Ante la quinta ola

El freno en la vacunación obliga a las comunidades a cambiar el enfoque

  • Cada vez son más los territorios que reducen de seis a dos meses el plazo para vacunar a quienes han padecido el covid

  • El PP carga contra Sánchez por “incumplir” su compromiso de tener al 70% de la población inmunizada en estas fechas

El freno en la vacunación obliga a  las comunidades a cambiar el enfoque
4
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

Durante la mayor parte de este año, había en España muchos más ciudadanos que querían vacunarse cuanto antes que dosis disponibles. Ahora ocurre al contrario. Hay dosis y un sistema sanitario capaz de inocularlas en poco tiempo, pero faltan antebrazos dispuestos a recibir el pinchazo. Las vacaciones de verano, el elevado número de contagios en esta inesperada quinta ola y el hecho de que los más jóvenes, que son en su mayoría quienes faltan por inmunizar, consideren que no corren un grave riesgo han frenado el ritmo de vacunación. Entre el 1 y el 18 de julio, más de seis millones de personas recibieron la pauta completa. En el mismo periodo de agosto han sido la mitad, un parón que pone en peligro la meta de alcanzar al 70% de la población total a final de mes (un objetivo en sí mismo más político que sanitario) y ha provocado que las autonomías busquen nuevos enfoques, mientras el PP critica al Gobierno.

Ante el impacto de esta quinta ola, cuyos motivos se encuentran en la mayor capacidad de transmisión de la variante delta, el fin de gran parte de las restricciones y el aumento de los contactos sociales, cada vez son más los territorios que han decidido reducir de seis meses a dos el plazo para vacunar con una sola dosis a quienes han padecido el covid. Catalunya, la Comunidad Valenciana, Euskadi, Aragón, Extremadura, Baleares y Navarra ya han dado el paso. Otras autonomías estudian darlo, en una iniciativa que puede ayudar a recuperar el ritmo a medio plazo. Sobre todo ahora, tras un julio en el que se dispararon los contagios, una tendencia que lleva semanas revirtiéndose . La incidencia ronda en estos momentos los 360 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 700 del mes pasado. 

Al mismo tiempo, varias comunidades han optado también por intentar rescatar a aquellos que por su edad deberían haberse vacunado ya. Sobre todo, los mayores de 40 años que no han recibido ninguna dosis o no han completado la pauta, un colectivo que supera los 2,5 millones de personas. 

Y después está la inmunización sin cita previa. Con una parte importante de los ciudadanos de vacaciones, fuera de su lugar de residencia, la iniciativa puede suponer una valiosa ayuda, señalan los expertos. Catalunya, por ejemplo, ha echado mano de camiones y autobuses convertidos en puntos de vacunación itinerantes. En este sentido, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, animó a “seguir” por este camino el pasado miércoles durante el Consejo Interterritorial, una convocatoria en la que el Gobierno y las autonomías se emplazaron a reunir más evidencias científicas y a que la Agencia Europea del Medicamento se pronuncie la semana que viene antes de adoptar una decisión sobre una posible tercera dosis de refuerzo.  

Una campaña exitosa

Pese al actual frenazo, la campaña de vacunación está siendo una historia de éxito, en parte por la accesibilidad del sistema y en parte por la respuesta positiva de la población: el ritmo en España es superior al de la media europea. Entre los países más poblados de todo el mundo, se encuentra a la cabeza junto a Canadá. Casi el 65% de la población ya tiene la pauta completa y más del 10% ha recibido al menos una dosis. 

Noticias relacionadas

Sin embargo, el PP ha decidido situar este asunto en el centro de su labor de oposición, pidiendo explicaciones al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y criticando que no rinda cuentas. “Hoy incumple su promesa de vacunar al 70%. Debe dar la cara”, dijo el miércoles el líder de los conservadores, Pablo Casado. Su partido, al mismo tiempo, pidió la comparecencia en el Congreso de Darias, aludiendo al compromiso que adquirió Sánchez hace tres meses, antes de la quinta ola y el frenazo a la vacunación de agosto.

“Estamos a solo 100 días de lograr la inmunidad de grupo, de lograr el 70% de la población española vacunada y, por tanto, inmunizada”, dijo el jefe del Ejecutivo el pasado 10 de mayo. El plazo se cumplió el miércoles y el objetivo no se ha conseguido. En todo caso, el concepto “inmunidad de grupo”, según el cual a partir de que determinado porcentaje de población esté protegida frente al virus este pierde la capacidad de propagarse, ha tenido que redefinirse con la variante delta. Algunos epidemiólogos lo sitúan en un 90%; otros consideran que es mejor olvidarse de él. Aun así, Sanidad, y el propio Sánchez, reaccionaron a las críticas del PP presumiendo de que ya se había vacunado "al 70% de la población diana”: los mayores de 12 años, porque para los menores todavía no hay una vacuna aprobada. Pero ese no fue el compromiso del presidente.