con el fin de oxigenar la masa de agua de la cubeta sur del Mar Menor. El Ejecutivo regional entiende que es «la única solución» que se puede acometer a corto plazo para evitar que se siga produciendo una alta mortalidad de peces y otras especies en la laguna. 

Se amparan en que la medida cuenta con informes técnicos favorables y modelos numéricos e informáticos elaborados por el Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor. El dragado busca recuperar el calado que el canal de Marchamalo tenía hasta 2016 y que ahora deja el fondo marino a menos de un metro de la superficie del agua. Sería una actuación mínima y «reversible», como defendió la Comunidad.

En los últimos días el Gobierno murciano mostraba unas imágenes sobre cómo la bolsa anóxica (falta de oxígeno) discurría por el canal para salir al mar Mediterráneo, pero ayer Luengo anunció que el intercambio de agua «ha sido mínimo». El Ministerio para la Transición Ecológica ha enviado los los informes al Instituto Español de Oceanografía para que analice esta posibilidad. 

Juan Manuel Ruiz, investigador del IEO, volvía a mencionar ayer que los efectos de esta actuación pueden ser negativos para la laguna, por lo que se lograría el efecto contrario a largo plazo aunque la medida busque oxigenar la laguna de forma urgente. «Podría complicar más la situación ecológica del Mar Menor». 

Noticias relacionadas

El último informe del Oceanográfico que repasaba el estado del Mar Menor mencionaba el impacto negativo que supone dragar o abrir las golas que conectan ambas superficies de agua. 

«No es viable si lo que se pretende es mantener y conservar el ecosistema lagunar, ya que implicaría no solo la dilución de los aportes de nutrientes sino que supondría la mediterranización total de la albufera y la pérdida de su identidad y singularidad ecológica. Esto no solo es una cues tión de identidad lagunar, sino que puede tener consecuencias imprevisibles muy severas para los ciclos de vida de muchas especies», señalaba el IEO en 2020 sobre la posibilidad de dragar los canales de conexión para diluir la eutrofización en el mar Mediterráneo.

Temas

Murcia