La policía busca a un cuarto implicado

Tres detenidos por la brutal agresión homófoba de la playa del Somorrostro de Barcelona

  • Las declaraciones de las víctimas y las grabaciones condujeron hacia vecinos de la Zona Franca

  • El portavoz Joan Carles Molinero descarta que los sospechosos formen parte de ningún colectivo de ultraderecha o extremista

Los mossos detienen a tres personas / Mossos

2
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El pasado 29 de mayo tuvo lugar en la playa del Somorrostro de Barcelona una agresión homófoba que generó una gran alarma social. Cuatro jóvenes, sobre las once de la noche, se adentraron en la zona de la arena con el único propósito de insultar, escupir y golpear a cuatro personas homosexuales. A uno de ellos, además, le propinaron una patada en la mandíbula que lo dejó inconsciente. Tuvo que ser trasladado al hospital e intervenido de urgencia. Fue una agresión gratuita y brutal, zanjaron los Mossos d’Esquadra

Este miércoles, dos meses después, una investigación de la Unitat Central de Delictes d’Odi i Discriminació de reciente creación ha permitido dar con tres de ellos. El cuarto también ha sido identificado y está previsto su arresto en los próximos días. Los cuatro son vecinos de la Zona Franca de Barcelona. Los tres ya localizados tienen 26, 22 y 17 años. El mayor de todos, que también fue el autor de la patada que pudo acabar con la vida de uno de los jóvenes, tiene antecedentes por herir a una persona en una pelea anterior y por un robo. El grupo, a pesar de que aún no está claro si los une una relación de parentesco o de amistad, no forma parte de ninguna organización de ultraderecha ni profesa admiración por ninguna ideología extremista

La investigación

Para arrestarlos, ha subrayado el portavoz de los Mossos, Joan Carles Molinero, ha sido decisiva la denuncia y la declaración de las cuatro víctimas. Un aspecto que el policía ha destacado porque parte del colectivo LGTBI ha manifestado reiteradamente su falta de confianza en la justicia ante las agresiones que sufren. “Sin la denuncia es muy difícil resolver los casos”, ha reiterado Molinero. 

También han resultado claves los detalles aportados por testimonios presenciales y recuperar las grabaciones de las cámaras de seguridad de la playa y de establecimientos que muestran dónde estaban antes –en la discoteca– y por dónde huyeron. Una de las víctimas, además, se agarró a la camiseta de uno de ellos y se la arrancó. Esa prueba, junto a un riñonera que perdió otro atacante, permitirán ahora reforzar la carga de prueba que existe contra ellos. 

Los tres arrestados pasarán mañana a disposición judicial y declararán también ante el fiscal especializado en delitos de odio y discriminación, Miguel Ángel Aguilar. Para los Mossos no existe ninguna duda de la motivación homófoba de este ataque. El herido de mayor gravedad recibió el alta pero aún sufre las secuelas de la patada recibida.

Según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el 80% de las personas o colectivos que sufren agresiones, amenazas o insultos por sus convicciones políticas, orientación sexual, creencias religiosas o etnia, no denuncian estos delitos.

Noticias relacionadas