Sin riesgo de fuga

Diego el Cigala, en libertad tras su detención por violencia machista

Se le imputan presuntos malos tratos ocurridos en Jerez de la Frontera

"Seguro que son los dineros, siempre quieren dineros las mujeres", declara al salir

El cantante Diego ’El Cigala’ sale detenido de comisaría

El cantante Diego ’El Cigala’ sale detenido de comisaría / Ángel Díaz Briñas (Europa Press)

Se lee en minutos
El Periódico

El juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid ha acordado la libertad para el cantaor Diego el Cigala, detenido el miércoles por la Policía Nacional por presuntos malos tratos continuados, ya que no aprecia riesgo de fuga, y se ha inhibido en favor del Juzgado de Jerez del Frontera (Cádiz), donde reside la presunta víctima que ha denunciado.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), al cantaor, que no tiene denuncias previas, se le investiga por la presunta comisión de un delito de malos tratos continuados.

Asimismo, en Madrid no se han adoptado medidas cautelares sobre el artista, ya que, de haberlas, se están tramitando en el juzgado de Jerez, órgano competente al ser allí donde se encuentra el domicilio de la presunta víctima y donde se tramita el procedimiento. Por todo ello, el juzgado de Madrid se ha inhibido de lo actuado a este órgano judicial.

Al salir y ser preguntado por los motivos de su detención, "Él Cigala" declaró a Europa Press que estaba muy contento y que se iba a cantar para Málaga. En cuanto al motivo de su detención, respondió: "Seguro que son los dineros, siempre quieren dineros las mujeres".

El abogado de 'El Cigala' ha destacado a las puertas de esta sede judicial que su cliente ha sido puesto en libertad sin ninguna medida cautelar, ni personal ni patrimonial. "Entendemos que no existe indicio alguno que sustente esa denuncia", ha recalcado. Según el letrado, el artista se encuentra "muy bien" y "con ganas de demostrar la verdad". "Está muy bien de ánimo porque se ha demostrado que no hay sustento que fundamente esta denuncia. No se ha demostrado ni su autoría ni hay reproche alguno a mi cliente", ha subrayado. El artista seguirá adelante con sus conciertos.

Noche en el calabozo

El arresto de Diego Ramón Jiménez Salazar, de 52 años, se produjo en torno a las diez de la noche de este miércoles en el hotel Catalonia Atocha de Madrid, y ha pasado la noche en la comisaría la Policía Nacional del distrito Centro de la capital, situada en la calle de Leganitos.

Unas dependencias que ha abandonado poco después de las once de la mañana. El cantaor, con el pelo suelto, una camiseta roja y con las manos tapadas para ocultar que iba esposado, ha sido introducido en un coche policial por tres agentes.

Noticias relacionadas

Su pareja, la jerezana Dolores Ruiz Méndez, conocida como Kina Méndez, presentó este miércoles por la tarde una denuncia por malos tratos continuados durante dos años, tanto físicos como psicológicos, en una comisaría de la Policía Nacional de Jerez y desde allí se envió el requerimiento a Madrid, que procedió de inmediato a su localización y detención.

El cantaor acababa de aterrizar en la capital desde donde reside, la República Dominicana, para preparar sus próximos conciertos en España.