Crisis sanitaria

Cientos de jóvenes siguen la fiesta en Barcelona a pesar de la quinta ola

  • Playas, plazas, bares y discotecas se llenan con música, alcohol y pocas mascarillas

  • Muchos de los asistentes son turistas europeos que confiesan haber viajado atraídos por el ambiente nocturno

Jóvenes de botellón en la playa de la Barceloneta.

Jóvenes de botellón en la playa de la Barceloneta. / JORDI OTIX

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

"Ayer me besé con cinco desconocidas, hoy vamos a igualarlo o superarlo", suelta Jesús, un veinteañero nacido en Galicia a las puertas de una sala de fiestas en el paseo del Born de Barcelona. Los contagios entre los jóvenes no le preocupan. Ni a él, ni a las decenas de personas que ocupan las calles, las playas o las discotecas de la costa. "Venimos a Barcelona por la fiesta", repiten sin cesar muchos turistas, que recuerdan que en sus países hay más restricciones nocturnas. Los observa un grupo de enfermeros de la uci del Hospital del Mar. "Somos gilipollas, estamos regalando otro rebrote", lamentan los sanitarios.

Jóvenes de botellón en el paseo del Born.

/ JORDI OTIX

Son las 11 de la noche y el paseo del Born está a reventar. Cientos de jóvenes llenan la calle: música a tope, copa en mano y mascarilla bajo la barbilla, si la llevan. "Estamos al aire libre, ¿no?", excusan muchos. Los locales de baile abren hasta la una de la madrugada. "Los clientes se sientan en la mesa y si salen deben usar mascarilla", aclara un responsable de seguridad. En la cola del mismo local esperan Pedro, Jorge, Martín y Jesús. "Tenemos ganas de pasarlo bien, vivir un buen verano y conocer a gente nueva", dice Jorge, de Mallorca. "Aunque hoy vamos de 'tranquis', después de lo de anoche...", añade Pedro. El grupo se funde en una carcajada. Jesús confiesa que se besó con cinco desconocidas en una discoteca del Poble Espanyol. ¿No te da miedo contagiarte? "Creo que ya tengo anticuerpos", dice riendo.

La fiesta en el Born no termina hasta la una de la madrugada, cuando cierran los locales. "Esto que estáis viendo es ilegal. No se cumple la distancia de seguridad. Pero no podemos entrar aquí, nos funden, tendríamos que salir nosotros por patas", comenta un agente de los Mossos d'Esquadra. "Estamos haciendo el ridículo", dice, si bien admite que la presencia policial evita que los carteristas actúen. "Justamente me acaban de robar el móvil", se lamenta Rodrigo, un argentino que seguía la fiesta en la calle. Pasada la hora, la Guàrdia Urbana precinta las calles adyacentes y expulsa a los fiesteros.

Ambiente en el paseo Marítim de Barcelona.

/ JORDI OTIX

Discotecas sin mascarilla

"No hemos acabado, hoy terminamos en la boya", reta Dani, un treintañero del barrio de Gràcia con varias horas de alcohol y baile en los talones. Efectivamente, las playas se empiezan a llenar. En la zona de las discotecas de Vila Olímpica la actitud es de desenfreno. "Te piden la mascarilla para hacer la cola, pero una vez dentro, nadie la lleva ni te dicen nada", cuenta Enzo, un joven suizo de 23 años que sale de un famoso local para fumar pasadas las dos de la madrugada. Desde el exterior se ve cómo, en el interior, las mascarillas brillan por su ausencia.

Noticias relacionadas

Tampoco las hay en la arena de la Barceloneta, que ya se ha acostumbrado a ver a jóvenes bailando o vomitando. "Es irresponsable pero inevitable", explica Luna, estudiante de 19 años que toma alcohol con un grupo de amigos en la playa. "Nos han robado un verano y, además, yo no conozco a ninguna persona joven que haya estado en la uci por el coronavirus", justifica Juan, también en el mismo grupo.

"Pues los ha habido. Ahora tenemos una chica de 30 años en semicríticos que está empeorando", explican varios enfermeros y auxiliares de la uci del Hospital del Mar que se encuentran de guardia. Desde la puerta del centro ven cómo las discotecas cierran, a las tres de la mañana, y los clientes se amontonan en la playa. "Estamos flipando. No sé si me molesta más la irresponsabilidad de unos o que la policía esté aquí y no haga nada. Somos gilipollas", se quejan. "Piensa que así estamos cada noche. Viendo este panorama en la playa; en urgencias, los comas etílicos; y en la uci, los pacientes covid", describen. ¿Y que pensáis de todo esto? "Sentimos una enorme impotencia. Por salud mental estamos aprendiendo a tragárnosla e intentar ignorarlo. ¿Qué otra cosa podemos hacer?".