Operación inmobiliaria sospechosa

La fiscalía investiga el 'pelotazo' urbanístico del 'clan Jodorovich' en Sabadell

  • Compraron la antigua fábrica Artèxtil por 500.000 euros y la vendieron al ayuntamiento por 3,2 millones

  • Los Mossos han requerido al consistorio documentación y los audios de una comisión de transparencia

El Ayuntamiento de Sabadell protege parte de la antigua Artèxtil.

El Ayuntamiento de Sabadell protege parte de la antigua Artèxtil. / ACN

Se lee en minutos

La Fiscalía de Sabadell está investigando un 'pelotazo' urbanístico del ‘clan Jodorovich’, que históricamente la policía vincula con el narcotráfico, en dicha localidad y en el que participó el anterior equipo municipal de Maties Serracant Camps, de La Crida por Sabadell, una coalición en la que tiene un importante peso la CUP. Un miembro de esa familia y una empresa compraron en 2017 una nave de la antigua fábrica Artèxtil, considerada la catedral del textil, por 500.000 euros y al cabo de un año la vendieron al consistorio por 3,2 millones de euros, más de seis veces el capital invertido. Las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO aseguran que se había ofrecido antes a la corporación municipal por una cantidad inferior, aunque no consta en los expedientes administrativos.

La fiscalía ha encargado las pesquisas a los Mossos. La policía ha requerido al Ayuntamiento de Sabadell documentación del área de urbanismo del periodo comprendido entre 2015 y 2019, así como los audios y las actas de la comisión de transparencia que fue creada. A la Oficina Antifrau de Catalunya se le ha solicitado un estudio sobre la valoración de la finca de Artèxtil, sita en la calle de Quevedo y catalogada como bien protegido. El consistorio ya ha entregado la información solicitada, que está siendo analizada por los agentes. A pesar de que el 'pelotazo' consta en una causa abierta en juzgado de Barcelona contra miembros de la familia Jodorovich por presunto blanqueo de capitales, la investigación de la operación urbanística ha sido impulsada hace unos meses por la Fiscalía de Sabadell, tras haber recibido una denuncia concreta sobre este hecho.

La operación de compra-venta bajo sospecha se remonta a marzo de 2017. El 30 de ese mes, Amadeo M. N, vinculado al ‘clan de los Jodorovich’, y la compañía Suenty Premium, constituida pocos meses antes, adquirieron la nave a través de una subasta judicial a la empresa propietaria, Inmobiliaria Europea Manet, sumergida en un proceso de concursos de acreedores. Amadeo compró el 70% del inmueble mediante el pago de 350.000 euros procedentes de un préstamo y Suenty 150.000 euros. En esta sociedad figura como administrador Francisco Javier Palauredorta, se creó antes con un capital de 3.000 euros y está domiciliada actualmente en Puigcerdà. El desembolso total fue de 500.000 euros, a pesar de que la tasación incluida en el plan de liquidación de European Manet era superior: 2,9 millones. El juez mercantil que tramitaba el concurso de acreedores autorizó la operación.

Un 500 % de ganancia

Noticias relacionadas

Un año y medio más tarde, el 13 de diciembre de 2018, Amadeo y la sociedad que le acompañaba vendieron al Ayuntamiento de Sabadell la finca por 3,2 millones de uros. Ante el notario y por el consistorio firmó el entonces teniente de urbanismo, Juli Fernández (ERC), que antes había sido alcalde, y el secretario municipal. A pesar del porcentaje de titularidad de la propiedad, el importe de la venta, según los investigadores, se repartió de esta manera: 2,1 millones para Amadeo (un 500% de ganancia respecto a su inversión) y 1,1 millones para la mercantil Suenty Premium. El margen de beneficio: 2,7 millones. Juli Fernández aseguró en la comisión de transparencia creada por el ayuntamiento que si hubieran sabido lo que pagó Amadeo y Suenty por la finca "seguramente habrían saltado las alarmas, pero no hubiera afectado" en la cantidad desembolsada por la corporación municipal.

Amadeo se enteró de esta oportunidad de negocio, según fuentes de su entorno, a través de su asesor fiscal. Incluso se puso en contacto con el Ayuntamiento para interesarse por las licencias para levantar un gimnasio y un restaurante. Desde el consistorio se le puso pegas para llevar a cabo ese proyecto porque el inmueble está catalogado. Fue en ese momento, cuando el ayuntamiento mostró su interés la antigua fábrica, cuando años antes la administradora judicial de la inmobiliaria European Manet, que debía al municipio unos 50.000 euros, le había propuesto la compra primero por 1,2 millones y después por 750.000 euros, según fuentes conocedoras de la operación. Los investigadores no acaban de entender porque el Ayuntamiento de Sabadell no compró la finca de Artèxtil en 2017 por un precio muy inferior al que finalmente pagó y donde ahora está proyectada la nueva sede de la Escuela de Enfermería.