Efectos secundarios

Hay más riesgo de sufrir trombos provocados por el covid que por la vacunación

  • El porcentaje de aparición de trombosis en enfermos graves de coronavirus es del 16,5%, frente al 0,0004% de incidencia tras la inoculación de AstraZeneca

  • Si se coge un avión o se toman anticonceptivos orales, las probabilidades de sufrir coágulos graves son mayores

Hay más riesgo de sufrir trombos provocados por el covid que por la vacunación
3
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

Pese a la suspensión de la vacunación con Janssen en Estados Unidos, por su posible relación con casos “extremadamente raros” de trombosis, los datos demuestran que hay mayor riesgo de sufrir coágulos graves en la sangre debido a un infección por covid, que por las vacunas que tratan de frenar la pandemia.

De hecho, dos de las vacunas autorizadas en Europa, Pfizer y Moderna, no han reportado datos significativos de que causen trombos. Y los casos detectados tras la inoculación de AstraZeneca, 86 en 34 millones de pinchazos según el recuento más reciente, indican que la posibilidad de sufrir trombosis por la inoculación es ínfima. Por último, los trombos reportados tras la vacunación con el antígeno Johnson & Johnson en EEUU, seis casos por casi 7 millones de dosis administradas, por el momento son aún menores que los detectados con AstraZeneca en la UE.

Un gráfico realizado por la doctora portuguesa María Leonor Ramos, que ha sido compartido en redes sociales por decenas de especialistas y médicos de todo el mundo, esclarece de forma muy visual los riesgos de sufrir trombosis por la vacunación, en comparación con otras situaciones. Es la ilustración que acompaña a este artículo, con algunos datos añadidos y obtenidos de otras fuentes.

Los porcentajes

La representación indica que la probabilidad tras la vacunación con AstraZeneca es de 0,0004%, es decir, 4 casos por un millón y se trata de una incidencia calculada al “alza”, porque otras estadísticas reportan un 1 caso por un millón, según explica Mar Castellanos, neuróloga y coordinadora del grupo de estudio de enfermedades cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología. Y la posibilidad de que aparezca un trombo en enfermos graves de covid es de 165.000 casos por millón, es decir, de un 16,5%.

Un 0,0004% frente a un 16,5%. Se trata de una comparativa no deja lugar a dudas porque el covid provoca un aumento de coágulos debido a fenómenos inflamatorios intensos, con predominio del tromboembolismo pulmonar, incluso en pacientes con enfermedad leve, en un 1% de los casos, según los datos de la Sociedad Española de Trombosis

Los medicamentos

La incidencia muestra por tanto que la probabilidad de que una persona de más de 60 años ingrese en la UCI por coronavirus (sin haberse vacunado) es 70 veces superior a la de sufrir un trombo provocado por AstraZeneca, según indica Gorka Orive, investigador y profesor de la Universidad del País Vasco. Por todo ello, el especialista sostiene que “el mensaje” es completamente “favorable a la vacunación”, teniendo en cuenta que “todos los medicamentos tienen efectos adversos”.

A este respecto, el gráfico muestra que la posibilidad de sufrir trombo en mujeres que toman anticonceptivos orales es de entre 0,05% y 0,12%; un porcentaje que se eleva al 0,18% en el caso de los fumadores. Por último, según el instituto NICE (Instituto Nacional para la Calidad de la Sanidad y de la Asistencia del Reino Unido), una actividad cotidiana como coger un avión provoca trombos en 1 de cada 1.000 personas, 0,1%.

Es decir, varias situaciones causan más trombosis que la vacunación, por lo que el vocal de la Sociedad Española de Hematología Ramón Lecumberri insiste en que “los beneficios” de la inoculación de AstraZeneca “superan, con mucho, los potenciales riesgos”, teniendo en cuenta que, en la actualidad, la “principal amenaza” de provocar trombos es precisamente el covid.

La gestión

Noticias relacionadas

En este contexto, Orive reclama “distinguir” entre una vacuna como AstraZeneca, que es “segura y eficaz”, y la gestión que han realizado de la misma tanto la empresa farmacéutica como los países europeos, que han generado “más incertidumbre” en la población.

Respecto a Janssen, Lecumberri recomienda “esperar” a que acabe la investigación pero aunque se demuestre la relación con los trombos, si la incidencia es ínfima, considera que, de nuevo, “los beneficios de administrarla será mayores” que los perjuicios de dejarla en un cajón.