INTERCULTURALIDAD CRÍTICA

Puentes en L'Hospitalet entre sanitarios y la comunidad paquistaní

  • Una mujer paquistaní de Collblanc-La Torrassa forma a sanitarios del CAP del barrio tras haber detectado las necesidades de su comunidad en encuentros en grupos de confianza en los que se desenterraron voces silenciadas

  • Se han editado infornación sobre los alimentos prohibidos para los pacientes que sufren enfermedades metabólicas -dolencia muy extendida entre la comunidad paquistaní- ilustrados con fotos para que la lengua no sea un problema

  • La experiencia se enmarca en la iniciativa Cartografia de Coneixements del Centre d'Estudis Africans i Interculturals y se ha realizado también en CAP de barrios de Barcelona como el Raval o Bon Pastor.

Encuentro en la mezquita de Camí de la Pau, en L’Hospitalet.

Encuentro en la mezquita de Camí de la Pau, en L’Hospitalet. / Àngel Garcia

Se lee en minutos

La luz blanca que entra por la claraboya ahora que empieza a abrirse el día ilumina la amplia sala enmoquetada. Desde la calle, solo por la apariencia de la fachada y de la entrada principal, en la calle de Orient del barrio de Collblanc de L'Hospitalet de Llobregat, se hace difícil, casi imposible, imaginar que el interior de esta mezquita sea un lugar tan luminoso, pese a que el nombre escrito sobre la puerta no puede dar más pistas: Camí de la Pau. Saima Zaheer y Rosa Cardús, referente de la comunidad paquistaní en el territorio y antropóloga cultural charlan sentadas bajo la singular ventana en el techo. Hacía tiempo que no se veían y la sonrisa en sus ojos sobre las mascarillas evidencia la alegría que sienten de rencontrarse. Las ganas de saber la una de la otra. De comprobar que todo sigue bien.

Rosa llegó a Saima, a través del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI), uno de los motores de la vida comunitaria en Collblanc-La Torrassa. Emma de la Haba, entonces responsable del ICI, conocía la iniciativa del Centre d'Estudis Africans i Interculturals (CEA) Cartografia de Coneixements, en la que entonces trabajaba Rosa, y les pidió que vinieran a desarrollar uno de sus estudios al barrio, donde era evidente la necesidad de actuar en el CAP para derribar barreras que iban más allá de las lingüísticas (el problema de falta de comunicación que se hace más evidente, pero ni mucho menos el único). Barreras que tienen mucho que ver con el mismo etnocentrismo que hace que cueste de imaginar que el interior de una mezquita que por fuera tiene un aspecto tan discreto pueda ser un lugar tan bello. Llamémoslo etnocentrismo, prejuicios o ignorancia.

De la semilla plantada antes del covid en la participación en Cartografia de Coneixements no solo queda este evidente cariño entre Rosa y Saima. Quedan materiales hoy imprescindibles, como las hojas con los alimentos prohibidos para los pacientes que sufren enfermedades metabólicas -dolencia muy extendida entre la comunidad paquistaní- ilustrados con fotografías, para que la lengua no sea un problema, y adaptados a su realidad (a los alimentos más populares entre la comunidad paquistaní, no a los propios de la sociedad española, que muchas veces les son tan ajenos). Y quedan también, según pone al día Saima a Rosa, nuevas iniciativas, como talleres de salud sexual y reproductiva para mujeres paquistanís. Escuchándolas -escuchándose- no solo intentaron solucionar las necesidades previamente detectadas, sino que se identificaron nuevas necesidades.

Rosa, Saima y Nosheen la semana pasada en Collblanc.

/ Àngel Garcia

"Una situación muy común es cuando estás embarazada y te sale el azúcar alto y la doctora te da un papel con la dieta recomendada en la que aparecen todo tipo de alimentos que no tienen nada que ver con tu realidad, con lo que hay en tu cocina. Ya no es solo entender qué te dicen, es que la doctora que tienes delante entienda que existen otras realidades, algo imprescindible para mejorar la salud comunitaria", resume Saima, quien no habla (solo) por ella, sino en voz de las muchas mujeres de su comunidad con las que tiene contacto diario -es a ella a quien llaman cuando necesitan a una intérprete para cualquier gestión- y de las mujeres que participaron en los grupos focales organizados en el barrio para realizar la investigación liderada por Rosa. "Cuando trabajamos con temas de interculturalidad y salud es necesario entender que cada comunidad tiene una cosmovisión propia. Respetar que hay culturas con otros sistemas médicos", pose sobre la mesa la antropóloga, quien insiste en "la importancia de trabajar por el reconocimiento de saberes y prácticas culturales no hegemónicas, promoviendo su potencial transformador".

De paciente a profesora

Con todo el material recopilado en las distintas sesiones de trabajo con la comunidad, realizadas en grupos pequeños y de confianza, los únicos en los que es posible rescatar estas voces silenciadas, en los que estas mujeres se sentirán cómodas para expresarse, Saima fue la encargada de hacer una formación a los profesionales del CAP. Dos talleres que los profesionales del CAP recibieron encantados, ya que eran los primeros que reivindicaban más herramientas para poder trabajar con estas personas. "Lo que busca Cartografia es ser un puente entre la realidad de una comunidad con más o menos recursos lingüísticos y unos sanitarios con más o menos recursos interculturales", prosigue la antropóloga, quien destaca que muchas veces las barreras culturales son incluso más importantes que las lingüísticas.

La formación en el CAP -que ya se había hecho en otros CAP en Barcelona, en barrios como el Raval y Bon Pastor, y cuyo material está disponible en el CEA para todos aquellos profesionales que lo necesiten -socializar y visibilizar los resultados de las investigaciones es uno de los objetivos del proyecto- sirvió también para romper clichés y exponer realidades como la importancia del Ramadán para tantas personas.

Te puede interesar

Revisión histórica

"Se trata, también, de hacer una revisión sobre como desde nuestra cultura se ha juzgado al resto de culturas. Ver cómo me sitúo frente al otro y cuáles son mis puntos ciegos; y la respuestas de los sanitarios siempre que hacemos estas formaciones es espectacular", añade Rosa, quien tiene claro que el camino a seguir es la mediación profesionalizada en todos los CAP.