El curso que viene

Educación permitirá que los alumnos consigan el título de Bachiller con un suspenso

  • Este borrador ha sido remitido a las comunidades y desarrollaría la 'Ley Celaá', aprobada en diciembre de 2020

La ministra de Educación, Isabel Celaá, hoy en el Senado

La ministra de Educación, Isabel Celaá, hoy en el Senado / Europa Press / Eduardo Parra

1
Se lee en minutos
Europa Press

El Ministerio de Educación y FP tiene previsto que para el próximo curso 2021-2022 los alumnos puedan obtener el título de Bachillerato con una asignatura suspensa, según consta en el proyecto de Real Decreto por el que se regula la evaluación y las condiciones de promoción de la Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato, así como las condiciones de titulación en Secundaria y Bachillerato, para el curso 2021-2022.

Este borrador del Ministerio, al que ha tenido acceso Europa Press, y que ha sido remitido a las comunidades autónomas, desarrollaría la nueva Ley educativa (la LOMLOE, también conocida como 'Ley Celaá'), aprobada en diciembre del año pasado.

La Ley establece que para obtener el título de Bachillerato será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos, pero abre la posibilidad de que el equipo docente pueda decidir que un alumno obtenga el título si se da el caso de que tenga una asignatura suspensa. Para estos casos, se deberán cumplir los siguientes requisitos: que el estudiante no haya faltado a clase de manera continuada y de manera injustificada y que haya alcanzado los objetivos y competencias vinculados al título.

Noticias relacionadas

Así, este proyecto de Real Decreto vendría a confirmar las líneas generales de la nueva Ley, al permitir que el alumnado pueda obtener el título de Bachillerato con una asignatura suspensa. Pero también impone las mismas condiciones que la Ley, además de otras dos: que el alumno se haya presentado a todas las pruebas y realizado todas las actividades necesarias para su evaluación incluidas las de la convocatoria extraordinaria; y que la media aritmética de las calificaciones obtenidas en todas las materias de la etapa sea igual o superior a un 5. El documento precisa que la evaluación del aprendizaje del alumnado será "continua y diferenciada" en Bachillerato según las distintas materias.