Cuando los indicadores mejoren

El Govern prepara una desescalada asimétrica en función de los datos covid

  • El plan podría iniciarse el próximo 26 de abril, pero solo si la situación epidemiológica mejora sustancialmente

  • Budó ha asegurado que el ejecutivo catalán ya está "estudiando las alternativas legales" para cuando acabe el estado de alarma

Control de tráfico de los Mossos, en la N-II, en la rotonda de Montgat, durante el confinamiento comarcal.

Control de tráfico de los Mossos, en la N-II, en la rotonda de Montgat, durante el confinamiento comarcal. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

El Periódico

El Govern prepara un plan de reapertura y desescalada vinculado a la evolución de los datos epidemiológicos. La hoja de ruta, pues, sería asimétrica y dependería del estado del covid-19 en las diferentes regiones del territorio. Así lo ha afirmado este sábado la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, en una entrevista en 'Rac 1', en la que ha explicado que el ejecutivo catalán ya trabaja un plan de desescalada gradual semejante al del pasado otoño.

Budó ha defendido que este plan se iniciaría solo la mejora de los datos epidemiológicos se consolida y, además, si los indicadores muestran que la tendencia vuelve a estar a la baja. El pasado viernes, de hecho, el Procicat también abrió la puerta a estudiar una desescalada a partir del día 26 de abril. Pero solo en caso de que para entonces los datos hayan mejorado sustancialmente. En estos momentos, según el último balance de la 'conselleria' de Salut, los indicadores mejoran muy tímidamente, aún estando en un momento crítico, mientras el sistema vuelve a tensionarse con ingresos por covid-19.

Según ha explicado este sábado Budó, el plan en el que trabaja el ejecutivo se basaría en "medidas territoriales" y no "generalizadas". En este sentido, ha recordado que en 2020, en algunos de los momentos más críticos de la pandemia, el Govern hizo intervenciones "quirúrgicas" en determinados territorios como el Conca d'Òdena o las comarcas del Segrià aplicando medidas drásticas solo allí donde la pandemia se estaba descontrolando. "Como gobierno nuestro compromiso es que no estaremos ni un día más del estrictamente necesario con medidas restrictivas", ha agregado.

Después de que ayer el Govern prorrogara el confinamiento comarcal hasta el próximo 26 de abril, la consellera ha asegurado que el confinamiento por vegueries "no está descartado en absoluto". "Puede ser una solución, podría ser un primer paso en la desescalada y en la reapertura de la movilidad", ha defendido Budó. Por otro lado, ha asegurado que el Ejecutivo catalán no estudia decretar la prohibición de fumar en las terrazas: "La gestión de la Covid-19 no pasa por poner más prohibiciones, sino por acelerar el plan de vacunación, que es lo que cambiará radicalmente" los datos epidemiológicos.

Restricciones después del estado de alarma

Asimismo, Budó ha asegurado que el ejecutivo catalán ya está "estudiando las alternativas legales" para poder aplicar medidas después del levantamiento del estado de alarma en España, previsto para el 9 de mayo. No obstante, ha admitido que sin el paraguas del Estado de alarma "no se puede aplicar" el "toque de queda": "Fue una de las razones principales de este segundo Estado de alarma. El Govern no tiene capacidad reguladora para aplicarlo", ha asegurado.

Noticias relacionadas

Sobre esta cuestión, en declaraciones a 'Rac 1' Budó también ha afeado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciar el levantamiento del estado de alarma en medio de la cuarta ola. En este sentido, ha recordado que es necesario que esté vigente el decreto de estado de alarma para que las comunidades y ciudades autónomas puedan aplicar el toque de queda nocturno para reducir los contagios, y que la Generalitat "no tiene capacidad reguladora para decretar este tipo de medidas, por lo que cuando se acabe el estado de alarma, el toque de queda quedará levantado".