Comunitat Valenciana

Benidorm se lanza a captar un nuevo perfil de turistas: los 'nómadas digitales'

  • Se trata de profesionales que teletrabajan por diferentes lugares del mundo y que buscan ciudades cómodas en las que vivir y con espacios adaptados

  • Visit Benidorm lleva meses con una campaña específica para atraerlos al municipio

Una joven inglesa trabaja desde la playa de Benidorm con su ordenador, una de las posibilidades que tienen los «nómadas digitales».

Una joven inglesa trabaja desde la playa de Benidorm con su ordenador, una de las posibilidades que tienen los «nómadas digitales». / INFORMACIÓN

3
Se lee en minutos
A. Vicente

Llevan el trabajo a cuestas y las nuevas tecnologías son su herramienta. Por ello, dedicarse a su profesión desde cualquier punto del mundo es posible. Benidorm ha visto un filón en este tipo de turistas y se ha lanzado a la búsqueda de estos «nómadas digitales» para abrir un mercado que se alargue en el tiempo.

Porque con la situación actual, el teletrabajo ha llegado para quedarse. Dirigir o trabajar para una empresa ya no está ligado a hacerlo presencialmente en muchos oficios. Así que una de las opciones es elegir la ciudad que quieran para hacerlo, ya sea a miles de kilómetros de la sede o a unos pocos. Gestores de redes sociales, de agencias de publicidad, de empresas de internet o incluso de importación o exportación están entre las profesiones que pueden seguir trabajando en la distancia.

Así que captar a este tipo de usuarios es lo que se ha propuesta la Fundación Visit Benidorm, el ente de promoción público-privada de la capital turística. Y es una opción en la que ya se han fijado otros destinos. Por ejemplo, Canarias se ha marcado una meta: alcanzar los 30.000 «nómadas digitales» en cinco años.

Benidorm comenzó a pulir la idea en junio y en agosto ya estaban en marcha y recibieron a los primeros profesionales. Mediante un dossier, la entidad lanza las ventajas y lo que pueden encontrar al elegir el municipio frente a otros destinos para trabajar prácticamente como si se estuviera de vacaciones. Y ahí está una de las bazas del municipio: 300 días de sol al año o la posibilidad de hacerlo en la playa.

El documento recoge qué ofrece la ciudad para poder trabajar en espacios abiertos pero también para poder hacer vida tras la jornada laboral. Fuentes de Visit Benidorm explicaron que han recibido ya más de 60 peticiones de información de «nómadas digitales» (algunos de ellos ya instalados en la ciudad) y que la comunidad que se ha formado ya alcanza casi las 200 personas. Porque esa es la forma de relacionarse, a través de redes sociales que ponen en contacto a estos profesionales. Además la ciudad les ofrece bares donde poder trabajar o actividades de ocio para después.

De Inglaterra a Benidorm

Ver personas con ordenadores sentados en la parte de fuera de una cafetería o en un banco del paseo, o incluso sobre la arena, es cada vez más habitual y alguno de ellos son esos «nómadas» que han dejado sus ciudades de origen para trabajar desde otras alejados de los grandes bullicios o buscando mejor clima. Es el caso de Lauren, una joven de 27 años de Leicestershire, en Inglaterra. Trabaja como community manager y la «empresa me da la opción de trabajar donde quiera y elegí Benidorm». Aunque ella comenzó a trabajar desde casa por la situación actual, decidió cambiar de lugar. Destaca que la ciudad es «preciosa» y que «está abierta a todos y tiene una buena comunidad». El buen tiempo todo el año y las playas urbanas también le llamaron la atención y la «proximidad a los aeropuertos y la autopista» para poder viajar cuando está permitido.

Noticias relacionadas

Para ella, ser nómada digital en la capital turística «es una gran opción». Entre otras cosas porque «hay una comunidad creciente de ‘nómadas digitales’ en la zona» y aunque «los recursos son limitados por el momento, ya hay un espacio de coworking, los apartamentos para trabajar desde casa, y los cafés y bares son ideales para un cambio de escenario». Todo unido a «muy buena conexión a Internet».

En Benidorm también reside desde hace más de un año Iñigo De Antón, natural de Bilbao y de 40 años. Él ha pasado por Madrid y Valencia y tiene junto a un socio una «startup» dedicada a la publicidad vertical de «eSports». «Me trasladé a Benidorm y he desarrollado una vida aquí». Para él, el teletrabajo es una «metodología que ha venido para quedarse pero aún está aterrizando»; lo que sí permite es huir de la «presencialidad y hacer todo más ágil».