Documental

Los seis supervivientes chinos del 'Titanic' pero fueron tragados por la Historia

  • Un documental arroja luz sobre el último de los misterios del hundimiento más célebre

  • La investigación arroja historias de racismo y vergüenza, vidas para las que aquella noche fue solo una piedra más

Tráiler de ’The six’.

5
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

El único bote salvavidas que regresó al 'Titanic' divisó entre los cadáveres que salpicaban las aguas heladoras a un joven encaramado a una puerta. El veinteañero cantonés Fang Lang murió siete décadas después sin intuir que inspiraría una de las escenas más memorables de la oscarizada 'Titanic'.  

Aquel hundimiento ha merecido una atención entomológica en los últimos 109 años. Su cubertería, el cancionero de la orquesta, las biografías de los 700 supervivientes… El documental 'The six', que emite 'Documentos TV', de RTVE, con el título 'El último secreto del Titanic', alumbra su único ángulo muerto: los seis chinos que sobrevivieron para desaparecer como si se los hubiera tragado el océano. La investigación arroja historias de racismo y vergüenza, vidas para las que aquella noche fue solo una piedra más. 

Una nota en mandarín

Una nota registral manuscrita ya macilenta con ocho nombres en caracteres romanizados, probablemente una torpe traducción sonora del mandarín, inicia la búsqueda. Eran marineros huidos de la decadencia de su país que se habían empleado en barcos ingleses y que, tras la huelga de carbón, fueron enviados por su compañía al Caribe. Viajaban en las humildes cabinas de la parte más baja del buque. ¿Por qué solo murieron dos de los ocho cuando la supervivencia en la tercera clase no llegó al 20 %? Arthur Jones, director del documental, arroja varias hipótesis. “Sus camarotes estaban muy cerca de la proa y sintieron el golpe aunque estuvieran dormidos. Eran marineros y entendieron antes que el resto la gravedad de la situación. Probablemente no hablaban inglés y no entendieron las órdenes de quedarse en los camarotes. Así que hicieron lo que el resto no hizo: subir a toda prisa por las escaleras las seis plantas hasta la zona de los botes salvavidas”. 

Cuatro compartieron bote con Joseph Bruce Ismay, presidente de la compañía White Star Line, lapidado por la prensa por abandonar el barco cuando quedaban mujeres y niños. Contra los chinos se añadió el estigma del emigrante al del superviviente para concluir que ocuparon espacios ajenos en el bote. La prensa los vapuleó. Los acusó de polizones, de disfrazarse de mujer y de ocultarse bajo los asientos del bote. Un diario subrayó el heroísmo anglosajón frente a la cobardía de aquellas “criaturas que saltaron a los botes al primer signo de peligro”. La investigación ha desmontado todas las falacias, señala Jones. “Muchas llegaron de gente que no pudo ver lo ocurrido por la lejanía y tenían una motivación racista anglosajona. Por ejemplo, si un blanco había cometido algún acto deshonroso, se le señalaba como italiano”, sostiene.  

Mujeres y niños muertos

Una reconstrucción de aquel bote en el documental desmiente que seis personas cupieran bajo los asientos. Aquel argumento de que mujeres y niños blancos merecían más la vida que los chinos es éticamente debatible y decididamente fútil: los botes salvavidas partieron del 'Titanic' medio vacíos y la mayoría de mujeres y niños murieron porque nunca alcanzaron la cubierta.  

Los seis llegaron a la Isla de Ellis a bordo del barco 'Carpathia' junto al resto de 700 supervivientes. No pasaron las barreras migratorias ni recibieron cuidados médico. Permanecieron detenidos durante la noche y expulsados al alba porque estaba vigente el Acta de Exclusión de Chinos, la única ley estadounidense que ha señalado a una etnia. La ley respondía al sentimiento de la época. La crisis económica y el desempleo convirtieron en prescindibles a aquellos abnegados chinos que habían levantado los líneas de ferrocarril y otras infraestructuras. La ley fue aprobada en 1882 con una vigencia planeada de una década pero se prorrogó hasta que Estados Unidos necesitó en 1943 a China como aliada en la Segunda Guerra Mundial.  

Llegaron los seis a Cuba y pronto zarparon hacia el Reino Unido porque muchos de los marineros ingleses se habían alistado en la guerra. Disfrutaron de trabajo y formaron familias con locales. Seis años después, en plena recesión y con el racismo en alza, fueron expulsados y obligados a dejar a esposas e hijos atrás. Ni Estados Unidos ni el Reino Unido se han disculpado aún por sus políticas discriminatorias.  

Fueron donde pudieron. Hong Kong, Canadá, India, Estados Unidos… Seis años de búsqueda de sus descendientes han dado solo para retales biográficos. Muchos ni siquiera supieron que sus padres habían pisado el 'Titanic'. Fang Lang regresó muchos años después a Estados Unidos, consiguió la ciudadanía y nunca reveló a su familia que un día fue marinero.  

Protegerse de la expulsión de EEUU

Noticias relacionadas

“La comunidad china hubo de cambiar sus nombres para protegerse de la expulsión. Desvelar cómo llegaron a América podía traerles problemas y mantener sus secretos fue su única forma de protegerse. Cada comunidad tiene sus agujeros generacionales”, señala Jones. En los últimos años, corrobora, sus descendientes reescriben la historia de los que durante décadas se sintieron avergonzados. “Rompieron las leyes, pero eran leyes injustas y lo hicieron para sobrevivir. Quieren terminar con los secretos y reivindicar su orgullo”, añade. “Gratitud”, responde una hija cuando se le pregunta qué siente por su padre. La película pretende devolver la dignidad a aquellos chinos que fueron vilipendiados por vivir y para los que la tragedia naval más célebre solo fue un entrenamiento para lo que llegaría después.  

Del documental se ha hablado mucho en China. Ha recibido críticas entusiastas (un 8,4 sobre 10 en el portal especializado Douban) y se le agradece que sacara a sus héroes del olvido. También ha enfatizado los dolorosos paralelismos con la actualidad porque bastan unos minutos de película para que bailen en tu cabeza las agresiones a chinos en todo el mundo, la impune sinofobia en las redes sociales, el irresponsable papel de la prensa… el racismo más crudo. Da igual un hundimiento naval que una pandemia, el siglo anterior que el presente, en los chinos sigue encontrando el mundo el 'puching ball' donde desahogar su ira.