Cartografía de la pandemia

Diez municipios concentran el 47% de las muertes por covid-19 en Catalunya

Diez municipios concentran el 47% de las muertes por covid-19 en Catalunya
  • El mapa de mortalidad por coronavirus muestra 30 poblaciones con más de cien muertes cada una y 324 que no han registrado ni un solo fallecido

  • Los brotes en residencias marcan las tasas más altas de letalidad en la comunidad, según un análisis realizado por EL PERIÓDICO y el 'Diari de Girona'

Se lee en minutos

En poco más de un año, el covid-19 ha arrebatado de 21.766 vidas en Catalunya. Los mapas de mortalidad por coronavirus muestran un territorio totalmente fragmentado por el virus. Las treinta ciudades catalanas más pobladas acumulan más de cien muertes cada una desde que empezó la pandemia.

Diez municipios suman hasta un 47% de los fallecidos por covid-19. Mientras, a tan solo unos kilómetros de distancia, hay alrededor de 324 localidades que no han registrado ni un solo fallecido por coronavirus hasta la fecha, según indica un análisis de EL PERIÓDICO y el 'Diari de Girona', medios del grupo editorial Prensa Ibérica, realizado a partir de datos obtenidos por una petición al portal de Transparencia.

El balance global de fallecidos muestra que las ciudades que más muertes por covid-19 acumulan desde el inicio de la pandemia hasta el 12 de abril son Barcelona (con 6.470 fallecidos registrados), l’Hospitalet de Llobregat (819), Sabadell (536), Terrassa (511) y Badalona (435). Se trata de las localidades con más densidad de población de Catalunya en las que, además, se ha diagnosticado más volumen de casos de covid-19 a lo largo de estos meses.

En estos territorios, sin embargo, las cifras de fallecidos quedan enmascaradas por el ingente volumen de población. En la capital, por ejemplo, los 6.470 fallecidos se traducen a una tasa de mortalidad de 39 por cada 10.000 habitantes. En cifras absolutas, los fallecidos de Barcelona equivalen a la población total de Teià, Sant Vicenç de Montalt o Roda de Ter.

El mapa de muertes por covid-19 en Catalunya se transforma radicalmente al observar la cifra de letalidad; el porcentaje de pacientes fallecidos sobre el total de casos detectados en un municipio. Este indicador apunta las mayores tasas de fallecidos en localidades relativamente pequeñas. Según el análisis realizado por este diario, al menos 19 de las 20 ciudades catalanas con más mortalidad por covid-19 corresponden con algunos de los brotes más virulentos detectados en residencias. En Vilalba Sasserra, un municipio de apenas 753 habitantes, la cifra de letalidad se sitúa en un 21,7% ya que, en total, se registraron 20 muertes por el virus. Esta es exactamente la cifra de fallecidos con la que, según desveló una investigación de 'Crític', se saldó un brote detectado en la residencia del pueblo.

Los brotes en residencias marcan las mayores tasas de letalidad

Todo apunta a que los brotes en geriátricos han sido el factor que más ha incidido en la tasa de letalidad por covid-19. Sobre todo por su impacto en pueblos pequeños. En localidades como Vilademuls, Bagà, Falset, Els Pallaresos, Navarcles, Tona y Tremp este indicador se sitúa por encima del 10%. Se trata de los mismos nombres que en los últimos meses han saltado a los titulares por brotes en sus geriátricos. Varios de estos centros, además, destacan entre los intervenidos por la Generalitat durante la primera y la segunda ola. En varios casos, la cifra de fallecidos en residencias se corresponde exactamente con el total de muertos registrados en el municipio. En otros, es probable que los brotes en residencias ejercieran de foco local de infección. 

Este diario también ha comparado la tasa de letalidad por covid-19 en Catalunya con los índices de renta por cápita (IRPF) y las cifras de población mayor de 65 años por municipio. El análisis apunta a que, al menos a nivel autonómico, las ciudades más pobres o más envejecidas no son las que han sufrido más muertes por coronavirus. Tampoco se observa una correlación clara entre muertes y localidades con mayor volumen de casos detectados durante el último año (y con mayor incidencia acumulada) o con las ciudades con más número de plazas en geriátricos. El mapa sugiere una cierta concentración de focos alrededor del Eje Llobregat; la autopista que une Sant Cugat, Terrassa y Manresa con Bagà. El factor movilidad, pues, pudo haber jugado un papel clave en la dinámica de contagios y fallecimientos por covid. 

El mapa de letalidad muestra que algunos de los pueblos más afectados colindan con otros en los que apenas se han registrado positivos y fallecidos por covid-19. Es el caso, por ejemplo, de Tremp; un municipio con 60 fallecidos por coronavirus en un brote en el geriátrico municipal que, a su vez, comparte frontera con pueblos con entre cero y cinco fallecidos en total. Todo apunta, pues, que el factor que más ha incidido en la letalidad son los brotes en residencias. Entre la primera y la segunda ola de la pandemia, según desveló un análisis de 'Diario.es', seis de cada diez residencias catalanas registraron muertes por covid-19

El covid-19 hunde la esperanza de vida

El último balance de la 'conselleria' de Salut sobre fallecidos por covid-19 estima que, hasta la fecha, se han contabilizado 21.766 decesos por coronavirus; 13.819 en hospitales, 4.563 en residencias, 1.169 en domicilios y 2.215 no clasificables. El seis de marzo, la ‘conselleria’ de Salut dio parte del primer fallecido por covid-19 en Catalunya. Por aquel entonces, tan solo se hablaba de una cincuentena de casos y ocho fallecidos por el virus en toda España. Una semana y media más tarde, justo el día en el que se declaró el estado de alarma, Catalunya sumaba ya 1.815 casos diagnosticados y 121 fallecidos por el virus. Los geriátricos se convirtieron en el escenario más crudo de esta crisis sanitaria

El peor día de la pandemia en Catalunya fue el 30 de marzo, cuando se registraron 417 fallecimientos en una sola jornada. El pico de muertos de la primera oleada ocurrió entre el 23 de marzo y el 19 de abril, dejando un balance de más de 200 muertos diarios por covid-19. El segundo domingo de abril, las residencias catalanas notificaron 206 fallecidos en un solo día. Su récord más trágico. Inmersos en una crisis sin precedentes, los geriátricos registraron más de cien muertes diarias entre el 27 de marzo y el 21 de abril del 2020. 

Barcelona pierde dos años de esperanza de vida y retrocede a los niveles de hace una década y media

Noticias relacionadas

El balance de fallecidos por covid-19 muestra la cara más trágica de la pandemia. Un año de crisis sanitaria, de hecho, ha hundido drásticamente los índices de esperanza de vida. Según apunta un reciente estudio del Centre d’Estudis Demogràfics (CED), el coronavirus ha hecho que Barcelona pierda alrededor de dos años de esperanza de vida. Esto supone un retroceso a los niveles de hace quince años. La última vez que se detectó una caída de esta magnitud fue durante la Guerra Civil. 

Metodología

Los datos expuestos en este reportaje han sido obtenidos a través de una solicitud de El Periódico y el Diari de Girona al portal de Transparencia de la Generalitat de Catalunya. La resolución remite, por primera vez hasta la fecha, la información relativa a 21.473 defunciones por covid-19 registradas en Catalunya desde el inicio de la pandemia hasta el 12 de abril del 2021. Solo se excluyen los registros de aquellas localidades de menos de 1.000 habitantes en las que, en total, se hayan contabilizado entre uno y tres fallecidos para garantizar así el anonimato de las víctimas. Los datos han sido cotejados con los registros del Idescat. La información recopilada ha sido analizada por el equipo de datos de El Periódico de Catalunya y el Diari de Girona y cotejada por varios expertos. Daniel López-Codina, del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc-UPC), y Sergi Trias-Llimós, del Centre d’Estudis Demogràfics (CED), han contribuido al primer análisis de la información recopilada por este diario.