Pobreza energética

Más de 35.000 familias vulnerables en Catalunya liquidan sus deudas con Endesa

  • La principal compañía eléctrica en Catalunya condona el 72% de la deuda de las familias vulnerables de los últimos cinco años

  • La Generalitat y los entes supralocales asumirán el resto de las facturas de las familias atendidas por servicios sociales

  • La pandemia aumenta un 40% los clientes de Endesa que no pueden pagar los recibos de la luz

Manifestación contra la pobreza energética, en diciembre del 2016.

Manifestación contra la pobreza energética, en diciembre del 2016. / JOSÉ LUIS ROCA

4
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

"Hace cinco años era impensable que Endesa asumiera un solo euro de la pobreza energética. Hoy hemos conseguido que condone más de 28 millones de euros". Esta frase de María Campuzano, portavoz de la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) muestra el calibre del documento firmado este lunes entre Endesa, la principal empresa suministradora de electricidad en Catalunya, y la Generalitat para zanjar la deuda millonaria de 35.518 familias que no pueden pagar los recibos de la luz. El documento no sólo acaba con la deuda pasada, sino que también termina con la ambigüedad en la que se tramitaban las ayudas a los más vulnerables. Hoy una familia pobre tiene derecho a tener luz y a no pagarla. El Govern espera que el resto de eléctricas sigan los pasos de Endesa, mientras que los movimientos sociales confían en extender estos derechos sociales al resto del Estado.

Sin duda se trata de un acuerdo histórico que no existiría sin el empuje de los movimientos sociales iniciado tras la debacle de la crisis financiera. "Hoy es un día para estar contentos", ha dicho este lunes en rueda de prensa, y tras firmar los acuerdos con Endesa, el Conseller d'Afers Socials del Govern, Chakir el Homrani. En Catalunya, 35.518 hogares tienen los suministros contratados con Endesa y no pueden pagarlos. Un 40% más que antes de la pandemia, cuando eran 25.000 los hogares afectados. En total, deben 38,7 millones de euros que la compañía ha asumido que no va a cobrar al completo. Endesa condonará casi el 73% de la deuda, mientras que la Generalitat, las diputaciones provinciales, el Área Metropolitana de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona les pagarán el resto.

El Govern inició las negociaciones en septiembre del 2019 exigiendo que la compañía pagara el 100% de la deuda histórica con la pobreza energética. La empresa sólo aceptaba condonar el 50%. Al fin, han optado en dividir la deuda en varios tramos. La empresa condonará al 100% las facturas desde el 2015 y el 2018 que suman un total de 17,5 millones de euros. Con la deuda acumulada en 2019, 2020 y la que se genere a partir de hoy, se asume el esquema que Endesa propuso hace dos años. La empresa condonará la mitad de los recibos, y el resto lo pagará la administración. La Generalitat afrontará el 38% de las ayudas y las diputaciones provinciales el 12% restante. En el caso de Barcelona, el ayuntamiento de la capital pagará las ayudas a los barceloneses, el Área Metropolitana asumirá los costes para todos los municipios que incluyen el ente y la diputación se hará cargo de los 250 municipios restantes.

Esta previsto que antes del verano la deuda quede saldada. Acabarán así las llamadas constantes por parte de empresas de recobro hacia miles de familias que no tenían dinero para pagar la electricidad y que ha costado la salud mental a más de uno. También se cerrarán todas las causas judiciales en las que Endesa ha llevado a las familias pobres ante los tribunales, y en algún caso los jueces han condenado las familias a pagar deudas inasumibles. "La deuda se contemplará como pagada y estas familias podrán respirar tranquilas", ha expuesto el 'conseller' El Homrani.

El acuerdo de hoy solo afecta una empresa, Endesa. Pero el Govern pronostica que el resto de eléctricas que operan en Catalunya acabarán haciendo lo mismo. "Este acuerdo marca un precedente", ha expuesto el 'conseller' de Empresa, Ramon Tremosa, cuyo equipo técnico también ha facilitado las negociaciones para lograr el acuerdo.

Luz para los que se pinchan por necesidad

Noticias relacionadas

Un elemento interesante del nuevo convenio de colaboración entre Endesa y los servicios sociales es que también se garantizarán contadores sociales para las familias pobres que estén pinchando la luz. El acuerdo podría acabar con los irremediables incendios a los que se exponen las familias que ocupan viviendas porque no tienen otra forma de vivir bajo un techo. Según ha explicado El Homrani, todas las familias que estén empadronadas en un municipio y estén atendidas por los Servicios Sociales "tienen derecho a tener acceso a un contador temporal para vivir con la máxima seguridad". Ahora mismo se desconoce cuantas familias se encuentran en esta desgarradora situación.

Las administraciones locales, los entes municipales y la directora general d’Endesa a Catalunya, Isabel Buesa, se han mostrado satisfechos del pacto. Buesa, que se ha limitado a leer un comunicado, ha tildado de "necesaria" la ley que protege a los pobres a no vivir sin luz. La presidenta de la Taula d'Entitats del Tercer Sector, Francina Alzina ha avisado que el número de personas afectadas por la pobreza energética crecerá "ante una crisis social sin precedentes". Ahora las entidades se marcan el rumbo hacia el Congreso de los Diputados, para que apruebe una ley similar a la catalana que extienda el derecho a la electricidad al resto de comunidades.