El problema de la vivienda

Una okupa entra en una casa con la ayuda policial en El Gancho de Zaragoza

  • El propietario del edificio se atrinchera en el mismo para evitar ser detenido 

  • El dueño compró el inmueble por 90.000 € y en un mes ha expulsado a los residentes

Una okupa entra en una casa con la ayuda policial en El Gancho de Zaragoza

Ángel de Castro

1
Se lee en minutos
L.M.G.
Noticias relacionadas

La historia al revés. Vasile Adrian Codrin, que compró por 90.000 euros un edificio lleno de okupas en el zaragozano barrio de El Gancho y que poco a poco ha conseguido recuperarlo, vio ayer cómo una de las mujeres que vivían de forma ilegal allí conseguía entrar gracias a la ayuda de la Policía Local y de los Bomberos de Zaragoza. Les había llamado aduciendo que había sido expulsada de forma violenta del piso en el que residía. Un auxilio policial que por sorprendente que parezca se ajusta a la legalidad, puesto que no hay vigente una orden de desalojo con respecto a la moradora, la única fórmula con la que un propietario puede realizar un lanzamiento.

Fue ayer a las 14.45 horas cuando el propietario del inmueble, que se dedica a la construcción y que estaba realizando unas obras en el interior de uno de los pisos desokupados, observó la escena desde una de las viviendas en las que estaba desescombrando. «Escuché unos ruidos y me asomé, estaban ahí con la mujer que les había dicho que tenía unas medicinas en el interior de la casa y que tenía que entrar en ella», afirma Codrin, quien reconoce que todavía «no sale de su asombro por lo que ha vivido».