Derechos humanos

La activista Helena Maleno denuncia su "violenta" expulsión de Marruecos

La fundadora del Colectivo Caminando Fronteras culpa a España y Rabat del "hostigamiento" que dice padecer ella y su familia

La activista Helena Maleno denuncia su "violenta" expulsión de Marruecos

AFP PHOTO / FADEL SENNA

1
Se lee en minutos
El Periódico

La fundadora del Colectivo Caminando Fronteras, Helena Maleno Garzón, ha denunciado a través de su cuenta de twitter haber sido expulsada con violencia de Marruecos solo por "defender los derechos humanos" migrantes. La activista culpa de este "hostigamiento" tanto al Gobierno español como al marroquí.

El pasado 23 de enero fue deportada y expulsada "con violencia" de Marruecos, país en el que ha vivido 20 años y en el que han crecido sus hijos.

"Ni siquiera me perimitieron reunirme con mi hija de 14 años", lamenta en el vídeo en el que recuerda los 32 días de "angustia" que pasó temerosa de que las autoridades marroquíes hiciesen algo a su familia.

La labor de Maleno en defensa de los migrantes ha sido enjuiciada tanto en España como en Marruecos, "y se ha llegado a la conclusión de que lo que hago no es un delito", prosigue antes de alzar la voz para denunciar "la violencia y amenazas que sufre tanto ella como su familia".

"Dedes abril de 2020 he sufrido 37 ataques, amenazas de muerte, agresiones, seguimientos, vigilancia policial, escuchas telefónicas y dos asaltos a la vivienda familiar", relata.

Y señala al Ministerio del Interior español y a la policía marroquí de ser los responsables de "este hostigamiento que ha llegado a poner en peligro mi vida y la de mi hija durante estos meses".

Noticias relacionadas

Seguidamente reconoce los "esfuerzos" del Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de la embajada de España en Marruecos, "y de la ministra de Asuntos Sociales" para protegerla.

"Desgraciadamente, las cloacas del Estado y sus actuaciones en la persecución de los defensores de los derechos humanos tienen más poder de que podíamos imaginar", lamentan antes de exigir a los Gobiernos de España y Marruecos que cesen en su "persecución" porque "defender derechos es un deber democrático", subraya la activista.