Capacidad limitada

Barcelona controlará el aforo de sus playas este verano

Dos informadores en el control de aforo en la Playa de Bogatell este jueves. / Laura Guerrero

Se lee en minutos
El Periódico

El Ayuntamiento de Barcelona volverá a controlar este verano el aforo en las playas como medida contra la propagación del coronavirus. Los ocho informadores y 24 controladores contratados, que estarán a pie de playa para regular el acceso, podrán cerrar las playas en caso de crearse aglomeraciones que no permitan la separación entre usuarios de mínimo metro y medio. Además, también se limitarán los espacios deportivos para minimizar la afluencia. 

Este servicio estará disponible todos los días de la semana, de lunes a domingo, desde las 10 a las 19 horas durante el mes de mayo, aunque a partir de junio -cuando se entra en temporada alta- se extenderá una hora, hasta las 20.00.

Nuevo protocolo

Este nuevo protocolo, que ha sido presentado en una rueda de prensa por Patricia Giménez, directora de Playas, consistirá de un servicio integrado por ocho informadores y 24 controladores de acceso, así como dos coordinadores repartidos en dos turnos que se encargarán de hacer el recuento de los usuarios de las playas, regular los accesos y dar indicaciones a la ciudadanía en caso de alta -o muy alta- ocupación.

Según ha explicado Giménez a los medios, el protocolo de control del aforo prevé, en caso de aglomeraciones en las que no pueda garantizarse la distancia de seguridad, cerrar los accesos el menor tiempo posible para redistribuir a los usuarios y, en caso necesario, se pedirá apoyo a la Guardia Urbana

Además, el consistorio delimitará unas zonas habilitadas, que se sitúan en las playas de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Bogatell, en las que los usuarios podrán practicar deporte sin un límite horario y montar las pistas de voleibol en zonas señalizadas.

Por prevención, no se podrán utilizar las áreas deportivas al aire libre ubicadas en la playa de Sant Sebastià, en el espigón del Gas -límite entre la Playa del Somorrostro , al norte; y la Playa de la Barceloneta, al sur- ni en la Nova Mar Bella.

El protocolo también contempla un servicio de información y sensibilización.

Antes de asistir: consulta

De esta forma, el consistorio apuesta por una alternativa distinta a la del año pasado, en que las cámaras y videosensores, que actualizaban la información en tiempo real en una página web para que los usuarios pudieran consultarlo, se convirtieron en los principales reguladores de aforo de las playas barcelonesas.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la eliminación de estos aparatos electrónicos no impedirá que los usuarios puedan seguir consultando la ocupación de las playas a través de la página web, que seguirá operativa y empleará una calificación de banderas de colores según el aforo de cada playa. Desde finales de marzo, cuando comienza la temporada media, esta web municipal ya ha recibido casi 12.000 visitas.

Se utilizarán cuatro indicadores: el verde si la ocupación está por debajo del 40%, el amarillo para niveles de entre el 40 y el 60%, el naranja entre el 60 y el 80 % -que implicará la recomendación de ir a otra playa- y el rojo si el aforo es superior al 80%, lo que significa que no podremos bañarnos en ese lugar.