Tradición polémica

Vidreres suspende el 'correbou' por segundo año consecutivo

La decisión se ha tomado de acuerdo con las recomendaciones sanitarias por la pandemia pero nadie olvida el incidente que dejó 19 heridos en 2019

Un toro se escapa en el ’correbou’ de Vidreres.

Un toro se escapa en el ’correbou’ de Vidreres.

1
Se lee en minutos
David Céspedes

Por segundo año consecutivo Vidreres no celebrará el tradicional encierro durante su fiesta mayor del próximo mes de septiembre. La decisión se ha tomado de acuerdo con las recomendaciones sanitarias por la pandemia, pero lo cierto es que llega en un momento en que todavía no está garantizada su continuidad.

El incidente de septiembre del año 2019 cuando un toro se escapó del recinto y dejó 19 heridos, uno de ellos crítico, hizo replantear al Ayuntamiento el mantenimiento de este acto. Desde hace tiempo se ha generado un intenso debate entre los partidarios de los 'correbous' y los animalistas. Llegados a este punto, el Ayuntamiento anunció la celebración de un referéndum para decidir el futuro de la fiesta.

¿Quieres 'correbous?

Incluso ya había fecha y pregunta: debía ser el 15 de marzo de 2020 y la pregunta «¿Quieres 'correbous' en Vidreres?». La entrada en vigor del estado de alarma provocó también la suspensión de la consulta cuando todos los mecanismos para poder votar ya estaban en marcha.

Noticias relacionadas

El año pasado ya se suspendió el encierro por primera vez en 34 años. Entonces, la decisión se tomó también por el efecto de la pandemia. A lo largo de esta semana ha sido imposible ponerse en contacto con el concejal de Cultura y Fiestas de Vidreres, Francisco Baltrons, para conocer los detalles de la suspensión y saber si ya hay fecha para la consulta.

Vidreres es el único municipio de la provincia de Girona que mantiene esta celebración. Con el paso de los años, con el incremento de críticas y la aplicación de nuevas leyes de protección de los animales se han ido eliminando 'correbous' que se hacían por ejemplo en Torroella de Montgrí, Roses (donde también se dejó de hacer el perseguida de patos), y Olot. La actividad taurina se ha ido reduciendo progresivamente a toda la demarcación y sólo Vidreres la ha mantenido, al menos hasta la edición de la fiesta mayor de 2019.

Temas

Fiestas Toros