Este lunes

El ocio nocturno se prepara para reabrir con mascarillas en las pistas

Catalunya reabre discotecas, salas de baile, bares musicales y karaokes con limitaciones de aforo, registro de entrada y hasta las 3:30

Primera noche de apertura tras la pandemia de la discoteca Shoko en Barcelona. / MANU MITRU / VÍDEO: EFE / FECALON

5
Se lee en minutos
Valentina Raffio

Las discotecas fueron una de las primeras actividades en cerrar cuando, en marzo del año pasado, la pandemia de covid-19 disparó todas las señales de alarma en España. Desde entonces, el sector del ocio nocturno ha permanecido con la persiana bajada durante más de quince meses. Excepto un breve periodo en verano del año pasado, cuando la tímida apertura de los locales fue zanjada por los rebrotes de la segunda ola, las pistas de baile han permanecido a oscuras. Pero ahora, gracias a la mejora de la situación epidemiológica derivada de la vacunación masiva, todo apunta a que el ocio nocturno está frente a su reapertura definitiva. 

Este lunes a las 00.01 horas, Catalunya ha reabierto discotecas, salas de baile, bares musicales y karaokes. Con limitaciones, sí. Pero han reabierto. Algunos locales lo han hecho esta misma madrugada. Hasta las 12 han trabajado solo con servicio de restauración y copas y a partir de medianoche han abierto las pistas de baile. Otros establecimientos, en cambio, esperarán la próxima medianoche para inaugurar la temporada. A partir de ahora, los locales de ocio nocturno podrán abrir sus puertas hasta las 3:30 de la madrugada (con media hora extra para desalojar el local). Con un 50% de aforo en el interior. Con control de accesos, registro de asistentes y distancia interpersonal. Con grupos de máximo seis personas en interior y máximo de diez en el exterior de los locales. Y con las pistas de baile llenas de mascarillas (pero sin rastro de cubatas). El ambiente, pues, no será el mismo. Pero por algo se empieza.

De hecho, la normativa se irá modificando 'despacito', conforme mejore la situación epidemiológica. "La reanudación de actividad de este sector económico culmina la incorporación de todos los sectores de actividad en el proceso de desescalada que debe permitir avanzar progresivamente y de manera gradual en la recuperación económica y social", esgrime la resolución publicada este sábado en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC), donde se detallan todas las medidas de la reapertura del ocio nocturno en Catalunya.

Normativa en España

Las discotecas no abrirán con la misma normativa en toda España. Cada comunidad decidirá por su cuenta cómo y cuándo reabrirá su odio nocturno. Aunque a principios de mes el Ministerio de Sanidad planteó acordar unas "medidas comunes de obligado cumplimiento" para sectores como la hostelería, el ocio nocturno y los actos masivos, la discrepancia entre comunidades autónomas se zanjó sin acuerdo. Así que ahora está en manos de los gobiernos regionales decidir las condiciones con las que se abrirán los locales nocturnos. 

Entre un 5% y un 10% de los locales seguirá cerrado

En vísperas de la reapertura de las discotecas catalanas, la Federació Catalana d'Associacions d'Activitats de Restauració i Musicals (FECASARM) ha denunciado la "severidad" de las medidas impuestas. La entidad estima que entre un 5 y un 10% de los locales nocturnos no abrirán hasta que se flexibilice la normativa. Preocupa, sobre todo, que las limitaciones de aforo, la distancia interpersonal y las pistas de baile con mascarilla (pero sin consumo) afectarán negativamente a la facturación del sector, que arrastra 4.000 millones de euros en pérdidas desde que empezó la pandemia. 

La entidad argumenta que, en la práctica, muchas de estas medidas serán "imposibles de cumplir" y pide, como alternativa, sustituir la distancia de seguridad por un test negativo y permitir el baile en las zonas de consumición. "Una discoteca no es una biblioteca y es inevitable que la gente se levante de las sillas cuando oigan una canción que les gusta", esgrime a Joaquim Boadas, secretario general de la FECASARM en relación a la normativa actual que prevé diferenciar la zona de consumo (sin mascarilla) y la de baile (con mascarilla).

La directora general de Protecció Civil, Mercè Salvat, ha pedido "prudencia, prevención y autoprotección" ante la próxima reapertura del ocio nocturno. En una entrevista a Rac1, Salvat ha asegurado que tiene "confianza" en que los locales apliquen controles para garantizar el cumplimiento de medidas como la distancia de seguridad o el uso de la mascarilla en el interior de los locales.

Precaución, precaución y precaución

Pero antes de la apertura de las discotecas, un 'último 'llamado de emergencia', como diría Daddy Yankee. En los espacios de ocio nocturno confluyen varios factores de riesgo. Primero, porque los locales en sí suelen ser espacios cerrados con grandes aglomeraciones de gente. Y segundo, porque las actividades que se realizan, como bailar o cantar, emiten grandes cantidades de aerosoles, que han demostrado ser los principales vehículos de transmisión del coronavirus

Si a esto le sumamos que la gran mayoría de asistentes a estos espacios pertenecen a franjas todavía no vacunadas queda claro porque es imprescindible extremar las medidas de seguridad en estas primeras fases de la reapertura. En estos momentos, según recoge el último informe del Ministerio de Sanidad, solo un 13% de los españoles de entre 25 y 39 años dispone de una dosis contra el covid-19 y tan solo un 7,6% de los jóvenes de entre 18 y 24 años ha recibido al menos un pinchazo contra el virus.

Noticias relacionadas

El último factor crucial a tener en cuenta de cara a la reapertura del ocio nocturno es quizás el más obvio. En los locales de ocio impera una atmósfera festiva y desenfadada que, en muchas ocasiones, hace olvidar todo lo demás. Solo hace falta ver los botellones callejeros de estas últimas semanas para corroborar que el consumo de alcohol inhibe el escrupuloso seguimiento de las medidas de protección. La buena noticia es que, conforme forjemos la inmunidad de grupo frente al virus, todos estos peros se irán esfumando. Cada vez falta menos para que salgamos, por fin, a "matar la tusa".