Campaña desafortunada

Polémica por los sellos de Correos contra el racismo

  • Una iniciativa contra la discriminación racial acaba interpretándose como racista

  • Los críticos cuestionan que el sello de más valor sea el blanco, y el de menos, el negro

Los sellos antirracistas de la campaña de Correos

Los sellos antirracistas de la campaña de Correos / El Periódico

3
Se lee en minutos
El Periódico

Coincidiendo con el primer aniversario de la muerte de George Floyd en EEUU, Correos ha lanzado una campaña de sellos contra la discriminación racial que, pese a contar con el apoyo de SOS Racismo, ha despertado un buen número de críticas, y no solo en España, sino también en otros países, como EEUU, donde, por ejemplo, el diario 'The Washington Post' ha dado cuenta de la iniciativa cuestionando que el sello de más valor sea el más claro, y el menos, el negro.

La idea de Correos, con su campaña 'Equality Stamps' era reflejar a través de los sellos "la injusta y dolorosa realidad a la que se enfrentan millones de personas cada día" y "ayudar a crear conciencia sobre la diversidad, la inclusión y la igualdad de derechos". Para ello, han utilizado 4 sellos con tonalidades que van de la más clara a la negra y con precios diferentes. El sello de color más parecido a la piel blanca es el más caro (1,60 euros), los dos siguientes, más oscuros, valen 1,50 y 0,80, mientras que el último, el negro, es el más barato, 0,70 céntimos. Y con cuestionable fortuna, explicaban que "cuanto más oscuro sea el sello. menos valor tiene. Así, al hacer un envío será necesario usar más sellos negros que blancos. Cada carta y cada envío será un reflejo de la desigualdad que crea el racismo".

Al margen de las buenas intenciones de Correos, los críticos han cuestionado la ejecución de esa campaña, a la que han calificado de "accidentalmente racista". Mora Gerehou, autor de 'Qué hace un hombre negro como tú en un sitio como este', un libro sobre el racismo en España, admite que la intención de Correos "era buena" pero señala que no es coincidencia que una bienintencionada campaña antirracista acabe enviando un mensaje racista. Esas campañas, apunta Gerehou, son diseñadas "básicamente por gente blanca" porque la mayoría de empresas tienen falta de diversidad entre su personal.

En las redes, el blanco de los comentarios han sido los ideólogos de la campaña por no haber visto la lectura que podría darse al mensaje tal cual está planteado.

Noticias relacionadas