Baleares

Las discotecas de Ibiza con terrazas exteriores serán las primeras en abrir

La primera prueba piloto se realizará en un local que disponga de espacio al aire libre, test para el que ya se han ofrecido dos empresas

Discoteca de Ibiza.

Discoteca de Ibiza. / ARCHIVO

5
Se lee en minutos
José Miguel L. Romero

La asociación Ocio de Ibiza y el Govern balear se han dado una semana más para concretar cuándo se realizará la prueba piloto en una discoteca y cuándo se iniciará la apertura de las salas de baile esta temporada. Y de qué modo, porque todo parece indicar que el Ejecutivo balear aplicará a este sector la misma medicina que a la restauración: primero permitirá abrir sólo los espacios exteriores de las salas (las que los tengan), y más tarde, los interiores. Poco a poco y con restricciones.

José Luis Benítez, gerente de la plataforma que engloba a medio centenar de locales ibicencos, confiaba en que ayer, en la reunión mantenida por videoconferencia con representantes del Govern, ya le dieran fechas concretas, pero, su gozo en un pozo, no pudo ser porque desde el Ejecutivo requirieron la entrega de una serie de informes técnicos: uno de ellos para aclarar todo lo referente a la protección de datos de los clientes que adquieran entradas on line; otro son los planos de los dos locales que se han ofrecido para realizar la prueba piloto en exteriores.

«Hemos acordado -detalló Benítez- mantener una reunión presencial la semana que viene porque necesitan una serie de detalles técnicos. Pensaba que con lo que les habíamos presentado bastaría, pero quieren examinar un asunto relacionado con protección de datos y unos planos». El gerente salió del encuentro -mantenido con Rosana Morillo, directora general de Turismo, y Rubén Castro, director del Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (Ibassal)- con la sensación de que «no es que estén en contra, ni mucho menos, es que quieren asegurarse».

"Si todo va bien, no se podrán abrir las terrazas de los locales hasta mediados de julio. Con restricciones y poco a poco"

En la reunión, Benítez se percató de cuál es el plan que prepara el Govern: «Va a ocurrir como con la restauración: primero se dejó que los bares abrieran las terrazas; y ahora, hasta que las cosas no han estado algo más claras, los interiores. Todo poco a poco. Con las discotecas sucederá igual. Habrá ese proceso. Primero abrirán las que tienen espacio al aire libre. Y luego, según como vaya todo, en el interior».

En el encuentro, el propio Govern puso el ejemplo de lo sucedido con la restauración durante la desescalada. Además, prácticamente se obvió la prueba piloto en interiores y sólo se atendió a la de exteriores: «Les pedí hacer una evaluación al aire libre, esperar luego 15 días para ver los resultados, y más tarde hacer la del interior. Pero me dijeron que eso mismo pidieron los restauradores». Es decir, no van a hacer una excepción. En esa prueba exterior, cuya fecha está aún por concretar, «se verá si la gente cumple, la responsabilidad de los empresarios y de los clientes, y desde ese momento se estudiará cuándo se efectúa la evaluación en interiores».

Benítez había propuesto el 2 de julio para hacer el test en exteriores, pero hasta la semana que viene no se sabrá si el Govern acepta ese día. Una vez realizada, habría que aguardar dos semanas para tener los resultados, «de manera que, si todo va bien, no se podrán abrir las terrazas de los locales hasta mediados de julio. Con restricciones y poco a poco».

Test en interior: finales de julio

Según ese calendario, el más optimista, el test en el interior de una discoteca posiblemente no tendrá lugar hasta las dos últimas semanas de julio, de manera que, «desgraciadamente», no se podrá acceder a las pistas de baile interiores de las Pitiusas hasta comienzos de agosto, en el mejor de los casos.

Ocio de Ibiza está compuesto por medio centenar de asociados, de los que cuatro son discotecas, además de englobar a espacios como Ushuaïa, Ibiza Rocks, Ocean Beach, Destino... Según su gerente, prácticamente la totalidad tiene una superficie exterior legalizada: «Y eso está muy claro: no se van a reconvertir ahora superficies exteriores, sino que hay que ajustarse a las terrazas legalizadas con anterioridad a la pandemia para poder trabajar cuando se permita abrir al aire libre… Y sólo hasta las 12 de la noche, que es hasta donde permite la legislación. No se va a volver a los 80, con discotecas al aire libre toda la noche», afirma. Es decir, lo más probable es que este verano los bailones no puedan trasnochar.

Zona de baile, zona de copas

Para llevar a cabo la prueba piloto, los responsables del Govern desean conocer al detalle los planos de los locales que se han ofrecido a realizarla: «Consideramos que puede crearse un espacio para bailar y otro para que la gente se siente a tomar las copas. Por eso necesitan que les demos los planos de las dos discotecas que están dispuestas a formar parte de ese experimento. El Govern quiere estudiar esos planos. Han visto unos, pero necesitan que tengan más detalle».

"Lo más probable es que los interiores de las discotecas no sean accesibles hasta comienzos de agosto, en el mejor de los casos"

Noticias relacionadas

Ocio de Ibiza también deberá aclarar al Ejecutivo balear qué ocurrirá con los datos sanitarios de los clientes que adquieran entradas: «La idea es que todo el mundo compre los tiques para las salas bien a través de sus páginas web o bien por las plataformas on line que las vendan, para así evitar concentraciones en las puertas y tener toda la documentación de esos clientes. Pero para eso es preciso proteger toda esa información, pues es sensible. Hay que tener en cuenta que, si hubiera un positivo, se debería comunicar directamente a Sanidad».

Benítez confía en que en la reunión presencial que se celebrará la próxima semana se fijen definitivamente fechas, tanto de la prueba piloto exterior como de la apertura de las salas. El gerente parte de la idea de que deben reactivar este año sus negocios, sea como sea y lo más pronto posible, y es consciente de que «será muy difícil volver a ver este verano a gente metida en una discoteca como sucedió hasta 2019».