Pasando "la patata" al Supremo

Más País y Compromís acusan al Gobierno de "lavarse las manos" con el estado de alarma

  • "Somos extraordinariamente críticos con que hoy los españoles sigan sin tener certeza clara", dice Errejón

Íñigo Errejón durante el acto de cierre de campaña de las elecciones autonómicas de 2019

Íñigo Errejón durante el acto de cierre de campaña de las elecciones autonómicas de 2019 / EFE / David Fernández

1
Se lee en minutos

Los portavoces de Más País, Íñigo Errejón, y de Compromís, Joan Baldoví, han acusado este miércoles al Gobierno de coalición de "lavarse las manos" tras el final del estado de alarma al "pasar la patata caliente" al Tribunal Supremo sin querer regular el nuevo escenario que se abre a partir del 9 de mayo.

Para Baldoví, el Gobierno actúa como "Poncio Pilatos" con el decreto ley del fin del estado de alarma al dejar en manos de los tribunales aquellas decisiones que adopten los diferentes presidentes autonómicos para atajar la pandemia del covid. En rueda de prensa en la Cámara Baja, Baldoví ha dejado claro que su partido comparte las medidas sociales incluidas en el citado decreto, pero ha insistido en criticar que el Ejecutivo "se lave las manos" sobre la aplicación de las medidas que tomen los presidentes autonómicos.

El diputado valenciano se ha preguntado con qué armas puede contar una comunidad autónoma para combatir la epidemia si toma una decisión aconsejada por sus expertos sanitarios que posteriormente un tribunal superior de justicia o el Tribunal Supremo pueden tumbar. Según ha defendido, lo lógico habría sido mantener un estado de alarma "más relajado" que permitiera a las distintas comunidades autónomas adoptar unas medidas u otras en función de sus respectivas situaciones sanitarias.

Noticias relacionadas

También Errejón ha reprochado al Gobierno su actitud tras el fin del estado de alarma. A su juicio, el Ejecutivo tenía que haberse anticipado y haber presentado un plan a sus socios para aprobarlo en el Congreso, y en cambio "de nuevo improvisa" y su única respuesta ha sido "pasar la patata caliente a la Justicia" en una "especie de delegación".

"Somos extraordinariamente críticos con que hoy los españoles sigan sin tener certeza clara sobre qué medidas van a estar en vigor a partir del 9 de mayo, y eso es responsabilidad del Gobierno, aunque sepamos que hay comunidades que no van a ayudar nada", ha señalado.