Carrera del espacio

Gagarin, un aniversario de pocos vuelos

  • El programa espacial ruso, necesitado de fondos y renovación tecnológica, pugna por mantener su estatus de potencia, seis décadas después de llevar a cabo el primer vuelo espacial tripulado de la Historia

  • Entre limitaciones presupuestarias, el desarrollo de un cohete Soyuz de nueva generación y el establecimiento de una base permanente en la Luna en colaboración con China son dos de los principales proyectos en cartera

Una mujer pasa junto a un mural en el que aparece pintado el astronauta Yuri Gagarin en Krasnogorsk, este domingo.

Una mujer pasa junto a un mural en el que aparece pintado el astronauta Yuri Gagarin en Krasnogorsk, este domingo. / EVGENIA NOVOZHENINA (REUTERS)

Se lee en minutos

La fanfarria de antaño se ha dejado para mejor ocasión. Rusia conmemora este lunes el 60º aniversario del primer vuelo espacial pilotado de la historia, materializado gracias a un hombre campechano, de baja estatura y gran carisma llamado Yuri Alekséyevich Gagarin. Pese a la trascendencia histórica de la gesta, aquel 12 de abril de 1961, Roskosmos, la agencia espacial rusa, ha optado por una celebración de perfil bajo, con la excusa de las limitaciones provocadas por la pandemia de covid-19.

Una nave tripulada Soyuz MS-16, bautizada con el nombre de 'Gagarin' y con el perfil del cosmonauta inmortal adherido al cohete, despegó este viernes del cosmódromo de Baikonur con destino a la Estación Espacial Internacional (EEI) con tres personas a bordo, dos rusos y un estadounidense. En el Museo de la Cosmonáutica en Moscú, se inaugurará este martes una exposición bajo el título 'perviy' (primero), que durante los próximos meses mostrará al gran público objetos personales inéditos y hasta un avión construido por el cosmonauta con sus propias manos cuando era pequeño. Las calles de la capital y otras ciudades rusas se han engalanado con multitud de fotografías o imágenes de la época, incluyendo una instantánea que muestra a Gagarin junto a un lujoso coche deportivo Matra Bonnet, regalo del Gobierno de Francia por la hazaña realizada.

El escaso boato de la efemérides es un buen reflejo del actual estado del programa espacial ruso, que pugna por mantener el estatus de antaño, seis décadas después de ser el pionero en la conquista del espacio, y por renovar su tecnología, apenas modificada desde los tiempos soviéticos, con el objetivo de no perder comba frente a su gran rival, EEUU y frente a actores emergentes como China. Y todo ello, en un contexto donde captar recursos públicos o privados para financiar nuevos programas e iniciativas se hace cada vez más arduo. "El problema es que Roskosmos hace cosas que al Gobierno no le interesan, mientras que los contratos privados se están reduciendo", valora para EL PERIÓDICO Vitali Egorov, un reputado especialista y bloguero ruso de temas espaciales.

Yuri Gararin, el 12 de abril de 1961, antes de despegar en el primer vuelo espacial pilotado de la historia.

/ AFP

Pérdida de monopolio

Hace poco menos de un año, la agencia espacial rusa perdió el monopolio de los vuelos a la EEI tras el exitoso lanzamiento de la cápsula espacial Crew Dragon, diseñada por Space X, empresa propiedad del millonario estadounidense Elon Musk, lo que supondrá una merma del 10% de ingresos en las arcas de la agencia rusa o, lo que es lo mismo, 300 millones de dólares. No ningún secreto que las actuales autoridades de Rusia, enzarzadas en una suerte de nueva guerra fría con Occidente, lo que priorizan en este ámbito son programas que 'de facto' constituyen una militarización del espacio. El pasado julio, EEUU y el Reino Unido acusaron a Rusia de ensayar un proyectil que puede ser utilizado contra satélites. "Acciones como ésta amenazan el uso pacífico del espacio", denunció entonces el vicealmirante británico Harvey Smith.

Noticias relacionadas

Con estos mimbres, el programa espacial ruso de uso civil intenta ponerse al día con nuevos proyectos en cartera que le permitan mantener su presencia y cuota de mercado en un entorno cada vez más competitivo. El más importante de ellos es el desarrollo del cohete Soyuz 5, una lanzadera espacial "de nueva generación", según el especialista Egorov, cuyo principal avance será "incrementar sustancialmente" la capacidad de carga transportada en las naves no tripuladas Progress, "de ocho a 17 toneladas". Su entrada en funcionamiento está prevista para mediados de la presente década.

La creación de la denominada Estación Científica Internacional Lunar, una base permanente en el único satélite de nuestro planeta en colaboración con la agencia espacial de China, se halla aún en un estadio más embrionario. De acuerdo con el memorándum de entendimiento firmado en marzo del pasado año por las agencias espaciales de ambos países, la infraestructura será construida "en la superficie lunar" y/o "en su órbita" y llevará a cabo tareas como la "exploración", la "utilización" y la "observación" del satélite, así como "experimentos científicos básicos" y "verificación técnica". Una vez completada su construcción, la instalación estará abierta a otros países. Egorov considera que el proyecto "con robots" no será una realidad antes de "cinco años".