ENTREVISTA

Patricia Sánchez: "El 'sinhogarismo' es solo un síntoma"

"La intención de 'Reflexa't' es generar debate, que la gente reflexione sobre qué estamos haciendo mal como sociedad", afirma la coautora del proeycto de fotografía participativa para personas que han vivido en la calle, seleccionado por 'Art for Change', de la Fundación 'la Caixa'

Patricia Sánchez, coautora de Reflexa’t, fotografiada por uno de los beneficiarios del taller, el joven Mohcine El Bouzicidi.

Patricia Sánchez, coautora de Reflexa’t, fotografiada por uno de los beneficiarios del taller, el joven Mohcine El Bouzicidi. / Mohcine El Bouzicidi

Se lee en minutos

Montserrat Baldomà

El arte es transformador y fomenta la inclusión social. 'Art for Change', de la Fundación ‘la Caixa’, lo demuestra en cada una de sus convocatorias. En la última, el programa ha seleccionado 19 proyectos en toda España. 'Reflexa’t', impulsado por Patricia Sánchez, Roger La Puente, Raimon Solà y David Bravo, es uno de ellos.

-Cuéntenos qué es 'Reflexa’t'.

-Es un proyecto de fotografía participativa para personas que han vivido en la calle o que están en peligro de exclusión social por no tener un lugar en el que vivir. Con el proyecto queremos darles poder y voz para cambiar también los estereotipo que hay de la gente sin hogar. Si ves a los 13 participantes en el proyecto jamás dirías que son gente sin hogar o que han vivido en la calle.

-¿Cuál es el perfil del grupo?

-Hemos formado un grupo heterogéneo, y aunque primero pensamos en hacerlo solo de mujeres, porque hay que visualizar el ‘sinhogarismo’ femenino, al final preferimos que fuera representativo del colectivo. Y el resultado es como la sociedad: tenemos a partes iguales jóvenes y gente mayor, mujeres y hombres, extranjeros y locales. Porque el taller, además de aprender a usar las cámaras para que desarrollen un proyecto artístico personal, se basa mucho en el debate y en el intercambio de ideas.

-¿Qué persigue 'Reflexa’t'?

-Que el resto de la ciudadanía se dé cuenta de que hay gente con problemas y que necesita ser escuchada. El ‘sinhogarismo’ es un síntoma. Nos concentramos es este colectivo, pero para pensar qué estamos haciendo mal como sociedad, qué problemas estructurales tenemos para que éste sea un fenómeno tan al alza. Por ejemplo, durante la pandemia el colectivo ha crecido un 20%. Algunas causas importantes son la ley de extranjería o la especulación inmobiliaria de los fondos de inversión y la presencia de fondos buitre. Hay situaciones estructurales de las que todos participamos de forma silenciosa. La intención es generar debate sobre esto. El 'sinhogarismo' es un fenómeno mucho más amplio del puramente visible, del que está en la calle. Porque no es no tener un techo o un domicilio, es no tener un hogar, un lugar en el que ubicarte emocionalmente.

-¿Y cara a los beneficiarios?

-Darles herramientas de expresión artística, en este caso a través de la fotografía. Dentro del arte hay muchas herramientas que potencian cualidades.

-Y eso quizás les ayuda a encontrar un empleo

-Hay muchas entidades que ayudan en ese campo; nosotros ayudamos a pensar, a tener una voz y eso da seguridad en uno mismo, ayuda a relacionarse con el exterior. Estamos hablando en muchos casos de soledad y aislamiento, porque cuando uno llega a una situación tan grave es que se ha desconectado de su entorno emocional. A través del arte ayudamos a reconectar con ese entorno emocional. Una cosa bonita fue que tras el segundo día de taller ya estaban creando un grupo de 'whatsapp' entre ellos y planteaban ideas.

-Así que el 'feedback' es bueno.

Te puede interesar

-Sí, se sienten arropados y muy contentos de que no les tratemos como a niños de parvulario. No queremos caer en el paternalismo, de ay, pobrecitos, vamos a hacer fotos de gente que duerme en la calle. Al revés, nos planteamos incluso que podemos aprender de ellos, que podemos ver la ciudad desde un ángulo que jamás nos podríamos plantear. Nosotros somos del Raval, donde el problema de la vivienda es muy visible y se vive una lucha de base a pie de calle, y cuando empezamos el proyecto, casi todo el equipo se encontraba en una situación de inseguridad domiciliaria. Y nos dimos cuenta de que también formábamos parte del colectivo. Y cuando hablas con ellos te das cuenta de la fragilidad y de que cualquiera puede acabar en la calle. Te va mal un negocio, te separas o te mudas a otro país y no encuentras trabajo porque, por ejemplo, eres refugiado. Es muy fácil encontrarse en esta situación. Y lo que todos nos cuentan es la facilidad con la que te acostumbras.

Un futuro de oportunidades

EL PERIÓDICO y Fundación 'la Caixa' dan voz cada semana a los perfiles sociales, culturales y científicos que con su esfuerzo están creando una sociedad con más oportunidades para todos.