43,1 grados en el Pallars

Ola de calor de altura

El Pallars y el Alt Urgell registran las temperaturas máximas, en una situación de marcas extremas que empezará a retroceder este domingo

Un joven se refresca en la plaza de la Pau en Lleida

Un joven se refresca en la plaza de la Pau en Lleida / Foto Jordi V. Pou (EPC)

3
Se lee en minutos
El Periódico

La ola de calor de agosto de 2021 no está siendo una ola de calor cualquiera, al menos en Catalunya. Este sábado, el día considerado álgido en este episodio de temperaturas extremas, el termómetro ha marcado las máximas en territorios de media montaña, por encima de otras zonas de Ponent. Las comarcas del Pallars Jussà y Alt Urgell, en el norte de las comarcas de Lleida, son las que han alcanzado mayores temperaturas en este sábado, con máximas que han llegado a superar por poco los 43 grados.

El último capítulo de la ola de calor se prolongará hasta la tarde de este domingo, momento en el que se levantarán las alertas de la Generalitat. Seguirá sin embargo, el elevado riesgo de incendio, por la presencia de fuertes vientos. Los vientos cálidos no solo han causado temperaturas muy elevadas en las comarcas de Ponent sino que obligaron a cortar durante dos horas el tráfico del AVE a la altura de Zaragoza, afectando el tráfico de los trenes entre Lleida y la capital aragonesa.

Con todo, según el Meteocat, la ola de calor no ha superado los récords de la que vivió Catalunya hace dos años. Mientras que ayer superaron su récord absoluto de temperatura máxima 21 de las 149 estaciones meteorológicas automáticas con al menos 10 años de funcionamiento, en el episodio de altas temperaturas del 28 y el 29 de junio de 2019 los 40º se superaron en un área más extensa del territorio, y la mitad de las estaciones superaron sus anteriores récords.

Donde se cumplieron plenamente los pronósticos fue en el valle del Guadalquivir, aunque en este caso las temperaturas de órdago tampoco superaron los récords históricos, aunque prácticamente los igualaron. Montoro, en Córdoba, con un récord histórico de 47,3º C, se quedó ayer en unos nada despreciables 47,2ºC, la temperatura más alta registrada ayer en la Península, con varios puntos de Sevilla y Córdoba superando los 46º C.

En Catalunya, las temperaturas máximas registradas por las estaciones automáticas del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC) fueron encabezadas por Sant Romà Abella (43,1º) y Tremp (43º), ambas en el Pallars Jussà, seguidas de Organyà (Alt Urgell, 42,7º), Artés (Bages, 42,4º), Gurb (Osona, 42,1º), La Pobla de Segur (Pallars Jussà, 41,8º) y Solsona (Solsonès, 41,7º).

Pero en territorios como el área metropolitana de Barcelona lo más temible no han sido las máximas, sino las mínimas. La madrugada del sábado, el Observatorio Fabra registró una mínima de 24,6º, que, combinada con la elevada humedad, hizo difícil conciliar el sueño. El SMC anunció que que en la madrugada del domingo algunas poblaciones no bajarán de los 25º o 26º, con noches cálidas "persistentes".

Noticias relacionadas

El SMC había elevado el viernes hasta grado 6, el máximo posible, la alerta por la Situación Meteorológica de Peligro por ola de calor, con la previsión de que las temperaturas puedan superar puntualmente los 43 grados en el interior de Catalunya el fin de semana. Según el Servei Meteorològic de Catalunya, la ola de calor se alargará hasta este domingo, cuando prevé que se retire la masa de aire cálido que la está causando.

Uno de las amenazas más temidas en el transcurso de la ola de calor de esta semana era la posibilidad de que favoreciese el estallido de incendios forestales. Los Bombers de la Generalitat, a día de ayer, informaban de haber atendido desde el miércoles 77 avisos de incendio de vegetación, todos sofocados a tiempo. 

Temas

Calor