crisis migratoria

Las oenegés piden una acogida digna para los niños migrantes

  • Entidades en Marruecos que atienden a niños y a sus familias predicen que este verano cientos de niños y adolescentes se jugarán la vida para llegar a Europa e imploran vías seguras

Un joven migrante duerme en un parque cercano al puerto de Ceuta.

Un joven migrante duerme en un parque cercano al puerto de Ceuta. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

La crisis de Ceuta suma incógnitas sobre el futuro de los menores a ambos lados del Estrecho de Gibraltar. De momento, 200 de los menores que ya se encontraban en la ciudad autónoma antes del lunes van a ser trasladados a la península, acogidos por las comunidades. En Marruecos, las entidades que trabajan con los menores y sus familias imploran vías legales. "Aquí los niños sueñan en llegar a Europa y la pandemia ha desvanecido las pocas dudas de aquellos que tenían miedo a hacerlo", explica Fouad Akhrif, coordinador de la oenegé Pateras de Vida en Larache. En España, las entidades reclaman que se cumplan sus derechos y que las comunidades autónomas garanticen recursos para una acogida digna. Para los que hoy se acinan en Ceuta y para los que pueden ir llegando durante el verano.

Hace un año que no salen pateras de Larache, uno de los enclaves del norte de África donde, ya antes de la pandemia, los traficantes captaban a niños para que zarparan dirección a Europa. "Aún tenemos un estado de alarma y el ejército patrulla las calles. Salir en patera aún es difícil, pero estoy seguro que en cuanto terminen las restricciones las volveremos a ver. Y habrá muchas más que antes", pronostica Akhrif. Desde Pateras de Vida intentan convencer a los niños y a sus familias que si quieren migrar lo hagan de forma segura. Hoy parece misión imposible. "Aquí la pandemia ha sido devastadora, la gente ha perdido el trabajo y se ha quedado sin nada. Para muchos, la única opción de sobrevivir es salir", sostiene. ¿No saben que en España la situación tampoco es fácil? "Saben que hay paro y crisis. Pero también saben que hay derecho al paro, hay ertes, hay acceso universal a la salud... Estamos hablando de derechos humanos", sostiene.

La información en Marruecos fluye de una forma brutal. Akhrif imparte charlassobre los riesgos de migrar de forma insegura (en pateras o camuflados en motores de camiones). "Los niños ya te dicen los centros a los que quieren ir, normalmente en el País Vasco y Catalunya, e incluso saben el nombre de los educadores", cuenta. "Venir, vendrán, migrar es un derecho humano. Estamos hablando de niños ,¿es necesario que pasen por este sufrimiento, que se jueguen la vida? ¿De verdad no podemos tener vías seguras?", se pregunta, insistiendo también en los menores subsaharianos que, además, llevan una horrible travesía a cuestas.

Uno de los dramas que vivimos en las fronteras son las devoluciones 'en caliente' y "completamente ilegales", según muchas oenegés y abogados. La fundación Raíces pide que "se les escuche" para acompañarles en la decisión de volver con sus familias o puedan pedir asilo en España. Otro problema son las pruebas de edad, innecesarias si tienen pasaporte y denigrantes en muchos casos en que se desnuda a los niños y les practican exámenes en los genitales. La presidenta de la entidad, Lourdes Reyzábal reclama "un mecanismo de solidaridad conjunto y coordinado entre todos los territorios que permita a esos niños recibir la mejor atención posible para integrarse".

Noticias relacionadas

Relevo en Catalunya

En Catalunya, la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) del Govern sostiene la hipótesis de que en verano llegarán más niños migrantes. Pese a que las llegadas en 2020 cayeron de forma brutal en Catalunya (3.400 en 2018, 808 en 2020), el Govern no está desmantelando los centros hoy existentes, confía Save The Children una de las oenegés que ha participado en las reuniones de planificación. El Govern quiere evitar el trato indigno que, por falta de medios. recibieron muchos niños en 2017 y 2018. ERC ya no pilotará la 'conselleria' a partir de que se constituya el nuevo Govern. Pasa el testigo a Junts. "Esperemos que no haya un cambio de políticas garantistas, estaremos vigilantes para no volver atrás", advierte Pérez.