1.700 hectáreas quemadas

Controlado el incendio de Santa Coloma de Queralt

  • Los bomberos encauzan antes de lo previsto el fuego de la Conca de Barberà gracias a la lluvia caída en las últimas horas

  • Protecció Civil ha desactivado la fase de emergencia del Pla Infocat tras un fin de semana de máxima tensión

El fuego de Santa Coloma de Queralt ha arrasado ya 1.400 hectáreas. En la foto, efectivos en el incendio de Conca de Barberà. / MARC VILA / VÍDEO: EFE / BOMBERS

3
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El fin de semana más complicado de incendios forestales en los últimos años ha comenzado a encauzarse este lunes con el anuncio de los Bomberos de la Generalitat de que el de Santa Coloma de Queralt (Conca de Barberà), que ha calcinado 1.700 hectáreas, consumido la Serra de Queralt y desalojado a más de cien personas, se encuentra controlado antes de lo previsto gracias a la lluvia caída en las últimas horas. También están en fase de extinción los otros dos incendios que quemaban árboles en el Massís del Montgrí (Baix Empordà) y en el municipio de Ventalló (Alt Empordà). La simultaneidad de estos tres focos en un contexto de riesgo de incendio elevado o incluso extremo –como en el Cap de Creus o en el Montgrí– obligó a Protecció Civil a activar el Pla Infocat en fase de emergencia, un grado de tensión que no se había requerido desde el incendio de la Ribera d'Ebre que abrasó 5.000 hectáreas en 2019. La coincidencia de estos tres fuegos, y el temor a que pudieran declararse otros, enfrentó a los bomberos a un contexto que superaba sus fuerzas y que obligó a pedir la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Este lunes, después de controlar los tres incendios, se ha desactivado la fase de emergencia.

Al incendio de Santa Coloma de Queralt, según subrayaba este mediodía el director de los Bombers, Joan Delort, aún le quedaban "muchas horas, probablemente días" de trabajo. Pero la lluvia ha cambiado las cosas. Y a las 20.30 horas, los Bombers lo han dado por controlado. El 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, que ha recordado los duros momentos que se vivieron el domingo por la noche, con el frente más activo acechando a la población de Sant Martí de Tous, ha reconocido la labor de los equipos de extinción anterior a la lluvia, tanto de los 300 bomberos catalanes –entre profesionales y voluntarios–, como de los campesinos, ADF's y de los militares de la UME, que han desplegado sobre el terreno más de 200 efectivos y 60 vehículos.

Fin del confinamiento

El final de las llamas ha permitido asimismo levantar el confinamiento de Sant Martí de Tous y de Santa Maria de Miralles y también el regreso a sus hogares de las más de cien personas desalojadas de más de cincuenta masias dispersadas por la Serra de Queralt que ahora, por desgracia, deberán convivir con un esqueleto de troncos negros en lugar de hacerlo con el tupido bosque que hasta el pasado sábado los rodeaba.

Con las 1.657 hectáreas quemadas de momento, el de Santa Coloma se convierte en el peor del verano, a pesar de que los Bomberos ya habían avisado de que se enfrentaban a uno de los veranos más peligrosos de los últimos tiempos.

Marc Vila / Vídeo: Bombers

Investigación en marcha

Noticias relacionadas

Los agricultores de la zona han labrado los campos de la zona para ayudar a frenar el avance de las llamas. Mientras tanto, los Agentes Rurales siguen investigando las causas del incendio, que se atribuiría a origen humano, aunque se desconoce si accidental o negligente.