Secuelas de la pandemia

Los jóvenes del covid: "No sabemos qué hacer y estamos agobiados"

  • El Ayuntamiento de Sant Boi desarrolla un plan de choque, dotado con un millón de euros, para atender las necesidades emocionales y sociales de adolescentes y jóvenes entre 12 y 18 años

Alvin y Fátima, en el instituto Rafael Casanova de Sant Boi, donde cursan sus estudios.

Alvin y Fátima, en el instituto Rafael Casanova de Sant Boi, donde cursan sus estudios. / Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Noèlia Villar

“Cada vez hay más adolescentes que necesitamos apoyo y atención”. Son las palabras de Alvin, un estudiante de Sant Boi de Llobregat que considera que no hay ayudas suficientes para ellos. Alvin explica que la pandemia ha hecho que su generación sienta, en general, una sensación de agobio y malestar. “Es una etapa de la vida muy importante en la que nos encontramos a nosotros mismos y necesitamos ayuda”, recalca.

La situación de emergencia sanitaria causada por el coronavirus ha implicado una alteración emocional y afectación en la salud mental de la población. El cambio de rutinas, la incertidumbre y el aislamiento, entre otras cuestiones, han afectado de forma particular a jóvenes y adolescentes, en un momento de crecimiento y conocimiento personal, con las consecuencias en sus actitudes y conductas que ello puede ocasionar. Ante esta problemática, el Ayuntamiento de Sant Boi ha destinado un millón de euros para desarrollar un plan de choque que atienda las necesidades emocionales y sociales de la población de entre 12 y 18 años. Un plan que aborda por primera vez la gestión pública de estos efectos y pone el énfasis en las emociones y la salud mental. Una de las medidas es facilitar también la contratación de jóvenes de la ciudad para que se encarguen de la prestación de distintos servicios.

En junio de 2020 surgió desde el ayuntamiento, debido a la situación sanitaria, la necesidad de intervenir para trabajar con los adolescentes y jóvenes debido a su vulnerabilidad psicológica durante la pandemia. Decidieron trabajar en base a tres líneas: el acompañamiento emocional y gestión del bienestar personal, la gestión del espacio público y la igualdad de oportunidades, con un apoyo económico, académico y con acceso y uso de tecnologías. Más tarde, una vez se abrió la oportunidad de salir a la calle, en el plan se abrió otra línea de participación y ocio y oferta cultural. A partir de aquí, el plan se ha elaborado junto con las entidades.

Más allá de la pandemia

Alvin, estudiante de cuarto de la ESO en el instituto Rafael Casanova, forma parte del grupo Centre Obert Gingko-Iniciatives Solidàries, una de las asociaciones implicadas en el proyecto. Él mismo participó en la presentación del plan de choque y se encarga de dar imagen y representar a los adolescentes. Reivindica la importancia de este plan y de un apoyo psicológico extra no solo ahora en la situación en la que se encuentran por la pandemia, sino de forma continuada.

Noticias relacionadas

Fátima es otra adolescente de 14 años y también forma parte del mismo grupo. Igual que Alvin, además de creer en la importancia de este proyecto, pide y piensa que se debería aplicar en más centros. “A nosotros nos viene una psicóloga a ver dos días a la semana. Nos sentimos solos, no sabemos qué hacer y estamos agobiados. Es muy importante nuestra salud mental”. Y añade que desea que el plan municipal provoque un cambio. "Espero más empatía, la gente sabrá cómo nos sentimos y podrá ponerse en nuestra piel”. Cree que, con el paso del tiempo, la población adulta será más consciente de la situación que les ha tocado vivir.

La responsable de la implementación del plan de choque, Yolanda Molina, responsable de Juventud del Ayuntamiento de Sant Boi explica que adolescentes y jóvenes lo están pasando muy mal. “Necesitan un apoyo y unas intervenciones más pensadas y dirigidas para ellos”. Comenta que quieren intervenir en los institutos porque allí están estos jóvenes que necesitan este apoyo. Ese el mejor camino para identificar sus emociones y trabajarlas de manera más natural. Como ella dice, “no pasa nada por sentirse mal”. Por otro lado, la alcaldesa de Sant Boi, Lluïsa Moret, también quiso recalcar, durante la presentación del plan, la importancia de los jóvenes en este proyecto. “Los y las adolescentes tienen que tener un papel protagonista en las políticas que les afectan directamente. Queremos poner en el centro, una etapa de la vida muy importante en la que se toman decisiones de gran trascendencia”. Algo que la pandemia ha hecho aún más evidente.