Las pruebas empiezan el martes

El TSJC obliga a ofrecer a los alumnos catalanes en qué lengua cooficial quieren el examen de selectividad

  • La 'consellera' de Universitat critica la decisión judicial y sostiene que ese derecho ya se garantizaba

Pruebas de selectividad en la Universitat de Lleida, en el 2020.

Pruebas de selectividad en la Universitat de Lleida, en el 2020. / JORDI V. POU

Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha obligado al Govern a facilitar los enunciados de los exámenes de selectividad en catalán, castellano y aranés, salvo en los de lengua. El alto tribunal catalán estima así las medidas cautelares urgentes solicitadas por la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Catalunya (AEBC). La decisión se ha tomado un día antes de que comiencen las pruebas, este martes a las 9.00 horas. La asociación que ha presentado el recurso argumenta que la Generalitat vulneró los derechos constitucionales de no discriminación por razón de lengua y de igualdad de oportunidades de los alumnos catalanes matriculados en la de acceso a la universidad, al instar a los profesores a repartir los ejercicios en catalán y solo en el caso de que algún alumno lo solicite, podrán entregarle el ejemplar del examen en castellano.

La Sala Contencioso-Administrativo del TSJC sostiene que la elección de la lengua de los enunciados del examen "no puede venir determinada por la administración" y por ello estima que estén disponibles en las tres lenguas cooficiales y que sea el alumno de forma individual lo que escoja la opción "en el idioma oficia que estime". La Generalitat dispone de tres días para presentar alegaciones.

La 'consellera' de Universitats, Gemma Geis, aseguró en la tarde de este lunes en una improvisada rueda de prensa que el derecho de los alumnos a escoger el idioma cooficial para hacer la selectividad ya estaba garantizado otros años y que en la prueba que empieza este martes se "reforzará la comunicación" sobre esta posibilidad, aunque no especificó cómo. La responsable del departamento criticó la decisión judicial: "Me gustaría preguntar hasta dónde quieren llegar los jueces. Si más alla de entrar en la judicialización de la política, también quieren corregir los exámenes o entrar en las aulas para decirnos como hemos de proceder. Ya hay suficiente. La PAU (pruebas de acceso a la universidad) no se toca; el catalán no se toca". Insistió que "el catalán es la lengua propia y vehicular de Catalunya" y que se debe defender el modelo de selectividad existente. "No pueden los tribunales de justicia interferir" en su funcionamiento, alego. Según los datos de la Conselleria, el 95% estudiantes eligen hacer los exámenes en catalán

La norma cuestionada

En las normas del Consell Interuniversitari de Catalunya para los miembros de los tribunales de selectividad se instaba a "repartir primero los enunciados de examen en catalán y, solo si algún alumno lo pide, darle la versión en castellano y recuperar la versión en catalán. A efectos estadísticos, hay que hacer constar en informe cuántos se libran , en castellano, sin identificar los alumnos". En su resolución cautelar el alto suspende este precepto y requiere al "presidente/a y al secretario/a" de ese organismo que "disponga lo necesario para la ejecución" de la resolución de los jueces.

Noticias relacionadas

"La lengua oficial está configurada como un derecho subjetivo: El derecho de los ciudadanos a utilizar el idioma de su elección, y a relacionarse con los poderes públicos y la Administración imponiendo su opción, y no a la inversa. Por ello ha de estimarse la solicitud de suspensión del apartado indicado para mantener el derecho de elección, que corresponde al alumno, como medida cautelar urgente dada la inminencia de la celebración de las pruebas de acceso a la Universidad, como hemos dicho, en los términos que se dirán, excluyendo los enunciados de Lengua catalana y literatura, Literatura catalana, Lengua castellana y literatura, Literatura castellana y Lengua extranjera (inglés, francés, alemán e italiano) que serán entregados en la lengua del ejercicio", concreta el TSJC.

La asociación demandante pedía que se "impriman los exámenes en las tres lenguas y que el alumno en el reparto del profesores las tenga disponible", ya que los exámenes no se pueden cambiar en menos de 24 horas. Sin embargo creen que para la evaluación de septiembre se podrían imprimir con los enunciados en catalán, castellano o aranés. En concreto señalan que el reparto prioritario de los exámenes en catalán es contrario al principio de no discriminación y al derecho a la educación, ya que estas pruebas son determinantes para el futuro académico de los estudiantes y deben por ello realizarse en igualdad de condiciones, sin que ningún tipo de discriminación pueda influir en su resultado. También recuerdan el carácter de lengua vehicular del castellano y catalán en el sistema educativo de Catalunya.