De las 23.00 a las 03.00 horas

La prueba de fuego para poder reabrir el ocio nocturno será en Sitges el 20 de mayo

  • Participarán 400 voluntarios de diversos municipios que se tendrán que hacer un test el mismo día y luego cinco días después

  • El estudio clínico será clave para trazar el plan de reapertura, que el sector reclama que se acelere para frenar las fiestas sin control

  • El Procicat aprobará esta semana el plan sectorial que permitirá ir planificando la actividad cara al verano

La calle del Pecat, en Sitges, en una imagen de archivo.

La calle del Pecat, en Sitges, en una imagen de archivo. / EDWIN WINKELS

Se lee en minutos

¿Puede una noche de marcha planificarse como un experimento de laboratorio? Cuando los ingredientes son el baile y las copas, las variables pueden ser de difícil control, pero aun así el sector del ocio nocturno defiende a capa y espada que la diversión en establecimientos de pública concurrencia y con medidas sanitarias es infinitamente más segura que cuando se ejerce en plazas y calles sin protocolos ni supervisión más allá de la voluntad de sus asistentes. Por eso, la prueba piloto que se celebrará en Sitges (Garraf) la noche del 20 de mayo puede ser el empujón definitivo para que el Govern diseñe una reactivación que podría hacerse realidad a principios de verano. Se trata del sector más golpeado por la pandemia tras 14 meses de cierres, siendo el único que continúa en el dique seco.

El municipio costero ha sido escenario este lunes de la presentación del estudio clínico que deberá permitir “trazar el plan de reapertura del sector”. Lo han expuesto a cuatro bandas la alcaldesa de Sitges, Aurora Carbonell; el secretario de Salut Pública, Marc Ramentol; la secretaria general de Interior, Elisabeth Abad, y el representante del ocio nocturno en la localidad, Damià Orts. El reto es organizar esa noche de prueba, que tendrá lugar el jueves 20 de 23.00 a la 03.00 horas, con todas las garantías sanitarias, han subrayado, de modo que se puedan extraer las conclusiones necesarias para desarrollar el posterior plan de vuelta a la actividad nocturna.

En esencia, y al estilo de iniciativas que ya han tenido lugar, como el concierto de Love of Lesbian, el ensayo se basa en condicionar el acceso a participantes que el mismo día superen un test de antígenos, ofrecerles una velada nocturna con música y brindis pero también con mascarilla quirúrgica, y citarlos cinco días después para una nueva prueba en Sitges. Hasta ese momento, deberán comprometerse a mantener medidas de seguridad. Salut realizará un seguimiento durante 14 días, comparándolo con un grupo de control de similares características, ha explicado Ramentol.

Grupos de hasta seis personas

El estudio clínico, que parte de una propuesta de la patronal del ocio Fecalon, se realizará con 400 voluntarios que podrán inscribirse rellenando un formulario en la web www.sitges.cat, con opción a grupos de máximo seis personas. Tendrán que ser residentes de las comarcas de Garraf, Alt Penedès o Baix Llobregat, así como de Barcelona o de L’Hospitalet, ha detallado Carbonell. Un equipo técnico se encargará de la selección final de participantes.

La prueba de fuego se ubicará en la calle del Primer de Maig (más conocida como calle del Pecat), epicentro de ambiente nocturno en la localidad. En concreto, en cinco bares entre el paseo de la Ribera y la plaza de la Indústria: Rich Monkey, Pachito, Everlasting, Las Vegas y Blitz. Toda la zona estará perimetrada, habrá libertad de movimiento y aforo y se podrán tomar bebidas en cualquier punto, en condiciones "casi reales", aunque sabiendo que no habrá aglomeraciones. Cómo no se contará con dispensadores de gel hidroalcohólico, además se facilitarán mascarillas a los asistentes. Según ha precisado Orts, el personal de seguridad privada de los bares musicales velará para que los participantes lleven siempre la mascarilla mientras no consumen.

El montaje será a cargo del consistorio (que abonará los costes de entre 15.000 y 18.000 euros), la Generalitat, el Institut Universitari d’Investigació en Atenció Primària Jordi Gol y la Associació d’Establiments d’Oci Nocturn de Sitges, con la colaboración de Fecalon, Pimec y el Gremi d’Hostaleria de Sitges.

Para las patronales del ocio, la prioridad tras estas y otras pruebas en marcha es acelerar la reapertura para resucitar al sector económico y a la vez frenar los botellones que ya se han desatado este pasado fin de semana con el final del estado de alarma y el toque de queda. Así lo han reivindicado en una concentración en la plaza de Sant Jaume este lunes por la tarde parte del colectivo. Horas antes el representante de Salut, había destacado que los jóvenes no deben ser estigmatizados porque han sufrido especialmente el aislamiento social y horario y la mayoría han cumplido con las medidas como "aliados y héroes".

Plan sectorial inminente 

Noticias relacionadas

Ramentol no ha podido concretar el regreso estable de la actividad, aunque cree que las "mejores condiciones" podrían darse hacia "inicios del verano". Asegura que el plan sectorial se aprobará por fin esta semana, pero que quedará trabajo por delante, en función de cómo avancen la pandemia y la vacunación. La voluntad es que se pueda reabrir “lo antes posible”, pero ha destacado que antes de eso el Gobierno debe levantar el decreto ministerial que afecta al ocio nocturno. No obstante, otra patronal, la Fecasarm rechaza ese argumento al considerar que no se publicó en el BOE y por ello comunidades como Andalucía ya tienen actividad nocturna.

Esta asociación precisamente se ha reunido por la tarde con el concejal de Seguridad, Albert Batlle, entre otros responsables municipales para plantear una prueba piloto "muy trabajada" varios locales de Barcelona. En los próximos días el consistorio la trasladará a Salut para ver si se autoriza y abre otra vía la recuperación de la noche barcelonesa.