Tino Soriano: 40 años retratando la vida en los hospitales

Médicos, pacientes y otros profesionales clave del sistema de salud protagonizan el libro ‘CurArte’

Tino Soriano comenta las fotografías de su libro ’CurArte’. En la foto, Soriano en su casa de Banyoles. / DAVID APARICIO / VÍDEO: TINO SORIANO

Se lee en minutos
Mònica Tudela
Mònica Tudela

Periodista

Especialista en fotografía y vídeo

Escribe desde Barcelona

ver +

Hace ahora un año, en los tiempos más duros e inciertos del confinamiento, el fotógrafo Tino Soriano (Barcelona, 1955) salía cada día a la ventana a aplaudir el trabajo de los sanitarios y, paralelamente, rebuscaba en su vasto archivo y colgaba en su Facebook y en su Instagram algunas de las fotografías de temática sanitaria que lleva tomando desde hace 40 años.

Médicos en plena operación, enfermos convalecientes, personal de administración y servicios de los hospitales, abrazos solidarios entre los que sanan y los que son curados, trabajadores de la salud que desafiaban las dificultades en países lejanos para guarecer a sus pacientes, quirófanos, médicos en casas particulares, atención de emergencias. Decenas de estampas fotográficas que llamaron la atención de la editorial Photo Club de Anaya y que han acabado cristalizando en CurArte, 40 años fotografiando la sanidad española, un libro que se fraguó con el coronavirus como excusa pero que es el resumen de una de las facetas más prolíficas de Tino Soriano como fotógrafo.

Hospital del Vall d’Hebron de Barcelona. / Tino Soriano

Homenaje al padre

“Hace 40 años que estoy retratando la medicina como tema personal”, cuenta Soriano, principalmente conocido por sus reportajes de viajes. Mi padre tenía un consultorio médico y quería que yo siguiera con él en el despacho. Me gustaba la medicina, pero en un momento de mi vida descubrí la fotografía y me pareció más divertida y acabé siguiendo ese camino. Me gustaba la vida de aventuras y viajes. Mis referentes eran Tintín y Marco Polo”, añade. Pese a ello, la medicina siempre ha estado muy presente para él: “Ha sido una especie de reconocimiento a mi padre”, explica Soriano.

Una de las fotos favoritas del fotógrafo, incluida en el libro CurArte.

/ Tino Soriano

Un hospital no es siempre el entorno más fácil para hacer fotos, por eso cuenta Soriano que él ha trabajado durante todos estos años con la ética por delante. “No puedes trabajar en un hospital como si fueras un paparazzi. Nunca he retratado a alguien en una situación en la que no me gustaría que me retrataran a mí, siempre he intentado hacer mío al paciente antes de hacer la foto, establecer un vínculo de confianza”, explica. “Mis fotos no son morbosas, porque siempre fotografío la sanidad desde el punto de vista del agradecimiento. Sin sanidad, no hay razón de ser”, explica.

El libro empieza con unas primeras fotos tomadas en Instituto Mental del paseo de Valldaura, en Barcelona, y recorre también el día a día en los hospitales –tanto para médicos como para pacientes--, el trabajo de los médicos que se desplazan para curar, ya sea al entorno rural o a otros países, e incluye también fotos de la época de la pandemia de coronavirus, tan presente para todos y, muchas veces, polémica por el tratamiento gráfico que ha recibido.

Fotografía sobre la reciente pandemia de covid, incluida en el libro 'CurArte'.

/ Tino Soriano

"Ahorrar mil palabras"

“En la primera parte de la pandemia, hubo una equivocación censurando a los fotógrafos. Entiendo que se pensaba que, con la que había montada, sólo faltaba el fotógrafo”, comenta. Pero Tino Soriano lo tiene claro: “Una imagen bien tomada que mostrara qué estaba pasando hubiera ahorrado mil palabras en explicaciones. Se tiraron un tiro en el pie al limitar la entrada de prensa gráfica para contar lo que estaba ocurriendo. En mi opinión, lo correcto hubiera sido coger un pool de fotógrafos y encargarles el reportaje. Esto ha sido mucho más que una crisis mundial. Se tenía que haber retratado como era, no como les hubiera gustado que fuera”, zanja.

Soriano se muestra orgulloso de su trabajo en el campo de la sanidad a lo largo de los años. “Creo que soy el único fotógrafo del mundo que ha hecho algo así. Igual que Cristina García Rodero ha retratado las fiestas populares, o Gervasio Sánchez se ha centrado en las guerras, yo he hecho lo mismo con la medicina”, explica.

Fotografía del libro 'CurArte', de Tino Soriano.

/ TINO SORIANO

Noticias relacionadas

La otra medicina

En el horizonte, aún más ideas para desarrollar. “Hay un tema que aún tengo inacabado. El de la medicina –más allá de la sanidad tradicional—en el mundo. Me gustaría dejar constancia de que un 85% de la población no tiene acceso a la medicina tal y como nosotros la conocemos y de que existe una sanación alternativa que es a la que acude gran parte de la población: la medicina china, la ayurveda, la hindú, los chamanes, los charlatanes, la curación con serpientes, y con plantas carnívoras. Hay gente que no conoce más que eso para curarse y me gustaría documentarlo”, explica. “Es un proyecto cultural más que sanitario”.