Matrato infantil

A prisión una joven de Málaga cuyo bebé ingresó en el hospital con dos fracturas en las piernas

La mujer ya fue detenida en 2016 por la muerte de su hija por malnutrición severa cuando esta también tenía tres meses.

El padre del niño también ha sido arrestado

Materno Infantil de Málaga.

Materno Infantil de Málaga. / La Opinión de Málaga

3
Se lee en minutos
Jose Torres

Una joven de 25 años ha ingresado en prisión por presuntamente maltratar a su bebé de tres meses, que ingresó en un hospital de Málaga con fracturas en el fémur de la pierna izquierda y en la tibia derecha. Según ha informado la Policía Nacional, la chica ya fue detenida en 2016 junto a su pareja de entonces por su presunta responsabilidad en los delitos de asesinato y maltrato infantil a otra hija suya cuando también tenía tres meses. En esta ocasión también ha sido detenido su actual pareja y padre del pequeño, que fue quien lo llevó al hospital el 11 de julio. El Servicio de Protección del Menor de la Junta de Andalucía ha decretado el desamparo provisional del niño, adelanta 'La Opinión de Málaga', de Prensa Ibérica.

La actuación policial se inició sobre las 12.00 horas, cuando el equipo de urgencias pediátricas de un centro hospitalario atendió a un pequeño cuyo padre aseguraba que se le había caído de los brazos accidentalmente. Los médicos activaron el protocolo al detectar que el bebé, con fracturas en sendas piernas, presentaba "signos evidentes de maltrato", según ha explicado hoy la Comisaría Provincial.

El Grupo de Menores de la Comisaría Provincial se hizo cargo del caso y se entrevistaron con los padres del menor, que al parecer dieron explicaciones contradictorias e incompatibles con el origen de las lesiones. Las pesquisas determinaron que estas se produjeron en el domicilio familiar, una vivienda de dos habitaciones en la que habitualmente conviven hasta 11 personas, entre ellas la abuela materna, tres tíos con sus respectivos hijos y los padres del bebé.

Los agentes del Grupo de Menores y la Policía Científica reconstruyeron los hechos en la vivienda. El progenitor explicó que el pequeño se le cayó cuando se disponía a darle un biberón mientras la madre se duchaba. Para ello, dijo que lo intentó coger con una mano de una sola pierna y parte de la cintura y baja espalda con la otra, produciéndose una brusca rotación de la pierna del niño. Esta reconstrucción, visionada por los facultativos, determinó que la fractura del fémur podría coincidir con la versión del padre, pero no la de la tibia, que presentaba una "fractura en forma de asa de cubo típica de maltrato infantil".

Los agentes, además, detectaron contradicciones y versiones diferentes entre los familiares que convivían en la misma casa y descubrieron que el bebé dormía atado a una silla de paseo y que la alimentación que se le proporcionaba no era acorde con su edad.

Una vez que las diligencias se pusieron en manos del Juzgado de Instrucción 2 de Málaga, este decretó el ingreso en prisión para la madre, de 25 años y nacionalidad española, que ya fue detenida en 2016 por su presunta responsabilidad en los delitos de asesinato y maltrato infantil a otra hija también de tres meses.

Noticias relacionadas

Precisamente, el Tribunal Supremo declaró el pasado mes de junio nula la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del 21 de mayo de 2019 que condenaba por homicidio imprudente a la joven y al padre de la bebé fallecida por malnutrición severa en 2016. La resolución del alto tribunal respondió a un recurso de la Fiscalía contra la decisión del TSJA, que estimó parcialmente el recurso de los procesados y redujo la condena de 20 años de prisión que estableció un tribunal del jurado de la Audiencia Provincial de Málaga por un asesinato (con alevosía por desvalimiento), a los 4 años que establece el delito de homicidio imprudente.

El Supremo estimó que existen contradicciones entre los hechos probados de la sentencia recurrida y los argumentos recogidos en los fundamentos jurídicos, por lo que ordenó una nueva sentencia al TSJA.