Investigación

ADN neandertal para combatir el covid

Excavación en la gruta italiana de Guattari, en Italia, donde se han hallado nueve homínidos neandertales.

Excavación en la gruta italiana de Guattari, en Italia, donde se han hallado nueve homínidos neandertales. / EPC_EXTERNAS

Restos de homínidos hallados en la cueva de Guaratti podrían ayudar a determinar por qué unas personas se contagian más gravemente que otras

4
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

El Ministerio de Cultura de Italia ha anunciado en estos días el descubrimiento de nueve homínidos neandertales, la especie humana más cercana a la nuestra, en la cueva Guattari de San Felice del Circeo, a unos 80 kilómetros al sur de la capital italiana. Un hallazgo que ya sería noticia en sí, si no fuera porque, además, esto puede dar una importante contribución a los estudios en curso sobre el patrimonio genético de los neandertales que se conserva en nuestro ADN y que algunos expertos creen que influye en la respuesta de nuestros sistemas inmunológicos a ciertas enfermedades infecciosas, como el covid. 

La investigación empezó hace un mes y, según ha podido saber este diario, en las próximas semanas los científicos italianos cuentan con enviar nuevas muestras de los homínidos recién hallados, a los laboratorios del Instituto Max Planck de Alemania que dirige Svante Pääbo, el biólogo sueco que ya en 2009 llegó a la conclusión que se produjeron hibridaciones entre los homo sapiens y los neandertales, antes de que estos últimos desaparecieran hace 40.000 años. Precisamente Pääbo, junto a su colega Hugo Zeberg, ha realizado dos de los más prometedores estudios sobre la relación entre el patrimonio genético de los neandertal y el covid. 

Restos neandertales en la cueva italiana de Guattari.

/ El Periódico

 El primero, publicado en septiembre pasado en la revista 'Nature', sostiene que algunas variantes de un haplotipo (un grupo de genes) presentes en el cromosoma 3 y asociados con infecciones más graves por Sars-CoV-2, son una herencia de los neandertales. El segundo, difundido en marzo en la revista científica 'PNAS', afirma sorprendentemente que otro haplotipo casi idéntico a los de origen neandertal, esta vez del cromosoma 12, es el que estaría vinculado a menores riesgos de complicaciones graves por la activación unos enzimas útiles al sistema inmunológico en caso de contagio por virus con la molécula ARN (RNA en inglés).

Nuevas muestras

“Pronto enviaremos muestras de dientes y de huesos del pie de dos de los nueve individuos neandertales que hemos encontrado en la cueva de Guattari, a los laboratorios del doctor Pääbo, para intentar extraer el ADN a través de distintas técnicas”, confirma Mauro Rubini, director del departamento de Antropología de Bienes Culturales para las provincias de Frosinone y Latina (Lacio). “Se trata de muestras que se encontraban alejadas del agua presente en la cueva, algo importante pues el agua no es un elemento que facilita la extracción de ADN”, añade.

El potencial éxito de la colaboración abre a fascinantes nuevas áreas de investigación. Y la premisa es esperanzadora puesto que Vinjija 33.19, en la que Pääbo y Zeberg detectaron los genes con riesgo del cromosoma 3, es un neandertal que fue encontrado hace años en Croacia, a una distancia relativamente corta de la cueva Guattari de Italia. Lo que se suma a que los individuos encontrados en Italia son ocho sujetos que vivieron hace entre 50.000 y 68.000 años, y otro que estaba allí hace unos 100.000 y 120.000. 

Restos neandertales en la cueva italiana de Guattari.

/ El Periódico

Además, el descubrimiento llega después de que en el último año diversos equipos de científicos en todo el mundo enfocaran sus estudios en establecer un nexo entre el Sars-CoV-2 y el patrimonio genético que hemos heredado, como uno de los factores que podrían explicar por qué algunas personas son prácticamente asintomáticas y otras llegan a incluso a morir. Un ejemplo en este sentido ha sido una investigación del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (Japón) que, junto con el Max Planck, llegó a la conclusión de que genes del cromosoma 12 reducirían el riesgo de un contagio grave en un 22%. Otros han señalado antes que todos los individuos sin ancestros africanos poseen alrededor de un 2% de ADN neandertal. 

Identificación precoz de infecciones

Noticias relacionadas

Los estudios han suscitado interés, por supuesto, también por las aplicaciones prácticas que podrían tener, como destaca la antropóloga forense Lorenza Coppola Bove, de la Universidad Pontificia de Comillas y autora de un artículo sobre el tema en 'The Conversation'. “Según los investigadores, en el futuro, estos estudios podrían llevar a identificación temprana de las personas más susceptibles a las infecciones más graves”, ha detallado Coppola Bove a este diario. Los neandertales “continúan teniendo un impacto biológico en la fisiología humana actual a través de sus contribuciones genéticas”, recordaron, por su parte, Pääbo y Zeberg, al presentar sus investigaciones.

En verdad, más de 80 años después de que la cueva Guattari fuera descubierta por casualidad en 1939, el antropólogo Rubini se complace en pensar en todas las respuestas que aún podría dar este lugar. “Es el mayor yacimiento de neandertales jamás encontrado en Italia”, subraya. Por ello, los investigadores cuentan con que el nuevo hallazgo arroje luz también sobre más misterios, empezando por mayores informaciones sobre las costumbres y formas de vivir de los neandertales, y sobre cómo se pobló Italia. De momento, una primera análisis del sarro dental ha revelado que los individuos que se encontraban en este sitio no eran únicamente carnívoros, sino que también comían vegetales, lo que confirma algunos estudios previos que llegaron a la misma conclusión.