Movilidad escolar sostenible

Bicicleta, niños y escuela, una alianza al más puro estilo 'Stranger things'

  • El bus escolar en bicicleta, conocido como Bus Bici, ya cuenta con más de 150 menores de 5 a 12 años

  • La iniciativa, que se lleva a cabo en Vic los viernes, es coordinada y organizada por las familias y la comunidad educativa

  • "Los niños esperan a que llegue el día con muchas ganas, es como hacer una excursión con los amigos", comenta Laia Mercadal, que ejerce tanto de 'motora' como de madre

Voluntarios, motores e infantes en una de las paradas del Bus Bici en Vic

Voluntarios, motores e infantes en una de las paradas del Bus Bici en Vic / Helena Vilardell

Se lee en minutos

Oriol Lara

Corría el año 1991 cuando en Italia, en la ciudad natal de Francesco Tonucci (Fano), se construyó una ciudad pensada por y para los niños. Durante una semana, el maestro y pedagogo italiano fue el encargado de liderar el proyecto La ciudad de los Niños, que tuvo como fin tomar el infante como una variable más en el planteamiento de la urbe. Calles cerradas al tráfico, participación en el pleno extraordinario del Ayuntamiento, exposiciones y cursos de formación para adultos fueron algunas de las actividades que se llevaron a cabo en la localidad. 30 años después de aquellas jornadas, más de 200 ciudades del mundo han implantado ya algunas de las iniciativas propulsadas por Tonucci para reformar su distribución urbanística y crear espacios donde los niños puedan campar sus anchas. La última en añadirse a esta red ha sido Vic, que ha puesto en marcha un plan de movilidad sostenible para ir al colegio en bicicleta.

La iniciativa Bus Bici fue promovida por Helena Vilardell, profesora de ESO, junto con dos entidades de la comarca, Canvis en Cadena y Osona amb Bici, de las que es fundadora y vicepresidenta, además de contar con la colaboración de las familias y la comunidad educativa. El proyecto, como su propio nombre indica, es un recorrido en bicicleta como si de un autobús se tratase que va recogiendo a los niños en los puntos concretos por los que pasan para ir a la escuela. En la actualidad, ya hay un total de 10 líneas por toda la ciudad y dos de ellas se inician en los municipios vecinos.

Los encargados de controlar el trayecto son los 'motores', que son los responsables de cada línea de Bus Bici. Hay dos por carril, uno va delante y otro va detrás y se distinguen porque llevan armillas reflectantes. Además de los 'motores', también hay voluntarios que les ayudan a que no haya percances en el grupo. A pesar de que suelen ser los mismos padres, hay voluntarios que no lo son. Es el caso de David Codina, de 48 años, que se interesó por el proyecto desde que tuvo conocimiento de causa. “En la ciudad nunca había visto tanta gente en bicicleta como ahora. Por la ciudad de Vic ves carriles bici, hace poco tiempo era totalmente impensable”, explica Codina. Y es que el Ayuntamiento de Vic decidió establecer un carril bici en la calle más transitada de la comarca, la Ronda Francesc Camprodon, el pasado agosto. 

Transporte sostenible

Los padres y madres están encantados de que sus hijos vayan en bicicleta por todos los beneficios que conlleva. Laia Mercadal ejerce tanto de 'motora' como de madre y fue la encargada de crear la línea de su zona. Sus dos hijos, Nil de 8 años y Emma de 6, también utilizan el Bus Bici y están muy contentos con la iniciativa. “Aunque sólo sea los viernes, yo veo que los niños esperan a que llegue el día con muchas ganas, es como hacer una excursión con los amigos y los niños cuando están con niños son felices”, subraya. Y más aun cuando ve que se potencia el sentimiento de pertinencia de grupo. “Si fueran solos ya sería diferente, pero cómo van juntos, el uno por el otro se van animando y se esfuerzan más”, añade Mercadal. Aunque explica que fue difícil en las primeras semanas porque costaba frenarlos. “Recuerdo los primeros dias que los más grandes estaban tan ilusionados y convencidos que querían llegar rápido a la escuela. Con el paso del tiempo se han dado cuenta y ahora disfrutan yendo con otros compañeros de edades más pequeñas”, comenta Laia Mercadal

"Aunque sólo sea los viernes, yo veo que los niños esperan a que llegue el día con muchas ganas, es como hacer una excursión con los amigos"

Laia Mercadal, motora de una de las líneas de Bus Bici

Otro de los puntos más importantes de la iniciativa es la buena organización y coordinación que se efectúa a través de la aplicación de Telegram. Laura Sala, madre de Oriol y Roger, de 11 y 8 años respectivamente, explica que no dudó en inscribirlos. “En un principio pregunté por la logística para saber como iría porque me parecía una idea bonita y vi que estaba muy bien organizado. La prioridad eran los niños, si lo veían bien, no había ningún problema”, comenta Sala, que se enteró del Bus Bici por una maestra que le pidió ser voluntaria y accedió. Su línea es una de las que pasa por las afueras de la capital de Osona. “Nosotros hacemos una ruta del pueblo de al lado y es la ruta más larga que hay. Son 3 kilómetros, y lo único que supone es levantarse más temprano”, concluye Laura Sala.

Una de las líneas de Bus Bici en marcha. En la izquierda, el motor debidamente señalizado y en la derecha, los niños y niñas que se desplazan a la escuela en bicicleta

/ Helena Vilardell

Aumento de solicitudes

A pesar de que la iniciativa sólo se efectúa los viernes por la mañana, la acogida y el crecimiento del proyecto va creciendo semana tras semana y ya son 150 infantes inscritos. La misma Vilardell explica las buenas previsiones que tienen de cara a los próximos meses. “A día de hoy hay 5 centros que han empezado el Busbici y 3 que están en preparativos para empezar en primavera”, comenta la profesora. De momento, el rango de edad va desde los 5 a los 12 años, aunque se está a punto de ampliar a los jóvenes de primero y segundo de secundaria del Instituto de Vic.

Te puede interesar

Ante el aumento de solicitudes, uno de los problemas que se vislumbra es donde guardan las bicicletas, debido a que los colegios no tienen el suficiente espacio para guardarlas. Mercadal comenta que la escuela de sus hijos ya se ha adaptado y han puesto más tubos para aparcar los velocípedos. De este modo, con el proyecto los niños son también responsables de sus bicicletas y los encargados de coordinar el aparcamiento según a qué hora se van del colegio. El funcionamiento del Bus Bici ha hecho que para el futuro, con la Ciudad de los Niños como modelo, se pretenda expandir la iniciativa a toda la comarca.