Marchas globales

La comunidad LGTBI vuelve a salir a las calles por el Día del Orgullo

  • Defensores y detractores de la 'ley trans' se manifiestan en Barcelona y Madrid

  • La Policía turca detiene a varios activistas durante la marcha en Estambul

Marcha en Barcelona por el Día del Orgullo.

Marcha en Barcelona por el Día del Orgullo. / RICARD CUGAT (EPC)

1
Se lee en minutos
El Periódico

La comunidad LGTBI salió en masa este sábado a las calles de medio mundo para reivindicar sus derechos. A dos días del Día del Orgullo Gay, que se celebra hoy lunes, las manifestaciones fueron numerosas: de Barcelona a Tel Aviv, pasando por Roma y Estambul. 

En la capital catalana, las familias del colectivo organizaron actividades lúdicas: una gincana en el Parc de la Ciutadella y un desfile sobre ruedas hasta la Plaça Universitat. Por la tarde, los manifestantes, varios centenares, reclamaron una ley trans “más ambiciosa” y denunciaron el incremento de agresiones homófobas.

La norma, que el Consejo de Ministros aprobará el próximo martes y reconocerá la autodeterminación de género, como avanzó EL PERIÓDICO, se encuentra en el centro de la tormenta. En Madrid y otras ciudades españolas, Confluencia Movimiento Feminista, que agrupa a medio centenar de organizaciones, convocó una concentración contra ella. A su juicio, supone un “retroceso en la protección” de los derechos de las mujeres. En la Puerta del Sol, cientos de personas pidieron la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero. 

Norma contra la homofobia italiana

En Italia, mientras tanto, las marchas de Roma y Milán estuvieron marcadas por una petición muy concreta: la aprobación de un proyecto ley contra la homofobia, una iniciativa que tanto la derecha como el Vaticano rechazan.   

Noticias relacionadas

En la capital israelí, mientras tanto, el día anterior se congregaron cerca de 100.000 personas. En bañador, con el cuerpo maquillado o con escasa ropa para aguantar las altas temperaturas en esta ciudad a orillas del Mediterráneo, los participantes reivindicaron el Día del Orgullo, una fecha que el año pasado no se pudo celebrar, debido a la pandemia. 

Pero también hubo citas que acabaron con una agria sensación para los convocantes. En Estambul, la Policía turca detuvo a varios activistas, así como a un fotógrafo de la AFP, Bülent Kiliç.